Category Archives: Filosofía

18 Apr 2016 Read more

Por qué lo obvio no es tan obvio: La ausencia de un Plan de Reformas Institucionales y Económicas.

El origen de los problemas no se presenta de manera clara a la gente, para quien enfrenta por primera vez una dificultad, la evaluación que hace tiende a ubicar la fuente en la manifestación del mismo y no en sus causas más profundas, también puede actuar de manera refleja confundiendo al estado deseado como la propia solución. Todo el cuadro crítico se amplía por el deseo de una solución inmediata a los problemas, así la premura conduzca a males mayores.

La realidad no se presenta al individuo sin un rodeo y un esfuerzo de captación, un marxista como Kerel Kosik afirmaba con razón:

“la realidad no se presenta originariamente al hombre en forma de objeto de intuición, de análisis y comprensión teórica—cuyo polo complementario y opuesto sea precisamente el sujeto abstracto cognoscente que existe fuera del mundo y aislado de él—; se presenta como el campo en que se ejerce su actividad práctico-sensible y sobre cuya base surge la intuición práctica inmediata de la realidad” [1]

Ante los aumentos continuos de precios, la gente puede ubicar la causa allí donde se manifiesta en el acto de la compra, resultando fácil asociar la fuente de los males con el vendedor. En otra perspectiva si en la cotidianidad, el valor de las cosas se comienza expresar en moneda extranjera, el individuo puede de manera refleja concluir que si sus ingresos se nominaran en moneda extranjera todo estaría resuelto. Ambas cosas pueden servir a quienes asumen un comportamiento interesado en el diagnóstico del problema y en el abordaje de soluciones, más cuando el resultado puede significar algún retorno pecuniario, académico o simplemente la captura de una renta, porque se es parte interesada en la fuente del problema o en la solución del mismo. Jarred Diamond en su estudio sobre el colapso de las civilizaciones afirma:

“Es una forma muy particular de choque de intereses que ha llegado a ser bien conocida bajo el nombre de ´la tragedia de los comunes´, que a su vez está estrechamente relacionada con los conflictos conocidos bajo las expresiones ´el dilema del prisionero´ o ´la lógica de la acción colectiva´” [2]

El esfuerzo del saber es complejo, difícil, consume tiempo, exige evidencias y de paso el resultado nunca es concluyente y definitivo, el conocimiento tiene una validez temporal más efímera que la obsolescencia de los intangibles, más difusa que la depreciación de los tangibles y más inestable que ambas. En la psique de la gente, los estados de crisis requieren una respuesta inmediata así sea un paliativo que no resuelve y que de paso da tiempo para que los problemas se agraven.

En nuestro país no podemos afirmar que hemos hecho cosas desastrosas por no conseguir prever las causas de la quiebra económica y social del país, todos conocemos sus fuentes:

  • Primero, la debilidad institucional por ausencia de poderes públicos autónomos, independientes y legítimos;
  • Segundo, por la asfixia regulatoria que permite multiplicar los males derivados de la primera causa. Ambas definen un cuadro de transferencia de rentas hacia los gobernantes, de allí toda su esfuerzo por asegurarse la perpetuidad en el poder.

Si es cierto que la magnitud del daño institucional al país no fue percibido por muchos venezolanos, siempre ha estado presente en la mente de nuestra gente que de un momento a otro siempre acontece algo que nos salva de la tragedia. Ante el desastre de la falta de gobierno en la administración del sistema eléctrico del país, es casi de esperar que si llueve en las cabeceras de los ríos que alimentan el sistema hidroeléctrico del país, la urgencia y la necesidad de cambiar un modelo desastroso se diluye y no se ejecuta ningún plan para mejorar al país. Hay un sentimiento de inmediatez en querer la solución de todos los males, pero aún conociendo cómo superarlos, la pereza social hace que cada quien piense que otro lo hará o tiene que hacerlo, para terminar peor, pero sin el desgaste de hacer algo diferente a lo que siempre se hace. Este drama es el de la falsa analogía de pasado en creer que siempre ocurrirá un evento salvador que nos liberará de toda responsabilidad.

Así que es necesario asumir responsabilidades con la debida honestidad intelectual para escapar a los dilemas aquí señalados, de allí el papel crucial que deberían asumir las las Academias de Ciencias, las Universidades Autónomas y los gremios profesionales cuya independencia y autonomía de juicio académico son decisivos en estas circunstancias de caos.

Ir a descargar


[1] Karel Kosik, Dialéctica de lo Concreto, Versión al castellano y prólogo por Adolfo Sánchez Vázquez; México: Editorial Grijalbo, Colección Teoría y Práctica, 1967.

[2] Jared Diamond, Collapse: How Societies Choose to Fail or Succeed. New York: Viking Books. ISBN 1-58663-863-7

, , , ,

JLT_GÉRICAULT_La_Balsa_de_la_Medusa
27 Mar 2016 Read more

Reconciliación, unión y cambio

Adversidad, desunión y resentimiento.

Queremos que las cosas estén en su sitio, en orden y agradables a la vista. Desafortunadamente, hay mucho trabajo, la gente llama nuestra atención, la verdad no somos tan disciplinados como creemos. Hay quienes hacen cosas que nos frustran, y demasiadas tareas por hacer y supervisar, poco tiempo para aprender y muchas dificultades para administrar. Desabastecimiento, desasosiego, desconfianza y temores campean al interior y en las afueras de la existencia, es un momento de adversidades.

El problema no es el mundo, es otro … Siempre habrá desorden, desorganización, vacíos existenciales. El verdadero inconveniente es que nos aferramos a lo que esperamos de los demás, de nuestro trabajo, de nuestra familia y de nuestra propia vida. El apego derivado de la desesperanza y del desespero, el encajar las culpas y las responsabilidades en el otro, en quien nos parece, mas que adversario un enemigo, es la tragedia de la desunión.

JLT_GÉRICAULT_La_Balsa_de_la_Medusa

Según el crítico Jonathan Miles, la Balsa de Medusa arrastró a los supervivientes “hacia las fronteras de la experiencia humana. Desquiciados, sedientos y hambrientos, asesinaron a los amotinados, comieron de sus compañeros muertos y mataron a los más débiles.” [1]

Nuestro apego con esas ideas es fuente de resentimientos. Al igual que nuestra falta de voluntad para aceptar las cosas como son. Y no queremos sentir, ni sufrir luchas, por lo que tratamos de evitar pensar en lo que nos distrae, en huida optamos por esperar que algo acontezca, hasta nuestro propio fracaso. Vemos en cada quien lo irreconciliable: un enemigo y no un compañero del camino.

Podríamos intentar ver nuestras aprehensiones en otra perspectiva, del cómo responder a la cuestión de dónde se encuentran ciertamente, de observarlas, de ofrecerles atención. Cuáles son, examinemos esas tiranteces de la manera como se presentan y también sobre el cómo las sentimos, reflexionemos cómo relajar esos prendimientos en la forma como existen. Indaguemos sobre lo bueno que podría haber en esos mismos sucesos y en la eventualidad de ver otra representación. Habría que sentirse bien con el descubrimiento de esa posibilidad, de manera que dejemos de lado la lucha y aceptemos el momento y también cómo realmente somos. Qué hay de bueno en esa secuencia para ver lo que es bueno en nuestras luchas, en las relaciones complicadas y en nuestro propio devenir.

Podemos redescubrir la alegría que siempre ha estado allí, en medio de la adversidad. Se requiere con urgencia un nuevo relato, una visión, la transición con todos, ha llegado el momento de la reconciliación, la unión y el cambio. Es la aspiración del encuentro con cambio en nuestras vidas, en nuestra querencia para un nuevo país.

Ayer en reunión con algunos miembros del grupo “Talleres de Reconstrucción Nacional” (T.R.E.N.) cerramos con tres palabras alentadoras con las cuales nos comprometimos en desarrollar: Reconciliación, unión y cambio.

Enlace para descarga de audio:

Ir a descargar


Nota: “La Balsa de Medusa” un lienzo de Jean Lois Théodore Géricault, sobre el naufragio de una embarcación donde las bajas pasiones y la virtuosidad quedan al desnudo.  La Balsa de Géricault

, , , ,

04 Mar 2016 Read more

La importancia del civismo y la educación.

En Venezuela, las enseñanzas de 40 años de populismo democrático, y desde hace 17 años, de populismo autoritario y salvaje, las ha aprendido casi todo el mundo fuera de nuestro país: no es posible bienestar sin trabajo creador.

Se ha hecho ver a los desposeídos que son la contraparte del que vive mejor (aun cuando sea tan solo algo menos pobre) y es así que el individuo aspira la igualdad en la miseria (que el otro lo iguale en su pobreza) en lugar de búsqueda de una vida más digna como ser humano.

Venezuela ha sido un país donde prevalece, en la mente de la gente, el corto plazo, la pereza intelectual, la viveza, la acción, el pragmatismo, el inmediatismo, todos ellos han constituido los ingredientes necesarios y suficientes para el éxito, sea político o económico, pero su precio ha sido muy alto.

Insinuar a un “alfabeta” en este país sobre la necesidad de algo elemental como hablar y escribir bien en su lengua es toda una ofensa, hay desprecio hacia lo cortés, educado y lo cívico, prevalece un culto a la jerga carcelaria, se confunde lo erótico con la pornografía y al humor con la comicidad.

El resultado esperado de este cuadro de patética ineptitud es el ya conocido: una ranchería donde se cuece la inmundicia y la marginalidad, sin servicios públicos, pleno de enfermedades de todo signo, donde se recrea la más profunda pobreza. Sin espacio para la formación ciudadana, no habrá inversionistas, ni recreación, ni empleos dignos, ni calidad de vida, sólo podredumbre, contaminación y miseria, el caldo mas deseado para los políticos mesiánicos y redentores que ven en la tragedia, los votos revolucionarios, patriotas y hasta “democráticos” de las próximas elecciones.

Reiteramos lo único que puede preservar a lo que resta de nación es la respuesta que una clase social emprendedora de a la sociedad: gente capaz y vanguardia del conocimiento transformador, estos son productos valorados por igual, cualquiera que sean la circunstancias, para salir de la bascosidad.

Hay que pensar de manera independiente. Una conducta independiente garantiza, la libertad de expresión, de pensamiento y de acción requerida en cualquier espacio de civilización.

Sólo cuando se es independiente es posible la creación de valor social de un personal idóneo y capaz, sin estar presionado por el pacto o la componenda que lo llevó al poder.

Las capacidades y las virtudes tienen valoración distinta según quien las enjuicie. Los maquinadores, los compradores de votos y los conspiradores son capaces y virtuosos si resultan ganadores en una elección. El independiente las valora por el éxito obtenido en mantener, un país comprometido con el futuro, no con el pasado.


Archivo de audio:

Ir a descargar

 

, ,