Category Archives: Política

29 Nov 2015 Read more

Venezuela en la encrucijada: lo mejor está por venir

Podríamos encontrarnos ante el inicio de la re-institucionalización del país.

IMG_6731El país está descompensado, es decir se encuentra en una condición crítica en términos de sus signos vitales: primero, una inflación galopante en los límites de un estado hiperinflacionario (nosotros pensamos en que este proceso ya se desencadenó), segundo, una escasez de bienes, de servicios y de insumos necesarios para asegurar la producción y tercero, una pérdida de confianza y paralización económica por asfixia regulatoria.

Estamos a punto de iniciar la estabilización de este país descompensado. Las encuestas, la opinión de expertos en materia política anticipan un cambio en el cuadro de poder de la Asamblea Nacional, el seis de diciembre próximo, al menos uno de los poderes públicos recuperará su autonomía e independencia de manera democrática y legítima.

Una Asamblea Nacional autónoma e independiente no se traduce de modo inmediato en la superación de la crisis, superarla requiere estabilizar al país de manera integral, ser perseverante y tener mucha paciencia, es el rol que debe asumir una Asamblea Nacional diferente: procurar restituir la autonomía e independencia del resto de los poderes públicos, será un camino lento pero firme, si se mantiene la unión y el apoyo de los venezolanos.

Ese periodo de difícil recuperación, legitimación, restitución de la autonomía e independencia de los otros poderes públicos, pasa a ser lo más importante, no será fácil y puede haber recaídas si la propuesta no aparece clara para los venezolanos.  Es un proceso que toma tiempo, el país pasó demasiado tiempo expuesto a condiciones extremas de destrucción de su sistema auto-regulador: las instituciones. La duración de ese proceso será proporcional al intervalo al cual estuvo expuesto a los diversos males públicos.

IMG_5876Se entronizó una cultura, un morbo social fundado en la idea de que el Gobierno lo provee todo y que la libertad individual contraviene el bienestar social, es un morbo fundado en la polarización social y en un permanente estado de enfrentamiento político, sin espacio para la generación de valor social, para la innovación, para la confianza y el empoderamiento.

Los mecanismos auto reguladores de la democracia y de la política económica sujeta a impacto regulatorio, estará totalmente restituida cuando los ciudadanos del país permitan a la nación su total recuperación y restablecimiento de la confianza. Cuando prevalezca una nueva forma de convivencia más dependiente de las capacidades de la gente de crear valor que de la expectativa de dádivas populistas a cambio de la compra de votos que aseguren la perpetuación de malos gobernantes en el poder.

Tener una Venezuela “no frágil” es decisivo, será un país centrado en un venezolano emprendedor, justo, innovador, quien hará más con menos, libre de toda servidumbre hacia otros.

Vendrán los tiempos de la creación de un nuevo país, el que queremos estará fundado en el emprendimiento, en la innovación frugal y en una nueva dimensión moral.

Es emprendedor aquel que difiere su bienestar en el presente a cambio del sueño de uno mayor y mejor en el futuro, es una apuesta difícil pues se renuncia a lo único realmente existente y que se posee: al presente.

Innovación frugal, es la que se fundamenta en la búsqueda de sentido en la adversidad, al hacer más con menos recursos y a la actuación con flexibilidad y agilidad.

Una dimensión moral diferente fundada en la confianza y en un conjunto de reglas que permita a la gente ser libre, ser capaz de vivir de su esfuerzo creador y con unos valores centrados en la humanidad.

Es la liberación de la capacidad para crear espacios de “anti-fragilidad”.

Lo mejor está por venir

Sobre esos temas he escrito en:

http://prosprev.com/2015/09/10/aspectos-criticos-cualitativos-sobre-las-perspectivas-2015-16-de-venezuela/

http://prosprev.com/2015/07/11/el-poder-integrador-como-superacion-del-caos-socioeconomico-en-venezuela/

, , , , , , , ,

Trip1
10 May 2015 Read more

Las condiciones necesarias para la reconstrucción del país. Segunda parte (Francisco J Contreras M)

Trip2Extracto.

Una economía tiene un adecuado funcionamiento, en la medida que asegura su homeostasis. Es esa condición, la que permite alcanzar la auto-regulación, a través de dispositivos de retro-alimentación y auto-control, necesarios en estados cuya naturaleza es de equilibrio precario, inestable y dinámico. Es el marco institucional, a través del cual fluye información en forma de mensajes, que hacen cambiar la conducta o comportamiento social e individual, al reaccionar frente a la nueva información (control ex ante) o ante las consecuencias derivadas de la misma (control ex post). La economía del sector público es un asunto institucional, no una cuestión de variables que pueden ser manipuladas de manera absoluta y directa, ellas son simples resultados que permiten calificar una gestión de gobierno. Es necesaria la creación de un marco normativo, donde el sistema se auto-regula a si mismo, a través del mercado.

Equilibrios macro-económicos

La gestión fiscal, para la estabilización de las variables resultado como el empleo, la inflación y el crecimiento (PIB), requiere un enfoque anti-cíclico, formulando un presupuesto con superávit cuando la economía se comporta con niveles de inflación de mas de dos dígitos al año, y con déficit cuando el nivel de inflación es cercano al 2% y hay evidencia de desempleo involuntario.

La política a monetaria, requiere para la estabilización de las variables resultado, una emisión orgánica de dinero adecuada con las metas de empleo, crecimiento y en armonía con la política fiscal. El costo del dinero debe fundarse en tasas positivas de interés en ambiente inflacionario y levemente negativas en situación recesiva.

La política de manejo del sistema de cambiario debe asegurar la confianza, el ajuste de los pagos internacionales y un adecuado balance de reservas internacionales. El manejo del mecanismo de pagos, puede ser bajo un esquema de fijación del tipo de cambio a través del mercado, de cambio flexible o por adopción de una moneda extranjera como signo monetario. La única advertencia es que cualquiera de ellas, aisladas por si mismas, no resuelven ningún problema, sin la debida armonía con el plano micro-económico y bajo un contexto de fortaleza institucional.

Son los fundamentos de una política económica que privilegia la estabilización, la confianza y asegura la correcta intermendiación financiera.

Equilibrios micro-económicos

Para la mayoría de los analistas de entorno, los equilibrios micro-económicos son considerados marginalmente en la evaluación de las políticas públicas, lo cual no sería mayor problema, si los actores económicos no pudieran asumir comportamientos estratégicos e interesados y en una economía sin fallos de mercado. Esos comportamientos oportunistas surgen cuando existen incentivos perversos, es decir, regulaciones ante las cuales el sujeto económico evalúa, por una parte, su poder de negociación ante cualquier transacción para sacar provecho de la ventaja que le ofrezca la regulación frente al contrario, y por otra parte, para evaluar de manera situacional si le resulta mejor la violación de la norma, en función de una evaluación costo / beneficio.

Trip3Toda regla de política económica requiere el análisis de impacto de la regulación en función de la respuesta del mercado y de la evaluación conjetural del costo / beneficio de la violación de la norma, anticipado por el sujeto económico.

El otro fallo de las regulaciones lo constituye la delegación del poder discrecional de decisión, en manos del funcionario, el cual puede generar ineficiencia, si no se crean mecanismos que alineen el interés personal con el interés general.

Esos incentivos perversos hacen ineficaz cualquier política macro-económica, si no se incluyen en el modelo de acción de política económica.

Si existe algo que hacer en Venezuela, es la reducción y simplificación drástica de normas, providencias, leyes y reglamentos. Es muy probable que haya hasta contradicciones entre las mismas.

Estamos en un país con unos elevados costos de transacción y con unas elevadas pérdidas de tiempo revisando, interpretando y buscando viabilidad para emprender una actividad en Venezuela.

Equilibrio institucional

Una de las fuentes de mayor arbitrariedad en el país es la aprobación de Leyes Habilitantes, justificándolas con cualquier evento fortuito, leyes que luego se utilizan autoritariamente para legislar con fines distintos a aquellos para los cuales fueron creadas.

La tentación de la acción arbitraria interesada y sus males, productos de la cesión temporal del poder a los gobernantes, se hacen mayores cuando no existe independencia y autonomía de los poderes públicos, de los unos versus los otros y alternabilidad del ejercicio del poder en el tiempo.

El ejercicio de gobierno tiene su justificación, en los beneficios derivados de la cesión temporal de poder, para que una persona o grupo o institución tome decisiones, cuyo consenso social sería imposible y haría insostenible la vida en sociedad. Pero esa cesión tiene efectos secundarios perversos, cuya única forma de paliar de manera parcial, es a través de contra poderes y por la alternabilidad en el poder.

Si las respuestas a las siguientes interrogantes nos parecen capciosas, entonces hay ausencia de análisis de impacto regulatorio: ¿Cuántos miembros del poder judicial ejercen sus cargos con carácter provisorio?, ¿Cuántas veces el poder judicial ha sido blanco de insultos y presiones desde los otros poderes públicos?, ¿Cómo se puede explicar que hasta en cosas simples como obtener un pasaporte, hay quienes lo pueden hacer con facilidad?, ¿Cómo se puede justificar que haya medios escritos sin problemas de suministros de papel y otros con colosales barreras para conseguir papel?, ¿Cómo es eso de que una Alcaldía aumente los tributos a niveles de porcentajes sobre los ingresos brutos?. De la manera como se responda a las cuestiones, el lector podrá comprobar la existencia del poder arbitrario.

Trip1Consideraciones finales.

Esta propuesta no considera ninguna forma devaluaciones, con el propósito de ajustar el presupuesto fiscal, no es posible en este modelo, no es factible en el marco de una aproximación de política pública anti-cíclica. Tampoco nuestra propuesta tiene como soporte un argumento de estilo nacionalista, patriota o soberano. Lo que si es importante señalar, es que existe la responsabilidad cívica de asumir la obligación como país, de cumplir con el deber de sostener la estabilidad económica, la confianza y el crecimiento económico.

La discusión sobre los orígenes del caos económico en Venezuela y sobre las condiciones necesarias para la recuperación económica enfrenta los siguientes obstáculos:

  • La descalificación de los argumentos presentados a partir del ataque a quien presenta una tesis (es Keynesiano, es populista, es comunista, es neoliberal, es Hayeckiano).
  • El Justificar algo en razón de la cantidad de gente que lo cree algo, por ejemplo,  la mayoría está a favor de la liberación del tipo de cambio, con la dolarización, con tal cosa, se asume que al estar “la mayoría” de acuerdo, se validarían por si mismas los enunciados de una hipótesis o conjetura.
  • La pretensión de que algo es cierto porque así lo dice o lo dijo una eminencia en la materia (muy propio en nuestra Escuela de Economía en el culto a las citas, lo dijo Keynes, Lo dijo Hayeck, lo dijo Marx).
  • Cuando una argumentación que puede ser válida en sí misma, pero que no es relevante en cuanto a lo que pretende explicar, se intenta que se dé por cierta la premisa al reconocerse como válida la argumentación (se está hablando del caos económico de Venezuela y se desvía el discurso hacia el tema de la emisión inorgánica de dinero y la conveniencia de la adopción de un medio de pago extranjero), ante Panacea y las pócimas.
  • Argumentar sin la presentación de los criterios de demarcación y sin evidencia.

, , , , ,

descarga
04 May 2015 Read more

Comentario sobre la “Oposición sin relato” de Nelson Acosta Espinoza

Los sociólogos de Carabobo

Desde hace mas de un año, hemos tenido en Carabobo y mas específicamente en nuestra Universidad de Carabobo, contacto con mentes brillantes en el campo del análisis sociológico de los graves problemas que enfrenta el país, entre ellos Nelson Acosta Espinoza y Frank Oswaldo López Riera, de seguro el universo de los sociólogos de Carabobo es mas amplio, pero con ellos hemos mantenido permanente comunicación, o cuando menos conversaciones informales.

En nuestro caso particular donde el enfoque es económico, pues casi todos los artículos escritos corresponden a la economía como disciplina, nos hemos sentido reforzados en nuestra tesis sobre la necesidad de atacar los problemas, no solo en su lado macroeconómico, sino en una perspectiva institucional y microeconómica, sin las cuales cualquier medida económica se transforma en una mera pócima engañosa y peligrosa en lo político, pues al ser tan solo efectivas en corto plazo, cuando a la larga terminan sin resolver nada, crean desasosiego y desesperanza en un país con tantas oportunidades.

Evidentemente, necesitamos un “nuevo paradigma” en el estilo que ha planteado Nelson Acosta Espinoza en su artículo “La oposición sin relato” sobre la política, que puede ser extensivo a la retórica reinante en la economía cuando no se la deja salir del reduccionismo macroeconómico dentro del cual se encuentra en Venezuela. El país de las pócimas: aumentos por decreto, controles de precios, emisión inorgánica de dinero, déficit fiscal, dolarización y cualquier prescripción donde pareciera que la economía es tan solo un asunto fácil desde la cual podemos resolver todos los problemas del país. La economía necesita en nuestro medio un nuevo relato.

La oposición sin relato

Nelson Acosta Espinoza

En una entrevista a Margaret Thatcher (1925-2013), se le pregunto cuál fue su logro más significativo en el transcurso de su periodo como primera ministra del Reino Unido (1979-1990). Su respuesta, en cierto sentido, dejo un tanto perplejo al entrevistador: Tony Blair y la llamada tercera vía (con este término se intenta englobar una variedad de aproximaciones teóricas y propuestas políticas que sugieren un sistema económico de economía mixta y el reformismo como ideología).

Desde luego, en esta respuesta había un dejo de sarcasmo muy propio de la cultura política inglesa. Pero también, una verdad de orden discursivo. El Thatcherismo, en tanto relato político, había logrado imponerse hegemónicamente, inclusive, entre sus oponentes. En consecuencia, el partido laborista comenzó a “pensar” al reino unido dentro de las categorías cognitivas propias del discurso conservador. Si bien la Dama de Hierro perdió las elecciones, logro ganar una batalla más significativa, la de orden cultural y simbólico.

Esta anécdota viene a cuento en relación a las próximas elecciones parlamentarias y presidenciales. Lo que intento señalar es que salir triunfante electoralmente no significa, automáticamente, alcanzar una victoria de naturaleza política. Para obtener este último objetivo, se haría necesario desplazar los códigos discursivos del adversario y sustituirlos por un nuevo entramado simbólico. Bien, es bueno preguntarse ¿se están desbloqueando los códigos del chavismo? ¿La oposición piensa el país a través de un marco cognitivo distinto al socialista?

Entiendo que estas interrogantes apuntan hacia una problemática de naturaleza abstracta y, porque no decirlo, de difícil comprensión. No en balde, nuestras élites tienen setenta años pensando el país y practicando políticas al interior de un mismo marco cognitivo. Se desplazan, con altibajos, en el terreno de un único relato político. Industrializar, nacionalizar, distribuir y centralizar han sido códigos de políticas públicas aplicadas por casi un siglo en el país. El Plan de emergencia de Larrazábal y los mercales del chavismo son expresiones de este dispositivo político y cultural.

En fin, las fronteras políticas y sus respectivas identidades se han construidos al interior de estos parámetros. Betancourt, Leoni, Caldera, Lusinchi, Luis Herrera, Carlos Andrés Pérez (uno) son expresiones empíricas de este tramado discursivo y, sus planes nacionales, su manifestación operativa. El chavismo-madurismo, constituye la fase agonal de este viejo y agotado dispositivo simbólico.

Ahora bien, ¿cómo explicar que la oposición no haya podido, aun, elaborar un relato alternativo? Responder a esta interrogante no es fácil. Voy a intentar delinear un intento de explicación. Una primera hipótesis es de carácter antropológico. Un relato alternativo, por ejemplo, implicaría condensar un conjunto de elementos dispersos que sean capaces de producir una explicación alternativa de la coyuntura que experimentan los ciudadanos. Fabricar metáforas, palabras que sean capaces de resumir en forma gráfica lo que sucede y delinear las fronteras entre un “ellos” y “nosotros”. Y, así, romper el cerco discursivo dentro del cual se desplazan los actores principales del ámbito opositor.

Desafortunadamente la oposición democrática no ha logrado construirlo. La tarjeta “Mi negra” (esta tarjeta de débito serviría como herramienta de distribución de 20% de los ingresos petroleros entre la población pobre del país) y el intento de copiar la experiencia gubernamental de las “misiones” es una evidencia de cómo sectores opositores “piensan” dentro del marco cognitivo que se supone deben desplazar.

Hay una tarea impostergable que es necesario asumir. Fabricar con los contenidos sociales de la vida cotidiana (por ejemplo, las colas, la escasez, corrupción, los dolores y penurias de la gente.) metáforas, palabras que sean capaces de resumir en forma gráfica lo que sucede y sus culpables. Me atrevo a sugerir el termino nomenklatura. Ella identificaría con precisión los protagonistas del conflicto presente en la Venezuela actual: nomenklatura vs la gente.

En fin, la política podría ser así.

Este artículo fue publicado en: http://autonomiaspoliticas.blogspot.com/2015/05/oposicion-sin-relato.html

 

, , ,

EquilImag
03 May 2015 Read more

Las condiciones necesarias para la reconstrucción del país (Francisco J Contreras M)

Sanar un país sin pócimas milagrosas.

Quince años de debilitamiento institucional del país es bastante tiempo como para afectar la cultura e idiosincrasia de un país. El daño no se limita a lo económico y a la base productiva del país. Lo mas grave de la debilidad institucional es que condiciona de tal manera el comportamiento humano que reproduce todo tipo de males públicos y banaliza la legalidad.

¿Puede alguna medida económica aislada modificar ese contexto?, ¿Es posible evitar la existencia de mercados negros, la proliferación de actividades del sector informal cuya definición no existe en los diccionarios como: “raspacupos”, “bachaqueros”, “cuida puestos”, “gestores de la escasez sin una agenda que involucre la micro economía, la macro economía y la institucionalidad”?.

Cualquier medida económica que en otros países, con fortaleza institucional, hubiese tenido éxito, en nuestro país puede aumentar la tragedia, pues el problema no está siendo atacado en sus fuentes. Peor aun, puede crear falsas expectativas en la gente que luego al despertar de su sueño y encontrar con algo peor, prefieran ese ominoso pasado y pierdan toda esperanza de un mundo mejor.

Nuestra propuesta es la de un trípode de recuperación institucional del país, no puede haber éxito y estabilidad si a la mesa le falta una pata, necesita tres, ese es el desafío.

La recuperación del equilibrio institucional.

Equil1

 

La recuperación de los equilibrios micro económicos.

Equil2

 

La recuperación de los equilibrios macro económicos.

 

Equil3

Esta propuesta no considera ninguna forma devaluaciones con el propósito de ajustar el presupuesto fiscal, no es posible en este modelo, no es factible en el marco de una aproximación de política pública anti cíclica.

Recuperación del capital social.

Putnam [1] compara el capital social con un aglutinante social y con un rol decisivo en la habilidad de la gente para cooperar en aras del beneficio común. Él distingue entre dos tipos de capital social: bonding social capital o capital social aglutinante y bridging social capital o capital social vinculante.

Ese pagamento social está destrozado en Venezuela producto de la quiebra de la institucionalidad tenemos extractores de renta, aprovechadores de oficio, energía social dilapidada en actividades que destruyen y no crean valor. La clave está en recuperar esa gran parte de los beneficios derivados de la creación de capital social.  Es  alcanzar para si, la confianza, el control de la vida, de la decisión propia, el poder de decidir sobre las cosas que afectan a la propia persona en su existencia, es una libertad creadora y no una esclavitud destructora, producto de incentivos perversos creados por las malas regulaciones.

[1] Making Democracy Work: Civic Traditions in Modern Italy. Princeton University Press, 1993, ISBN 0-691-07889-0

Bowling Alone: The Collapse and Revival of American Community, New York, Simon & Schuster, 2000.

 

Este tema ya lo he tratado en otro artículo: La Improvisación como norma: “El Plan de ajustes económicos de Venezuela – Enero 2015″

 

, , , , ,

EquilImag
02 May 2015 Read more

Las condiciones necesarias para la reconstrucción del país. Primera Parte (Francisco J Contreras M)

Sanar un país sin pócimas milagrosas.

Quince años de debilitamiento institucional del país es bastante tiempo como para afectar la cultura e idiosincrasia de un país. El daño no se limita a lo económico y a la base productiva del país. Lo mas grave de la debilidad institucional es que condiciona de tal manera el comportamiento humano que reproduce todo tipo de males públicos y banaliza la legalidad.

¿Puede alguna medida económica aislada modificar ese contexto?, ¿Es posible evitar la existencia de mercados negros, la proliferación de actividades del sector informal cuya definición no existe en los diccionarios como: “raspacupos”, “bachaqueros”, “cuida puestos”, “gestores de la escasez sin una agenda que involucre la micro economía, la macro economía y la institucionalidad”?.

Cualquier medida económica que en otros países, con fortaleza institucional, hubiese tenido éxito, en nuestro país puede aumentar la tragedia, pues el problema no está siendo atacado en sus fuentes. Peor aun, puede crear falsas expectativas en la gente que luego al despertar de su sueño y encontrar con algo peor, prefieran ese ominoso pasado y pierdan toda esperanza de un mundo mejor.

Nuestra propuesta es la de un trípode de recuperación institucional del país, no puede haber éxito y estabilidad si a la mesa le falta una pata, necesita tres, ese es el desafío.

La recuperación del equilibrio institucional.

Equil1

 

La recuperación de los equilibrios micro económicos.

Equil2

 

La recuperación de los equilibrios macro económicos.

 

Equil3

Esta propuesta no considera ninguna forma devaluaciones con el propósito de ajustar el presupuesto fiscal, no es posible en este modelo, no es factible en el marco de una aproximación de política pública anti cíclica.

Recuperación del capital social.

Putnam [1] compara el capital social con un aglutinante social y con un rol decisivo en la habilidad de la gente para cooperar en aras del beneficio común. Él distingue entre dos tipos de capital social: bonding social capital o capital social aglutinante y bridging social capital o capital social vinculante.

Ese pagamento social está destrozado en Venezuela producto de la quiebra de la institucionalidad tenemos extractores de renta, aprovechadores de oficio, energía social dilapidada en actividades que destruyen y no crean valor. La clave está en recuperar esa gran parte de los beneficios derivados de la creación de capital social.  Es  alcanzar para si, la confianza, el control de la vida, de la decisión propia, el poder de decidir sobre las cosas que afectan a la propia persona en su existencia, es una libertad creadora y no una esclavitud destructora, producto de incentivos perversos creados por las malas regulaciones.

[1] Making Democracy Work: Civic Traditions in Modern Italy. Princeton University Press, 1993, ISBN 0-691-07889-0

Bowling Alone: The Collapse and Revival of American Community, New York, Simon & Schuster, 2000.

 

Este tema ya lo he tratado en otro artículo: La Improvisación como norma: “El Plan de ajustes económicos de Venezuela – Enero 2015″

 

, , , , ,

Galileo_before_the_Holy_Office
29 Apr 2015 Read more

Las ordenanzas municipales y la anti economía en Venezuela

Extracto.

Venezuela es un país con una severa crisis fiscal que también afecta a las alcaldías, en algunas la respuesta mas fácil ha sido modificar las ordenanzas municipales, subiendo las alícuotas de patente y comercio en niveles confiscatorios, sin darse cuenta se están deglutiendo el futuro, y mas importante, dañando la base económica local. Es usual que las alícuotas se presenten en tantos por mil, ya algunas alcaldías se ha rebasado los niveles de tantos por cien, con aumentos de mas de 700 %. Otra opción es la de la fiscalización intensa de manera de ajustar la alícuota modificando el objeto de la actividad económica hacia aquellas con mayor tributo o de encontrar cualquier evento que de lugar a sanciones y multas.

Adicción fiscal municipal.

El camino de menor resistencia.

La debilidad institucional y una creencia por parte de los gobernantes en Venezuela, al suponer que son dueños de algo y no representantes de una comunidad, son las fuentes de todo tipo de políticas públicas que lejos de procurar el bien público, se transforman en verdaderos males públicos. Es el camino de menor resistencia, para quien detenta poder discrecional, el cual le otorga impunidad y aureola de efectismo cuando formula providencias o actos de gobierno. Es así que sin la evaluación de las consecuencias y efectos secundarios algunas alcaldías en Venezuela han tomado la vía de modificaciones en las ordenanzas fijando alícuotas que tienen características confiscatorias.

El populismo.

Bajo el imperio de lo mediático se busca la justificación de cualquier desafuero bajo el supuesto de que los actos de gobierno por si mismo favorecen al pueblo, los gobernantes se la pasan a la caza de cualquier descontento popular para en responsabilizar a otros sobre sus causas, olvidando su propia responsabilidad. Por ejemplo, asociar el congestionamiento vial y el mal estado de la vialidad con aquellas actividades que precisamente son las que generan valor económico, empleo y crecimiento en una localidad, ni por pura casualidad analizan el problema para efectuar una correcta evaluación y formular políticas públicas. Ni mejoran la vialidad, ni formulan reglas e incentivos para reducir los efectos nocivos de la actividad económica, simplemente deciden aumentar los tributos sin enunciar los proyectos que van a financiar.

La adición al gasto

La adicción al gasto es una de las patologías mas funestas que sufren quienes tienen responsabilidades de gobierno en Venezuela, no existe en la anti economía pública la noción de escasez de los recursos cualesquiera que sean. Actualmente, en medio de una crisis económica, a algunas las alcaldías no se les ocurre utilizar la economía normativa para aupar el crecimiento económico y el empleo en su lar, sino golpear al sector productivo en su peor momento. No tienen el conocimiento, ni la capacidad y tampoco la creatividad para formular regulaciones que le proporcionen una fuente estable y creciente de tributos a la municipalidad en el tiempo, simplemente buscan extraer en el instante el máximo de renta de los contribuyentes, mas allá de su capacidad de pago. Es una suerte de cacería para modificar el objeto de la actividad económica del contribuyente hacia aquellos de mayor tributación, es también la fiscalización arbitraria en búsqueda de cualquier recurso para fijar sanciones, multas y extraer rentas.

Los principios de la formulación de los tributos municipales

El principio de la capacidad económica o de pago.

La formulación de una alícuota de una ordenanza municipal debe establecerse en función de la renta que se percibe de la actividad económica y de la capacidad de pago del contribuyente, de forma que la imposición resulte igualmente onerosa, en términos relativos, para cada contribuyente. En relación con la renta, la incidencia del tributo sobre el contribuyente tiene que ser igual para todos en términos de proporcionalidad (tamaño de la renta) y progresividad (variación en las escalas de renta). Las alcaldías en Venezuela no presentan en la formulación de sus ordenanzas el cumplimiento y justificación con base en los principios de proporcionalidad y progresividad. Las alícuotas son sobre montos fijos y no son variables según la capacidad de pago del contribuyente (no hay progresividad), y son diferentes entre contribuyentes del mismo ramo dependiendo de la localización administrativa de la sede de la empresa (la diferencia entre los tributos pagados por empresas con el mismo objeto social son diferentes dependiendo de su sede legal).

Eficiencia económica.

El sistema tributario no debe distorsionar la asignación eficiente de los recursos. Esto es, no debe inducir decisiones económicas en los agentes distintas a las que adoptarían en una situación de naturaleza competitiva. Ello significa que el sistema tributario no debe afectar negativamente la eficiencia económica y el buen funcionamiento de la competencia que la hace posible. La política fiscal debe evitar cualquier consecuencia involuntaria que perjudique el funcionamiento de unos en favor de otros y debe suprimir o atenuar las imperfecciones del mercado. La política fiscal debe estructurarse, tanto en su totalidad como en sus elementos constitutivos, de forma que no frene el crecimiento y pueda ejercer una influencia positiva sobre el mismo, si no alcanzase el ritmo adecuado.

Flexibilidad.

Hace alusión a la capacidad de adaptación rápida del sistema fiscal a las variaciones cíclicas y estructurales de la economiía. Remite, por tanto, a las respuestas estabilizadoras de la política impositiva con la finalidad de atenuar los ciclos económicos, y a las adaptaciones del sistema fiscal a los cambios económicos estructurales o de fondo (globalización, innovaciones económicas, etc.). La administración fiscal debe limitar su intervención en la esfera privada de los contribuyentes, y en el ejercicio de la libertad económica individual, al mínimo imprescindible, para la observancia de los principios presupuestario-fiscales y de justicia (considerados como de rango superior) y los asociados a las políticas de estabilización y crecimiento.

Justicia o equidad.

El sistema tributario debe responder a los criterios comúnmente aceptados de justicia en el tratamiento de los diferentes individuos. Estos criterios pueden adoptar dos perspectivas, la equidad vertical, que es el principio que dice que se debe tratar fiscalmente de forma distinta a personas que están en circunstancias diferentes. Y el de la equidad horizontal, que nos indica que a igualdad de circunstancias, el trato fiscal debe ser idéntico. La política tributaria debe alterar la distribución primaria de la renta provocada por el mercado, disminuyendo las diferencias de renta mediante la progresividad. La política fiscal debe evitar intervenciones fragmentarias y asistemáticas que favorezcan o perjudiquen injustificadamente a ciertos grupos económicos, sectores productivos o categorías de gasto, o la adopción de ciertas formas jurídicas.

Territorialidad[1]

El sistema fiscal representado en las ordenanzas municipales son tributos de carácter territorial, por lo que sólo puede causarse en el lugar donde se efectúa la actividad, esto es, en la jurisdicción del Municipio recaudador, independientemente del lugar donde esté domiciliado o ubicado el particular que realiza o ejecuta la actividad. Esta característica obedece al principio de territorialidad como límite de la imposición nacional, estadal o municipal, consagrado en el artículo 11 del Código Orgánico Tributario, según el cual: “las normas tributarias tienen vigencia en el ámbito espacial sometido a la potestad del órgano competente para crearlas”. Ahora bien, en la medida que las actividades comerciales, industriales y de servicios que realiza una empresa trasciendan los límites territoriales de un determinado Municipio, el principio de territorialidad se vinculará con los elementos objetivos del hecho imponible, como el lugar de la fuente productiva y la ubicación de la capacidad contributiva, entre otros, como lo ha expresado el Tribunal Supremo de Justicia, en sentencia de la Sala Constitucional del 6-07-2002, caso: Cervecería Polar del Centro, C.A., Vs. Municipio San Carlos del Estado Cojedes:

[…] el impuesto sobre Patente de Industria y Comercio posee carácter territorial, en el sentido de que el poder tributario municipal tiene como límite la jurisdicción a la cual se circunscribe el Municipio acreedor de dicho impuesto. En razón de lo anterior, para que un contribuyente efectivamente se constituya como sujeto pasivo del impuesto en estudio, debe existir una forzosa vinculación entre el territorio del Municipio exactor, y los elementos objetivos que hace nacer el tributo, tales como, el lugar de la fuente productiva y la ubicación de la capacidad contributiva, y no basado en datos personales como el domicilio o la nacionalidad del contribuyente que constituyen datos subjetivos asociados a cualidades personales del contribuyente, típicos de los impuestos personales a la renta o al patrimonio neto [….].

Alcaldía de Guacara variación entre el año 2014 y el año 2015

En un momento de aguda crisis económica en el país, con regulaciones de toda naturaleza para someter precios y costos, los gobiernos municipales no son el mejor ejemplo de cumplimiento de esas intenciones, en un solo año la Alcaldía de Guacara aumento en promedio los tributos en 426%, en algunos caos en 1011%.

Conficc1

El aumento de las alícuotas en las alcaldías tiene un efecto multiplicador, ya que afecta el ingreso bruto de los contribuyentes, si la inflación anticipada para el año es de 80%, el impacto de 426% de aumento en la alícuota impositiva es de 756% a nivel de recaudación. El inconveniente de una recaudación fiscal confiscatoria es que a la larga provoca la quiebra de las empresas y la reducción de la recaudación futura con todos los efectos socioeconómicos sobre la generación de valor económico y sobre el empleo.

Alcaldías de Guacara, San Diego y Valencia.

Tomando como referencia las Alcaldías de Valencia, Guacara y San Diego del Estado Carabobo, y elaborando una tabla de estadística descriptiva, se observa:

  • Una mayor presión tributaria en el caso de la Alcaldía de Guacara (media:1,20 miles por ingresos brutos), seguida por la Alcaldía de San Diego (1,20) y por último la Alcaldía de Valencia (0,69).
  • Un mayor sesgo y asimetría en las alícuotas en el caso de Guacara y Valencia en comparación con San Diego, esto significa que en el caso de Guacara el principio de neutralidad y eficiencia perjudica a unas actividades en relación con otras.Conficc2

La presión tributaria es tan grande en el caso de Guacara que puede alcanzar hasta un 52% del total de la utilidad, mucho mas que el propio impuesto sobre la renta.Conficc3

En Venezuela hay todo tipo de regulaciones económicas, entre ellas la Ley Orgánica de Precios Justos (LOPJ), que deja fuera de las tablas de costos importantes rubros a nivel de gastos (solo se reconoce el 12,5% de los costos de producción), gastos importantes para asegurar la generación de valor en las operaciones. Hay que señalar que las regulaciones son tan extensas y variadas en Venezuela que las empresas deben crear unidades administrativas y burocracia que suman gastos que en nada contribuyen con las operaciones, que a su vez no son reconocidas por la LOPJ.

Los tributos municipales estarían llegando a un nivel que podría considerarse confiscatorio para las actividades empresariales. Esta voracidad tiende a hacerse mayor en virtud de que el gobierno central, con dificultades fiscales, reduce o incumple con las transferencias que debe asegurar a los gobiernos municipales.Conficc4

Si construimos una tabla de resultados financieros de una empresa, ajustando la misma para cumplir con la Ley Orgánica de Precios Justos, para un caso hipotético y aplicamos las regulaciones tributarias mas importantes el resultado es el siguiente:Conficc5

“eppur si muove”

Venezuela un país dominado por la retórica mediática entre la anti política  y la anti economía, domina la escena todo tipo de propuestas económicas de naturaleza macroeconómica: desde la “dolarización”, la liberación del mercado (de bienes y servicios, de pagos externos,…), la disciplina fiscal y monetaria. Sin embargo, se deja fuera el contexto microeconómico y la existencia de todo tipo de regulaciones cuyos incentivos perversos, factores que de no corregirse en su origen como la debilidad institucional del país y la ausencia del análisis de impacto regulatorio,  en lugar de resolver problemas los agrava. El país reclama como mínimo, la autonomía e independencia de los poderes públicos de los unos con respecto de los otros, es condición necesaria, la presencia de contra poderes públicos que permitan el equilibrio y freno de decisiones arbitrarias sin consideración alguna de sus efectos colaterales directos e indirectos a través del mercado.

[1] http://www.eumed.net/libros-gratis/2009b/563/Impuesto%20sobre%20actividades%20economicas%20de%20industria.htm

, , , , ,