Category Archives: Política

JLT_GÉRICAULT_La_Balsa_de_la_Medusa
27 Apr 2016 Read more

El dilema de los prisioneros en Venezuela: la picardía política y el optimismo ingenuo.

El dilema de los prisioneros.

El dilema de los prisioneros, es una teoría económica enunciada en 1950 por Albert W. Tucker [1] en Princeton, forma parte de  la teoría de juegos. El dilema se refiere a una situación hipotética en la que dos jugadores tendrían interés en cooperar, pero donde, en ausencia de comunicación entre los dos, cada jugador elegirá traicionar al otro. La razón es que si uno coopera y el otro no lo hace, el cooperador resultará absolutamente perjudicado. Sin embargo, si ambos jugadores se traicionan su resultado será menos favorable que si los dos hubiesen decidido cooperar.

Políticos y partidos en Venezuela.

El régimen autocrático del socialismo del siglo XXI, goza de todas las ventajas para sostenerse en el poder, posee:

Primero, el control hegemónico de casi todos los poderes públicos.

Segundo, un marco regulatorio complejo, extenso, de rebuscada interpretación, donde pocas cosas o actividades escapan al control gubernamental.

Tercero, un único partido centralizado con una maquinaria obediente, disciplinada y ordenada sometida por un esquema de dádivas a través de misiones y otros procederes demagógicos.

Cuarto, una poderosa red mediática de canales de televisión, estaciones de radio y prensa nacional, pocos medios gozan de independencia y autonomía frente al gobierno.

Las fuerzas democráticas de Venezuela si bien ganaron de manera aplastante las últimas elecciones se encuentran en una situación de precario poder para ejercer sus funciones. Pero, ¿Cuál es su desafío más importante?, ¿Qué impide tener un Plan de Reformas Institucionales y Económicas?, ¿Por qué no existe una hoja de ruta de Resistencia Pacífica Activa?, ¿Qué podemos hacer para superar esas debilidades?.

Creemos que la razón es que existe una dispersión de esfuerzos porque cada quien tiene una agenda propia la cual piensa es la mejor para el país y a la cual no está dispuesto a renunciar, pues en su ingenuo optimismo cree que siguiendo sus propios intereses puede llegar como primera opción para llenar el espacio de un régimen que no necesita mucha ayuda para ser desplazado. Está ausente la inocencia de proceder y presente un optimismo ingenuo de cambio seguro.

Si analizamos el comportamiento de los expertos, los actores sociales importantes, los políticos y los partidos en Venezuela, podríamos estar en presencia de una situación en la que las actitudes interesadas que buscan el mayor provecho particular, conducen a un resultado desastroso para el fortalecimiento institucional del país, para los mismos particulares, para el político y para su partido. No creemos que haya inocencia en el comportamiento, es el tema del dilema de los prisioneros, vamos a analizarlo a partir de una situación hipotética, en la que hay un camión en la vía (un régimen autoritario en apariencia al final de su existencia), al cual todos rebasaremos de manera ineluctable y un conjunto de vehículos rezagados (particulares, políticos y partidos representativos de una mayoría silenciosa), más ligeros y más veloces. Es en este contexto, ante la casi seguridad del adelantamiento del pesado vehículo, que la picardía podría promover no cooperar, (apartando el mutuo acuerdo), sino competir y tratar de dejar atrás el pesado camión y colocarse a la cabeza de la corrida, si ese comportamiento se generaliza, todos los pilotos (los políticos) y sus vehículos (los partidos), muy probablemente terminaran chocando entre sí y el pesado armatoste con todas sus fallas y lentitud, muy probablemente se eternice en la cabecera de la ruta.

Debemos tener el convencimiento y tomar conciencia de que en política los comportamientos fundados en la unión son los que convienen mejor a los intereses de una sociedad estable y pacífica. La crisis total que vive Venezuela tiene su fuente en el experimento del Socialismo del Siglo XXI, caracterizado por un falso manto de igualdad social, bajo el convencimiento de que el existe una lucha de clases, donde unos explotan al límite a otros, en un perverso sistema dominado por los comportamientos egoístas, de una clase social burguesa. Ese anacrónico modelo se traduce en la “guerra de unos contra otros”, donde la desconfianza gana cuerpo y devienen comportamientos cotidianos el delito, la crueldad, las atrocidades, donde paulatinamente el otro va dejando de ser un ente social y pasa a ser un enemigo, aun cuando sea el propio compañero de infortunios, es el “sálvese quien pueda” donde el propio interés es el único comportamiento válido. Es una búsqueda equivocada de un hombre nuevo, es el desastre social al que conducen las estrategias de confrontación, al final terminará provocando un cambio, cuyo logro dependerá de que se potencie la unión y no se incentive a los intereses particulares, es lo que desearíamos ahora cuando estamos en la encrucijada entre la barbarie, la ley de la selva y un mundo mejor.

La estrategia política.

Los comportamientos interesados son ingenuamente optimistas en el caso Venezuela, porque la superación de los males públicos que padecemos pasa por un acuerdo donde se privilegie de manera transparente un proyecto de país y no la promoción de agendas propias para el aprovechamiento futuro de un mundo supuestamente mejor. Es necesario que asumamos responsablemente:

Primero, que los intereses particulares y los partidistas sean subsidiarios de un proyecto de país con poderes públicos independientes, autónomos y legítimos; en el caso del ejecutivo alternativo y no perpetuo en el tiempo.

Segundo, que las políticas económicas, reglas, providencias, reglamentos y leyes se simplifiquen y sean promulgadas toda vez que sujetos a evaluación de impacto no den lugar a comportamientos interesados, poder discrecional y asimetrías de información que sirvan a los intereses de particulares y de gobernantes en detrimento del espíritu de la norma, es decir de los intereses de la nación.


Audio sobre el tema:

Ir a descargar

[1]Sobre el autor: https://es.wikipedia.org/wiki/Albert_W._Tucker

 

, , ,

18 Apr 2016 Read more

Por qué lo obvio no es tan obvio: La ausencia de un Plan de Reformas Institucionales y Económicas.

El origen de los problemas no se presenta de manera clara a la gente, para quien enfrenta por primera vez una dificultad, la evaluación que hace tiende a ubicar la fuente en la manifestación del mismo y no en sus causas más profundas, también puede actuar de manera refleja confundiendo al estado deseado como la propia solución. Todo el cuadro crítico se amplía por el deseo de una solución inmediata a los problemas, así la premura conduzca a males mayores.

La realidad no se presenta al individuo sin un rodeo y un esfuerzo de captación, un marxista como Kerel Kosik afirmaba con razón:

“la realidad no se presenta originariamente al hombre en forma de objeto de intuición, de análisis y comprensión teórica—cuyo polo complementario y opuesto sea precisamente el sujeto abstracto cognoscente que existe fuera del mundo y aislado de él—; se presenta como el campo en que se ejerce su actividad práctico-sensible y sobre cuya base surge la intuición práctica inmediata de la realidad” [1]

Ante los aumentos continuos de precios, la gente puede ubicar la causa allí donde se manifiesta en el acto de la compra, resultando fácil asociar la fuente de los males con el vendedor. En otra perspectiva si en la cotidianidad, el valor de las cosas se comienza expresar en moneda extranjera, el individuo puede de manera refleja concluir que si sus ingresos se nominaran en moneda extranjera todo estaría resuelto. Ambas cosas pueden servir a quienes asumen un comportamiento interesado en el diagnóstico del problema y en el abordaje de soluciones, más cuando el resultado puede significar algún retorno pecuniario, académico o simplemente la captura de una renta, porque se es parte interesada en la fuente del problema o en la solución del mismo. Jarred Diamond en su estudio sobre el colapso de las civilizaciones afirma:

“Es una forma muy particular de choque de intereses que ha llegado a ser bien conocida bajo el nombre de ´la tragedia de los comunes´, que a su vez está estrechamente relacionada con los conflictos conocidos bajo las expresiones ´el dilema del prisionero´ o ´la lógica de la acción colectiva´” [2]

El esfuerzo del saber es complejo, difícil, consume tiempo, exige evidencias y de paso el resultado nunca es concluyente y definitivo, el conocimiento tiene una validez temporal más efímera que la obsolescencia de los intangibles, más difusa que la depreciación de los tangibles y más inestable que ambas. En la psique de la gente, los estados de crisis requieren una respuesta inmediata así sea un paliativo que no resuelve y que de paso da tiempo para que los problemas se agraven.

En nuestro país no podemos afirmar que hemos hecho cosas desastrosas por no conseguir prever las causas de la quiebra económica y social del país, todos conocemos sus fuentes:

  • Primero, la debilidad institucional por ausencia de poderes públicos autónomos, independientes y legítimos;
  • Segundo, por la asfixia regulatoria que permite multiplicar los males derivados de la primera causa. Ambas definen un cuadro de transferencia de rentas hacia los gobernantes, de allí toda su esfuerzo por asegurarse la perpetuidad en el poder.

Si es cierto que la magnitud del daño institucional al país no fue percibido por muchos venezolanos, siempre ha estado presente en la mente de nuestra gente que de un momento a otro siempre acontece algo que nos salva de la tragedia. Ante el desastre de la falta de gobierno en la administración del sistema eléctrico del país, es casi de esperar que si llueve en las cabeceras de los ríos que alimentan el sistema hidroeléctrico del país, la urgencia y la necesidad de cambiar un modelo desastroso se diluye y no se ejecuta ningún plan para mejorar al país. Hay un sentimiento de inmediatez en querer la solución de todos los males, pero aún conociendo cómo superarlos, la pereza social hace que cada quien piense que otro lo hará o tiene que hacerlo, para terminar peor, pero sin el desgaste de hacer algo diferente a lo que siempre se hace. Este drama es el de la falsa analogía de pasado en creer que siempre ocurrirá un evento salvador que nos liberará de toda responsabilidad.

Así que es necesario asumir responsabilidades con la debida honestidad intelectual para escapar a los dilemas aquí señalados, de allí el papel crucial que deberían asumir las las Academias de Ciencias, las Universidades Autónomas y los gremios profesionales cuya independencia y autonomía de juicio académico son decisivos en estas circunstancias de caos.

Ir a descargar


[1] Karel Kosik, Dialéctica de lo Concreto, Versión al castellano y prólogo por Adolfo Sánchez Vázquez; México: Editorial Grijalbo, Colección Teoría y Práctica, 1967.

[2] Jared Diamond, Collapse: How Societies Choose to Fail or Succeed. New York: Viking Books. ISBN 1-58663-863-7

, , , ,

Trastos
01 Apr 2016 Read more

La fábrica de trastos viejos nuevos en Venezuela

El modelo anacrónico.

El gobierno de Venezuela hasta el 2008, dispuso de los suficientes recursos para comprar estabilidad política mediante el disfrute de la renta petrolera, derivada de los altos precios que prevalecieron hasta el año 2014. Pudo pudo financiar su éxito en los procesos electorales, sin una exacción directa sobre las personas naturales y las jurídicas, le bastó con echar mano de esos enormes recursos sin aparente costo político de oportunidad. El socialismo como experimento ideológico se fundó en una agresiva estrategia de redistribución de renta hacia los pobres, por la vía de importaciones y en la configuración de un poderoso lobby empresarial privilegiado asociado con los servicios de apoyo logístico a la actividad importadora. Ese modelo se agotó, se acabó la fuente de la renta perpetua y del clientelismo que tanto confort ofreció a este país desde comienzos de los ochenta.

La escasa industrialización del país para los ochenta con del arribo del socialismo del siglo XXI se perdió. El experimento socialista comenzó una etapa de desmantelamiento, no solo por la falta de confianza en los negocios, es que desde el propio gobierno se dispuso de toda una estrategia anti empresarial, de asfixia regulatoria voluntaria, de fomento de la hostilidad laboral en contra del sector privado, hasta llegar al extremo de las confiscaciones arbitrarias. Las empresas en el país fueron vistas como adversarios, ideológicamente se promovió alianzas con países por afinidad política, de manera que se hicieron experimentos para la instalación de plantas de manufactura tecnológicamente menos avanzadas desde esos países. Si existió para los ochenta una incipiente industrialización y una manufactura metalmecánica con ventaja competitiva y capacidad exportadora, todo eso se destruyó en menos de tres lustros.

Hoy en día, el país se encuentra frente a una crisis con tres factores claves:

  • La justicia;
  • La política;
  • La economía.

Primero, la justicia en caso de reconstrucción institucional hay que preguntarse cómo gestionar los procesos jurídicos necesarios en relación con la corrupción, desde la interesada, porque hubo un interés de aprovecharse de las ventajas de la debilidad regulatoria, hasta la comedida por obligación, porque ha sido la única vía para sobrevivir.

Segundo, la política, cómo garantizar la gobernanza en ausencia de instituciones que requieren reconstrucción, cómo pueden los beneficiarios desprenderse de sus prebendas a las cuales se han habituado, así sean repulsivas y conscientemente reconocidas como indebidas. Cómo hacer cuando un sólo poder tiene legitimidad y sus esfuerzos son bloqueados por la falta de autonomía e independencia de los otros poderes.

Tercero, la economía, el modelo rentista no solo abarca estos 17 años de socialismo del siglo XXI, está en el ADN de la actividad empresarial. Hace falta una verdadera revolución cultural que privilegie la innovación frugal, la antifragilidad, la eficiencia, de manera que pueda desarrollarse una actividad productiva no consumidora de renta sino generadora de valor económico y social.

Trastos

La fábrica de trastos viejos nuevos.

En todos estos insólitos acontecimientos está uno que llama la atención: Irán encuentra un reservorio, en países menos desarrollados, para deshacerse de sus plantas automotrices obsoletas convirtiéndolas en un próspero negocio de fabricación de vehículos viejos nuevos. Mientras Irán como China y otros países suscriben acuerdos con las grandes empresas líderes de la industria automotriz mundial, Venezuela en consistencia ideológica con sus argumentos sobre el imperialismo y las transnacionales busca acuerdos con otros países con los cuales tiene afinidades ideológicas para hacer transferencia de tecnología, siempre hay anuncios de una fábrica de tractores iranios o de vehículos chinos. El caso es que mientras esos países si hacen transferencia de tecnología, el nuestro ayuda esos países en el proceso, en tanto que se queda con unas plantas obsoletas, con vehículos contaminantes, derrochadores de energía y menos seguros para el conductor.

El fin del embargo económico que pesaba sobre Irán ha generado enormes expectativas en las empresas automotrices más importantes del mundo [1]. Todas las marcas tienen en sus planes iniciar o incrementar sus operaciones comerciales con ese país. Ya hay acuerdos preliminares con PSA Peugeot Citroën, además de Mercedes Industriales. Por su parte Fiat, Renault y el grupo Volkswagen, además de Iveco y Scania, también se preparan para iniciar negociaciones.

Un vehículo nuevo fabricado con la tecnología de hoy en día posee ventajas reales en comparación de un vehículo nuevo fabricado con tecnología correspondiente al decenio de los ochenta, como son:

  • Motores más eficientes.
  • Accesorios y características de mayor seguridad.
  • Motores más pequeños.
  • Motores que trabajan inteligentemente.
  • Motores híbridos.

Por el lugar donde uno se meta, en este país de paradojas, encuentra fuentes de despilfarro cargadas de todo tipo imaginable de irracionales económicas, no nos imaginamos como sostenerlas en un futuro cuando la renta petrolera aun aumentando requiere de sumas cada vez más inmensas para sostener esa insólita máquina devoradora de recursos económicos y capital social.

Los males públicos no pueden ser endosados a cataclismos naturales, ni al descenso del precio del petróleo, menos a una supuesta guerra económica cuando hemos visto que el desmantelamiento industrial del país tiene otros orígenes.

Enlaces para descarga:


[1] Enlaces con información sobre los acuerdos avanzados en Irán para la renovación y actualización tecnológica de su industria automotriz:

Rouhani sees ‘important’ deals in France

Los fabricantes de coches ‘aceleran’ para posicionarse en el mercado iraní

Iran: PSA Peugeot Citroën met Téhéran au pied du mur, Renault fonce

, , ,

JLT_GÉRICAULT_La_Balsa_de_la_Medusa
27 Mar 2016 Read more

Reconciliación, unión y cambio

Adversidad, desunión y resentimiento.

Queremos que las cosas estén en su sitio, en orden y agradables a la vista. Desafortunadamente, hay mucho trabajo, la gente llama nuestra atención, la verdad no somos tan disciplinados como creemos. Hay quienes hacen cosas que nos frustran, y demasiadas tareas por hacer y supervisar, poco tiempo para aprender y muchas dificultades para administrar. Desabastecimiento, desasosiego, desconfianza y temores campean al interior y en las afueras de la existencia, es un momento de adversidades.

El problema no es el mundo, es otro … Siempre habrá desorden, desorganización, vacíos existenciales. El verdadero inconveniente es que nos aferramos a lo que esperamos de los demás, de nuestro trabajo, de nuestra familia y de nuestra propia vida. El apego derivado de la desesperanza y del desespero, el encajar las culpas y las responsabilidades en el otro, en quien nos parece, mas que adversario un enemigo, es la tragedia de la desunión.

JLT_GÉRICAULT_La_Balsa_de_la_Medusa

Según el crítico Jonathan Miles, la Balsa de Medusa arrastró a los supervivientes “hacia las fronteras de la experiencia humana. Desquiciados, sedientos y hambrientos, asesinaron a los amotinados, comieron de sus compañeros muertos y mataron a los más débiles.” [1]

Nuestro apego con esas ideas es fuente de resentimientos. Al igual que nuestra falta de voluntad para aceptar las cosas como son. Y no queremos sentir, ni sufrir luchas, por lo que tratamos de evitar pensar en lo que nos distrae, en huida optamos por esperar que algo acontezca, hasta nuestro propio fracaso. Vemos en cada quien lo irreconciliable: un enemigo y no un compañero del camino.

Podríamos intentar ver nuestras aprehensiones en otra perspectiva, del cómo responder a la cuestión de dónde se encuentran ciertamente, de observarlas, de ofrecerles atención. Cuáles son, examinemos esas tiranteces de la manera como se presentan y también sobre el cómo las sentimos, reflexionemos cómo relajar esos prendimientos en la forma como existen. Indaguemos sobre lo bueno que podría haber en esos mismos sucesos y en la eventualidad de ver otra representación. Habría que sentirse bien con el descubrimiento de esa posibilidad, de manera que dejemos de lado la lucha y aceptemos el momento y también cómo realmente somos. Qué hay de bueno en esa secuencia para ver lo que es bueno en nuestras luchas, en las relaciones complicadas y en nuestro propio devenir.

Podemos redescubrir la alegría que siempre ha estado allí, en medio de la adversidad. Se requiere con urgencia un nuevo relato, una visión, la transición con todos, ha llegado el momento de la reconciliación, la unión y el cambio. Es la aspiración del encuentro con cambio en nuestras vidas, en nuestra querencia para un nuevo país.

Ayer en reunión con algunos miembros del grupo “Talleres de Reconstrucción Nacional” (T.R.E.N.) cerramos con tres palabras alentadoras con las cuales nos comprometimos en desarrollar: Reconciliación, unión y cambio.

Enlace para descarga de audio:

Ir a descargar


Nota: “La Balsa de Medusa” un lienzo de Jean Lois Théodore Géricault, sobre el naufragio de una embarcación donde las bajas pasiones y la virtuosidad quedan al desnudo.  La Balsa de Géricault

, , , ,

Brújula
05 Mar 2016 Read more

Un país a la deriva con la brújula perdida: el síndrome “mortem sonabit”

Preocupa en nuestro país esa suerte de búsqueda de soluciones puntuales cuando nos encontramos en un momento crucial de naturaleza política e institucional, estamos a las puertas de un desenlace fatal y no aparece un plan.

Solo se hacen presentes las soluciones aisladas, más próximas de pócimas paliativas que de preparación para una Venezuela diferente y mejor. Se escucha con avidez a los expertos de la economía, en cada ocasión ese público voluble y angustiado puede cambiar de opinión, no por la presentación de un marco lógico de conocimiento, de hipótesis refutables y de evidencias, sino por cualquier otra razón por disparatada que sea. La gente puede suscribir argumentos contradictorios entre sí, cargados de falacias, porque se parece al cuadro de lo que su conciencia desea y no de los signos de las verdades amargas de lo que le rodea.

Como los familiares del desahuciado en el tránsito de la vida ven, en cualquier de baja del sufrimiento, las señales de una sanación milagrosa, eluden la realidad y se escucha a quien con discursos muy pobres ofrece la cura inmediata y definitiva de quien ya está más allá que de acá.

Estamos ante un país con un deterioro social, político, moral y económico, con cambios nítidos hacia lo peor, nos encontramos ante un cuadro “mortem sonabit”:

  • Con un profundo dolor social que se dibuja en el rictus de quien pasa parte la vida productiva en una cola, ocioso y bajo el sol, de quien busca desesperanzado desde una pieza de recambio de su nevera hasta un paliativo para el sufrimiento de quien se va.
  • Con una falta de aliento, cuesta respirar, hay cansancio y ahogo ante cualquier desenlace porque todo puede pasar en un segundo hasta perder la vida estando sano.
  • Con una fatiga, falta de fuerzas hasta para el descanso, un cansancio hasta para reír.

Son los estertores sociales intermitentes: regulaciones, procedimientos, normas,  que se acumulan obstruyendo lo simple y cotidiano, si bien no se tiene la sensación de un inminente cambio social cunde ante todo el temor y la ansiedad.

Es un delirio social cargado de cuanta fábula, rumor, fantasía y mentira, pueda concebir una sociedad convulsa, un cuadro poco propicio para la sensatez entre la agitación y la parálisis.

Ojalá podamos hacer una breve pausa y recapitular, a menos en economía, no puede haber solución sin una propuesta integral microeconómica, macroeconómica e institucional. Y es lo institucional político el factor clave de éxito, sin poderes públicos autónomos e independientes, sin una simplificación y optimización del marco regulatorio, sin disciplina fiscal y sin destrucción del dinero orgánico, no hay, ni habrá éxito.

El dinero inorgánico no solo se origina por la emisión desmedida de monedas y billetes, también se presenta cuando la mala política pública destruye capacidad productiva y la liquidez no encuentra desahogo en la producción de bienes y servicios, de modo que el dinero orgánico se hace inorgánico.


Audio:
Ir a descargar

, , , ,

04 Mar 2016 Read more

La importancia del civismo y la educación.

En Venezuela, las enseñanzas de 40 años de populismo democrático, y desde hace 17 años, de populismo autoritario y salvaje, las ha aprendido casi todo el mundo fuera de nuestro país: no es posible bienestar sin trabajo creador.

Se ha hecho ver a los desposeídos que son la contraparte del que vive mejor (aun cuando sea tan solo algo menos pobre) y es así que el individuo aspira la igualdad en la miseria (que el otro lo iguale en su pobreza) en lugar de búsqueda de una vida más digna como ser humano.

Venezuela ha sido un país donde prevalece, en la mente de la gente, el corto plazo, la pereza intelectual, la viveza, la acción, el pragmatismo, el inmediatismo, todos ellos han constituido los ingredientes necesarios y suficientes para el éxito, sea político o económico, pero su precio ha sido muy alto.

Insinuar a un “alfabeta” en este país sobre la necesidad de algo elemental como hablar y escribir bien en su lengua es toda una ofensa, hay desprecio hacia lo cortés, educado y lo cívico, prevalece un culto a la jerga carcelaria, se confunde lo erótico con la pornografía y al humor con la comicidad.

El resultado esperado de este cuadro de patética ineptitud es el ya conocido: una ranchería donde se cuece la inmundicia y la marginalidad, sin servicios públicos, pleno de enfermedades de todo signo, donde se recrea la más profunda pobreza. Sin espacio para la formación ciudadana, no habrá inversionistas, ni recreación, ni empleos dignos, ni calidad de vida, sólo podredumbre, contaminación y miseria, el caldo mas deseado para los políticos mesiánicos y redentores que ven en la tragedia, los votos revolucionarios, patriotas y hasta “democráticos” de las próximas elecciones.

Reiteramos lo único que puede preservar a lo que resta de nación es la respuesta que una clase social emprendedora de a la sociedad: gente capaz y vanguardia del conocimiento transformador, estos son productos valorados por igual, cualquiera que sean la circunstancias, para salir de la bascosidad.

Hay que pensar de manera independiente. Una conducta independiente garantiza, la libertad de expresión, de pensamiento y de acción requerida en cualquier espacio de civilización.

Sólo cuando se es independiente es posible la creación de valor social de un personal idóneo y capaz, sin estar presionado por el pacto o la componenda que lo llevó al poder.

Las capacidades y las virtudes tienen valoración distinta según quien las enjuicie. Los maquinadores, los compradores de votos y los conspiradores son capaces y virtuosos si resultan ganadores en una elección. El independiente las valora por el éxito obtenido en mantener, un país comprometido con el futuro, no con el pasado.


Archivo de audio:

Ir a descargar

 

, ,