Category Archives: Prospectiva y Previsión

cadenabach
25 May 2016 Read more

Economía lumpen III: ¿Es el llamado “bachaqueo” una condición informal o lumpen?

Los efectos perversos del uso del término “bachaqueo” como categoría económica

En Venezuela se ha venido utilizando una suerte de neologismo, jerga o argot “el bachaqueo”, para calificar las actividades que han surgido con motivo de la escasez de bienes y servicios. Esa palabra se utiliza de manera peyorativa y conlleva los riesgos de toda calificación utilizada con ese propósito:

  1. Se convierte en una forma perversa que distrae a la gente del contenido del caos económico que vive el país;
  2. Se transforma en un instrumento que contribuye con el odio social, el desorden y la anarquía. Es un argumento falaz propio del tipo ad-hóminen, que centra la atención del público ubicando las causas de la crisis de manera equivocada en la propia gente y no en las causas verdaderas;
  3. Sirve a los responsables de las políticas públicas para eludir su mal desempeño, de modo que pueden seguir aprovechándose interesadamente de su investidura transitoria de poder y continuar extrayendo rentas de manera perversa. Las tensiones sociales que provocan los males públicos se diluyen de esta manera desviándolas hacia los supuestos responsables: “los bachaqueros”.

Origen de la confusión en el uso del término “bachaqueo”.

La confusión tiene su origen en el desplazamiento de la conceptualización de la “informalidad económica” como “bachaqueo”, cuando toda actividad denominada como tal es informal, pero no toda actividad informal puede ser calificada como “bachaqueo”, la mayoría de las actividades “informales” no pueden ser tomadas como “bachaqueo”.

Según el consenso de la reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo (CIT) del 2002, la economía informal agrupa:

“todas las actividades que, en la legislación o la práctica, no recaen en el ámbito de mecanismos formales o estos son insuficientes. Estos parámetros se basan fundamentalmente en el concepto de exclusión, que se refiere a los trabajadores mayormente excluidos de los intercambios que se realizan en el sistema reconocido.” [1]

Entre las actividades informales nos encontramos unas particulares que surgen en economías sujetas a asfixia regulatoria y a precariedad democrática por ausencia de independencia, autonomía y legitimidad de los poderes públicos, se trata de los extractores de rentas que se aprovechan del poder discrecional, de los incentivos perversos y de las asimetrías de información derivados de la mala política pública, es una conceptualización más próxima de la escoria social denominada “lumpen”, por Carlos Marx en su 18 Brumario de Luis Bonaparte. Vale la pena citar el texto original porque en nuestro país se interpreta esa categoría marxista de manera incorrecta:

“Bajo el pretexto de crear una sociedad de beneficencia, se organizó al lumpemproletariado de París en secciones secretas, cada una de ellas dirigida por agentes bonapartistas y un general bonapartista a la cabeza de todas. Junto a roués arruinados, con equívocos medios de vida y de equívoca procedencia, junto a vástagos degenerados y aventureros de la burguesía, vagabundos, licenciados de tropa, licenciados de presidio, huidos de galeras, timadores, saltimbanquis, lazzaroni, carteristas y rateros, jugadores, alcahuetes, dueños de burdeles, mozos de cuerda, escritorzuelos, organilleros, traperos, afiladores, caldereros, mendigos, en una palabra, toda es masa informe, difusa y errante que los franceses llaman la bohème: con estos elementos, tan afines a él, formó Bonaparte la solera de la Sociedad del 10 de diciembre, «Sociedad de beneficencia» en cuanto que todos sus componentes sentían, al igual que Bonaparte, la necesidad de beneficiarse a costa de la nación trabajadora” (resaltado nuestro) [2]

Ese grupo social que Marx condenó de manera contundente por su conducta, la cual consistía en aprovecharse ventajosamente a costa de los demás, en la versión del Socialismo del Siglo XXI, se reivindica bajo el argumento falaz de que es “un desprecio tan grande al pueblo, la ceguera, arrogancia y miseria humana no les permite (a quienes piensan diferente) aceptar que con este proceso estamos personas de todos los estratos sociales” (resaltado nuestro). En otras palabras se recurre a la tergiversación conocida como “la falacia del alegato especial”, pues se apela a la sensibilidad especial de un supuesto desprecio hacia la condición humana para que de manera implícita o explícita, se rechace el argumento válido y se acepte el adulterado. Detrás de la manipulación se esconde la aspiración populista de contar con el apoyo de todos, en independencia de la condición moral de la gente y a costa de lo que sea.

El “bachaqueo” forma de informalidad destructiva.

De manera convencional se ha tenido a las actividades informales como un modo de vida al margen de las regulaciones gubernamentales, califican como informales quienes desempeñan tareas como las siguientes:

  • Vendedores ambulantes, en carritos y buhoneros;
  • Transporte cuya fuerza la constituye la tracción humana;
  • Conductores de minibuses y taxis;
  • Recolectores de basura;
  • Barberos y personas que trabajan en las calles;
  • Trabajadores informales en tiendas y talleres pequeños de reparación;
  • Gente que recicla chatarra;
  • Productores individuales o familiares que desde sus casas fabrican muebles y partes de metal; curten, cosen zapatos; tejen, tiñen y estampan telas; producen y bordan ropa; separan y venden ropa,..,;
  • Mujeres que trabajan en sus hogares.
  • Trabajadores a domicilio, trabajadores eventuales en restaurantes y hoteles, conserjes subcontratados y guardias de seguridad, jornaleros en la construcción y la agricultura; trabajadores a destajo en talleres con condiciones laborales abusivas; asistentes temporales de oficina o personas subcontratadas que procesan datos a distancia.

Estas personas que realizan esas actividades son las que convencionalmente llamamos informales. Si se presta atención, todos ellos conocen su oficio y existen en todas partes con menor o mayor intensidad y son gente cuya actividad genera un bien o servicio real, no se trata de buscadores de oportunidades. Estas actividades son susceptibles de ser incorporadas al sector formal de la economía o poseer legitimidad e integración institucional en términos de sujetos de regulación.

En Venezuela, los llamados “bachaqueros” son personas que poseen alguna relación directa o indirecta con funcionarios, entes públicos corrompidos o con entes pertenecientes al hampa común u organizada, su actividad deriva de la extracción de renta y no de la generación de un bien o servicio con algún valor económico o social añadido. También tienen existencia en cualquier lugar y momento, el “bachaqueo” pasa a ser notorio bajo la asfixia regulatoria y la ausencia de poderes públicos autónomos, independientes y legítimos. Este tipo de informalidad tiene como condiciones necesarias la escasez extrema de bienes y servicios, los estados de hiperinflación y solo existe en presencia de mercados negros.

El llamado “bachaqueo”, en consecuencia no debe limitarse a las formas más visibles de dicha actividad, como lo son:

  • Los gestores y cuidadores de colas en centros de abastecimiento: estos “oficios” se ejercen con violencia, agresiones y hasta atracos, que solo son posibles con algún tipo complicidad con funcionarios encargados de la seguridad pública;
  • Los gestores de escasez: gente que posee información privilegiada sobre la llegada de bienes sujetos a controles de precios, actividad que se convierte en una extracción de rentas que se traslada a través de los gestores de colas, al común de la gente;
  • Los gestores de aprovisionamiento discrecional de bienes y servicios sujetos a regulación: quienes tienen poder de decisión sobre la venta y distribución de bienes y servicios con precios regulados, también esta parte de la cadena incluye, a quienes poseen poder discrecional para administrar la supervisión de las regulaciones y de las sanciones.

Pero esas formas visibles del llamado “bachaqueo” necesitan de unos niveles superiores o más elevados en la escala social, pues en una economía sometida a asfixia regulatoria, a colas y a escasez, se requiere de la administración de otro tipo de gestores, cuya acción es más difusa pero con mayor extracción de rentas a nivel de otorgamiento de permisos, de certificaciones, de divisas preferenciales, de aprobación de actividades comerciales de importación, mas en un país profundamente dependiente cuya base productiva ha sufrido una involución desde hace más de 20 años.

cadenabach

El llamado “bachaqueo” es un fenómeno social de la economía informal que solo puede sobrevivir en ambiente de asfixia regulatoria, ausencia de contrapoderes y en presencia de mercados negros. En el momento que la escasez desaparece, se estabiliza la economía, se sujeta la política económica a evaluación de impacto regulatorio, existe equilibrio y contrapesos en los poderes públicos, este fenómeno desaparece.

Archivo de audio.

Ir a descargar


Nota:

[1] http://wiego.org/sites/wiego.org/files/publications/files/Chen-Informal-Economy-Definitions-WIEGO-WP1-Espanol.pdf

[2] Ver Capítulo V, cuarto párrafo, de “El 18 de brumario de Luis Bonaparte” de Karl Marx, en http://www.marxists.org

, , ,

PalacioAcademias
17 May 2016 Read more

Academia Nacional de Ciencias Económicas: Carta Abierta a la Nación Venezolana

PalacioAcademiasLa Academia Nacional de Ciencias Económicas (ANCE), en cumplimiento del mandato que le confiere la ley que la rige, se dirige a la Nación preocupada por el agravamiento de la situación económica que hoy padecen los venezolanos. El país se enfrenta al empobrecimiento creciente de su población a causa del aceleramiento de la inflación, el desabastecimiento extendido de alimentos, medicamentos y otros bienes, el deterioro de los servicios públicos y la caída sostenida de la actividad productiva. Ello ha generado un profundo deterioro de la calidad de vida de los ciudadanos, que soportan enormes colas, aguantando horas a la intemperie frente a establecimientos comerciales con la esperanza de poder comprar los productos que necesitan, y sufren secuelas graves cuando no consiguen los remedios requeridos o no pueden operarse por falta de material quirúrgico, sin mencionar los efectos del hambre y de la malnutrición en los sectores más vulnerables de la población: niños, ancianos y madres solteras de escasos recursos.

La ANCE, en uso de sus atribuciones, se siente en el deber de transmitirle a la Nación, incluyendo al Gobierno Nacional, que la situación descrita no se debe a ninguna fatalidad y que puede superarse en un plazo relativamente corto, si se toman las medidas apropiadas.

  • Debe abatirse cuanto antes el alza desmedida de los precios. En tal contexto,no hay forma de sostener el poder adquisitivo de los trabajadores decretando recurrentes alzas salariales. Ello, más bien, alimenta una senda hiperinflacionariaque terminará de arruinar al país. La inflación se derrota reduciendo radicalmente el déficit público, que arroja a la circulación ingentes sumas de dinero sin contrapartida alguna en bienes y servicios. Es necesario desprenderse de aquellas empresas ineficientes que constituyen un lamentable desaguadero de dineros para no comprometer el gasto social en salud, educación y asistencia social y poder dedicarle recursos también a la mejora de otros servicios públicos. Adicionalmente, la inflación no se puede derrotar si el Banco Central de Venezuela continúa financiando el gasto público con emisión de dinero sin respaldo, contrariando el artículo 320 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Esta práctica debe cesar perentoriamente.
  • Es menester unificar el tipo de cambio y lograr su estabilización en torno a valores que equilibren el poder de compra interno y externo del bolívar, en un régimen de libre concurrencia. Sólo así podrá superarse la severa restricción externa que tiene maniatada a la economía. El racionamiento actual de la divisa a la tasa de cambio protegido (DiPro), sobrevaluada y muy inferior a la demanda que de ella se tiene, ha desatado su alza en el llamado mercado paralelo, superando cien veces esa tasa oficial. Gran parte de las compras externas no tienen más opción que recurrir al dólar “paralelo”, encareciéndolas en forma desmedida.
  • La disminución del precio internacional del petróleo hace que los ingresos por exportación no alcancen para cubrir el pago de las importaciones, el servicio de la deuda financiera y lo adeudado a los proveedores extranjeros. Debido a esta estrechez de divisas, muchas empresas no han podido importar los insumos y/o equipos y repuestos que requieren sus actividades productivas. Por tanto, es necesario iniciar negociaciones cuanto antes con organismos financieros internacionales para concertar un importante financiamiento externo que permita cubrir, junto con los ingresos por exportación, los compromisos externos de la nación antes descritos. Sin ello no podrá estabilizarse el precio de la divisa en un nivel que exprese su poder de compra comparativo. Un generoso crédito externo permitirá, a su vez, refinanciar la deuda externa, con lo que podrá aliviarse el pago por este concepto durante los próximos años y evitar que los costos los asuma la población menos favorecida económicamente.
  • Es necesario liberar la iniciativa empresarial para que pueda responder a las oportunidades que ofrecerán las medidas antes mencionadas, levantando los excesivos controles que actualmente asfixian las actividades económicas de la nación. La derogación de la Ley Orgánica de Precios Justos y de otras normas punitivas, y la promoción de la competencia, en un escenario de precios estables y de garantías jurídicas, redundará en la reactivación inmediata del aparato productivo, dada la enorme capacidad ociosa con que hoy opera. Esto permitirá proveer muchos de los bienes y servicios hoy desabastecidos, abaratar costos, sustituir importaciones para ahorrar divisas y generar empleos productivos. Un ambiente en el que se restablezcan las garantías y libertades económicas será un gran atractivo para las inversiones extranjeras y nacionales. Constituirá, además, una plataforma favorable para incrementar la producción y para promover exportaciones, dadas las potencialidades del país en numerosos campos. En particular, permitirá fortalecer la competitividad de la Industria Petrolera Nacional.

La posibilidad de reactivar la economía venezolana depende del restablecimiento de la confianza de parte de empresarios, trabajadores, consumidores e inversionistas. El clima de confianza requerido para aprovechar las potencialidades del desarrollo nacional requiere de la observación absoluta del Estado de Derecho que establece nuestra Constitución, con sus derechos económicos, civiles y humanos, y sus garantías jurídicas. Debe entenderse que la economía funciona a base de incentivos. Los responsables de la política económica no deben continuar invocando supuestas guerras para endilgarle la culpa a otros de las carencias que hoy agobian a millones de venezolanos. Es necesario salir al encuentro de soluciones, como las aquí presentadas, que permitan superar las penurias que angustian hoy a la población, y rescatar las perspectivas de creciente prosperidad y bienestar futuro. En procura de que ello pueda fructificar, es vital que el Ejecutivo y el Tribunal Supremo de Justicia cesen su enfrentamiento con la Asamblea Nacional en aras de una mayor cooperación entre los poderes públicos, y de éstos con la economía privada y con la sociedad civil.

La Academia Nacional de Ciencias Económicas reitera, una vez más, su disposición a aportar sus conocimientos para la prosecución de estos propósitos.

Humberto García Larralde, Presidente  y Sary Levy-Carcient.  Secretaria

Apoyan plenamente este documento, la Academia Nacional de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales y la Academia de Ciencias Políticas y Sociales, presididas por los Académicos Gioconda-San Blas y Eugenio Hernández-Bretón, respectivamente.

Palacio de las Academias, mayo 2016

, , ,

autoritarismo1
11 May 2016 Read more

La defensa de la integridad emocional frente las provocaciones del autoritarismo

autoritarismo1Es inútil controlar los actos de los demás y difícil hacerlo con los nuestros propios frente ellos, pero la senda correcta es controlar en si mismo la reacción frente a esos trances. Es el factor clave de éxito para vencer las provocaciones del autoritarismo, hostilidades que siempre van en aumento cuanto más inminente sea su desmoronamiento.

Nadie puede hacernos sentir cualquier emoción negativa – el miedo, la ira, el resentimiento- sin nuestro propio consentimiento. Las dictaduras son especialistas de la destrucción moral y emocional de la gente, para ello recluta y recrea individuos ponzoñosos, quienes realizan ese sucio trabajo con el regodeo de las bajas pasiones humanas. Una tiranía tendrá éxito en tanto sus mensajeros de la toxicidad logren su goce perverso volcando sobre los demás la inquina y puedan actuar sobre las emociones de la gente, de modo que sirvan a sus propios fines egoístas de la intolerancia y el autoritarismo.

El que la malquerencia tenga éxito depende exclusivamente de quien la recibe, del cómo reacciona ante la conducta negativa. Hacer frente a la acritud parte del reconocimiento de que el verdadero propósito es el de provocar malestar en el receptor del acto, no de algún hecho o evento, consciente o inocente, de haber causado daño a nadie, quizás se trata de algún problema propio del emisor y tal vez sea mejor la ayuda que el disgusto. Dígase a si mismo “Esto no se trata de mi, no permitiré que se turbe mi paz interior, pues poseo en control mi vida, mis acciones y mis sentires”.

Hay que recrear aquellas habilidades que activen las conductas y los pensamientos que nos permitan defender los derechos de cada quien sin agredir ni ser agredido, es una tarea social en el rescate de la institucionalidad en el país, la de enseñar que la gente tiene derecho a defender sus derechos ante situaciones que a todas luces son injustas, sin hacer uso de la reacción perversa, ni del resentimiento. Con confianza pero sin abuso.

La reconstrucción del país será larga pues no solo ha sido una simple demolición de la base productiva y de las instituciones, es que existe una quiebra moral y cívica de la nación que va más allá de estos últimos diecisiete años de socialismo del siglo XXI, bajo cuya égida se magnificaron todos esos males.

La oportunidad de reinstitucionalización permite colocar un pie en la puerta de la democracia, pero no se abre a si misma como premio de lotería o ganancia de envite. Las oportunidades no deben asumirse como un albur, no es ganar un sorteo que hace rico en un instante; encontrarse con una oportunidad significa que se tendrá que trabajar duro con un plan y con una hoja de ruta de acción.

Cuando hayamos sintonizado la mente para reconocer esa gran posibilidad que tenemos hoy, comprenderemos que implica más un cierto potencial que debe ser aprovechado con una propuesta de reformas institucionales y económicas y con una hoja de ruta de acción política pacífica y activa, que puedan conducir al rescate de los valores cívicos de la gente de Venezuela. Hay que alcanzar el consenso, la reconciliación, la unión y el cambio que aspiran todos los venezolanos.

, ,

SecInfCost
03 May 2016 Read more

Evento en CAPEMIAC sobre la Evaluación Prospectiva del Segundo Semestre 2016: Desafíos de la escasez, el estancamiento y la inflación de costos

Desafíos de la escasez, el estancamiento y la inflación de costos.

El segundo Semestre del 2016 estará bajo la impronta de la escasez, el estancamiento y la inflación de costos, se cerrará el vínculo entre los aumentos salariales, la destrucción de dinero orgánico y la emisión de dinero inorgánico.
Habrá una incidencia secundaria, pues el estancamiento y caída de la producción tendrá efectos sobre los costos fijos por unidad que aumentarán por uso precario de la capacidad de producción, con aumento de los costos fijos.
El molinete de la inflación de costos se expande porque los aumentos de liquidez monetaria sin respaldo fluyen a través de los mercados negros incontrolables, afectando los costos por fallos en suministros, partes y piezas para el mantenimiento de las plantas industriales.
En el escrito de hoy se señalan pautas para establecer una estrategia de supervivencia que requiere establecer una iniciativa interna en las empresas de plan de contingencia en lo inmediato, de optimización del capital de trabajo en el corto plazo y de preparación de la transición hacia un futuro frugal y de reforzamiento de la antifragilidad.https://franciscojcontrerasm.files.wordpress.com/2016/02/decind1.png?w=700

Secuencia primaria de la inflación de costos y el estancamiento

SecInfCost

Secuencia secundaria de la inflación de costos

SecInfCost2

La estrategia: sobrevivir

El transito obligado de un país rentista a un país creador de riqueza pasa por asumir dos principios de claves para países con severas limitaciones de recursos: la innovación frugal y la generación y aprovechamiento de las externalidades positivas.

Un mundo bajo limitaciones, y más en situaciones extremas como el estancamiento, la inflación galopante, la explosión inflacionaria o la hiperinflación, requiere de las organizaciones frugalidad, ingeniosidad e inclusión, mas específicamente:

  • Asumir la frugalidad como principio: añadir más valor para los emprendedores, los consumidores y la empresa con menos recursos económicos, naturales y tiempo.
  • Actuar con Ingeniosidad: facilitar espacio para la improvisación.
    • Buscar oportunidades en la adversidad.
    • Hacer más con menos.
    • Pensar y actuar con flexibilidad.
    • Simplificar los procesos de creación.
    • Incluir el excedente en el valor de la producción.
    • Actuar con sentimiento.
  • Orientar las actividades  hacia la inclusión: hacer que el producto o servicio, incluyendo los márgenes,  sea accesible al consumidor.  Pensar de manera inclusiva en el consumidor desde la fase de diseño.

Acciones.

Corto Plazo.

Optimizar el capital de trabajo.

https://franciscojcontrerasm.files.wordpress.com/2016/02/decind2.png?w=700

  • Acumulación estratégica de inventarios. Bajo regulaciones impidan la acumulación  de inventarios, hay producir bajo acuerdos con el cliente final, para que pague directamente al proveedor las materias primas necesarias para productor.
  • Reducción del crédito y redefinición de cartera de productos y servicios.
  • Control de costos y sobre todo de los gastos superfluos, limitar todos los costos y gastos exclusivamente para mantener las operaciones.
  • Eliminar productos, servicios, equipos, maquinarias y recursos para reasignarlos en la producción de bienes y servicios de alto rendimiento.
  • Aumentar las ventas por cliente, la frecuencia y el desarrollo de nuevos mercados y canales.

Mediano plazo.

La transición.
  • Reducir los gastos de búsqueda de información sobre los mercados, precios, rendimientos.
  • Restablecer los niveles de confianza necesarios que disminuyan los costos de los acuerdos, su seguimiento y ejecución.
  • Compartir información crucial que bajo la rivalidad competitiva no es posible, pero si bajo un enfoque de competitividad a través del intercambio de información crítica.
  • Reforzar los lazos que privilegien la correcta actuación cívica frente a la extracción de rentas, que surge cuando las regulaciones gubernamentales se han formulado sin la evaluación previa de impacto y florecen “gestores” que distraen recursos productivos y los esterilizan, al ser apropiados de manera indebida por ellos mismos y por los funcionarios públicos.
  • Crear una conciencia cívica que permita superar situaciones en las cuales varios individuos, motivados únicamente por el interés propio, actuando independiente, y racionalmente terminan destruyendo recurso compartido limitado, aunque ninguno de ellos, ya sea individualmente o como conjunto, se haya propuesto o le convenga la destrucción del recurso.
  • Promover la sinergia de actividades comunes para cada sector que pueden simplificar gastos y mejorar la eficiencia social.

El largo plazo.

El nuevo paradigma de la escasez:

  • Antifragilidad [1].
  • Frugalidad [2] .
  • Simplificación.

La “antifragilidad” es un concepto para definir aquello que mejora ante las situaciones que podrían destruirlo y que posee la propiedad de autoregulación que le permite a la organización asegurar la capacidad de respuesta exitosa en sistemas dinámicos e inestables. Es la vía para un país que necesita innovar de manera continua e intensa, en un contexto donde la escasez será el signo de lo que viene. La renta petrolera es y será insuficiente para una transición económica, se requiere una cultura frugal, es la denominada “innovación frugal”. Sobre el tema se puede consultar “Aspectos críticos cualitativos sobre las perspectivas 2015-16 de Venezuela”.

Hay que prepararse para una era de austeridad, el mundo ya lo hace desde hace tiempo. Es una conceptualización de largo plazo, pues es necesario vencer una resistencia al cambio cuando se tiene haciendo algo repetidamente desde hace mucho tiempo. Será tiempos de frugalidad y antifragilidad como aproximaciones estratégicas.

Lo que vendrá va a exigir bienes y servicios mas pertinentes en términos de uso, mas baratos, mas durables, cuyos procesos sean cuidadosos en su impacto ambiental y en el uso de los recursos naturales. La organización de ser posible logrará mayor estabilidad en la medida que pueda auto generar su componente importado mediante exportación parcial.

Esta aproximación no es nueva tiene sus antecedentes en el pasado en los enfoques “ecodesarrollo”, “tecnologías apropiadas o alternativas”, “economía humanista”, “economía compartida” y otras tantas variantes heterodoxas de la economía.

La innovación frugal (Radjau) [3] es un enfoque surgido en economías frágiles con severas limitaciones de recursos como la de los países asiáticos (China e India) que ahora ha sido adoptado como práctica estratégica por las organizaciones de mayor éxito en el presente.

https://franciscojcontrerasm.files.wordpress.com/2016/02/decind3.png?w=700


Notas.

[1] Antifragilidad es una categoría desarrollada por el profesor Nassim Taleb,  en su libro, Antifragilidad: las cosas que se benefician del desorden. Hace referencia a los sistemas que aumentan en capacidad, resistencia o robustez como consecuencia de errores, defectos, ataques, o fracasos.  Como Taleb explica en su libro, la antifragilidad es fundamentalmente diferente de los conceptos de resiliencia (es decir, la capacidad de recuperarse de errores) y la robustez (esto es, la capacidad de resistir el fracaso). El concepto se ha aplicado en el análisis de riesgos. Hay cosas que crecen especialmente cuando se exponen al azar, al riesgo y a la volatilidad (como los emprendedores) y en una sociedad donde creemos que al eliminar el riesgo, también eliminamos esa capacidad de respuesta que es en realidad el núcleo de progreso de cualquier época. Nassim Nicholas Taleb (2012). Antifragile: Things That Gain from Disorder. Random House.  ISBN 9781400067824.

[2] La innovación frugal es el proceso de reducción de la complejidad y del costo de un bien. Por lo general, esto se refiere a la eliminación de las características no sustanciales de un bien duradero. Es el diseño de productos de mayor durabilidad (eliminación de la obsolescencia programada), donde se utilizan canales de distribución no convencionales, que acercan la demanda y la oferta. http://www.frugal-innovation.com/research-summary/

[3]  https://www.blogger.com/blogger.g?blogID=6871641479341503586#_ftn4

, , , ,

La economía lumpen I: aumentos de costos laborales en una situación de postración económica

Estamos frente a una política gubernamental de promoción de una economía “lumpen” [1], porque se profundiza la destrucción de la base productiva del país, mientras se decreta un aumento de salario mínimo y de cesta ticket, imposibles de cumplir cuyo efecto se traducirá más inflación y más daños para la productividad del país. “Lumpen” esa categoría del marxismo utilizada para describir una suerte de “desclasados” sociales errantes y sin oficio dedicados a todo tipo de actividad fuera de ley, es lo que ahora pulula: rateros, “malandros”, saltimbanquis de semáforos, gestores de escasez (conocidos como “bachaqueros”), gestores de tramites burocráticos gubernamentales (“bajadores” de mula como se les conoce en el lenguaje popular).

Hay una destrucción de la base productiva, porque se somete al país a racionamiento eléctrico con suministro fuera de especificaciones de calidad, causando daños en equipos del hogar y las empresas, a una asfixia regulatoria que requiere multitud de trámites burocráticos para realizar cualquier simple actividad económica con una reducción de los servicios burocráticos del gobierno, a un máximo de 12 horas semanales, todo un cuadro de postración económica, en medio de insuficiencia estructural de divisas para el suministro de materias primas, partes y piezas de recambio del sector productivo.

Las empresas deben hacer frente a costosas paradas no planificadas, daños colaterales por fallos eléctricos, todo un conjunto de eventos que hacen que con menos unidades para producir y vender, se tenga que cubrir costos cada vez mayores por cada unidad.

Los grandes beneficiarios de todo este caos son quienes de manera organizada y con recursos de toda naturaleza se apropian de una renta cada vez más limitada, estamos definitivamente frente a un desborde de la economía “lumpen”.

Los mas trágico de esta comedia venezolana lo hemos manifestado de manera reiterada: no aparece por ningún lado un Plan de Reformas Institucionales y Económicas, no existe un Plan de Resistencia Pacífica Activa para restituir la fortaleza institucional necesaria para cualquier mejora que se vaya a hacer en la nación.

SalMay2016

Audio:

Ir a descargar

Nota:

[1] “Bajo el pretexto de crear una sociedad de beneficencia, se organizó al lumpemproletariado de París en secciones secretas, cada una de ellas dirigida por agentes bonapartistas y un general bonapartista a la cabeza de todas. Junto a roués arruinados, con equívocos medios de vida y de equívoca procedencia, junto a vástagos degenerados y aventureros de la burguesía, vagabundos, licenciados de tropa, licenciados de presidio, huidos de galeras, timadores, saltimbanquis, lazzaroni, carteristas y rateros, jugadores, alcahuetes, dueños de burdeles, mozos de cuerda, escritorzuelos, organilleros, traperos, afiladores, caldereros, mendigos, en una palabra, toda es masa informe, difusa y errante que los franceses llaman la bohème: con estos elementos, tan afines a él, formó Bonaparte la solera de la Sociedad del 10 de diciembre, «Sociedad de beneficencia» en cuanto que todos sus componentes sentían, al igual que Bonaparte, la necesidad de beneficiarse a costa de la nación trabajadora”

Ver Capítulo V, cuarto párrafo, de “El 18 de brumario de Luis Bonaparte” de Karl Marx, en www.marxists.org

, , , ,

JLT_GÉRICAULT_La_Balsa_de_la_Medusa
27 Apr 2016 Read more

El dilema de los prisioneros en Venezuela: la picardía política y el optimismo ingenuo.

El dilema de los prisioneros.

El dilema de los prisioneros, es una teoría económica enunciada en 1950 por Albert W. Tucker [1] en Princeton, forma parte de  la teoría de juegos. El dilema se refiere a una situación hipotética en la que dos jugadores tendrían interés en cooperar, pero donde, en ausencia de comunicación entre los dos, cada jugador elegirá traicionar al otro. La razón es que si uno coopera y el otro no lo hace, el cooperador resultará absolutamente perjudicado. Sin embargo, si ambos jugadores se traicionan su resultado será menos favorable que si los dos hubiesen decidido cooperar.

Políticos y partidos en Venezuela.

El régimen autocrático del socialismo del siglo XXI, goza de todas las ventajas para sostenerse en el poder, posee:

Primero, el control hegemónico de casi todos los poderes públicos.

Segundo, un marco regulatorio complejo, extenso, de rebuscada interpretación, donde pocas cosas o actividades escapan al control gubernamental.

Tercero, un único partido centralizado con una maquinaria obediente, disciplinada y ordenada sometida por un esquema de dádivas a través de misiones y otros procederes demagógicos.

Cuarto, una poderosa red mediática de canales de televisión, estaciones de radio y prensa nacional, pocos medios gozan de independencia y autonomía frente al gobierno.

Las fuerzas democráticas de Venezuela si bien ganaron de manera aplastante las últimas elecciones se encuentran en una situación de precario poder para ejercer sus funciones. Pero, ¿Cuál es su desafío más importante?, ¿Qué impide tener un Plan de Reformas Institucionales y Económicas?, ¿Por qué no existe una hoja de ruta de Resistencia Pacífica Activa?, ¿Qué podemos hacer para superar esas debilidades?.

Creemos que la razón es que existe una dispersión de esfuerzos porque cada quien tiene una agenda propia la cual piensa es la mejor para el país y a la cual no está dispuesto a renunciar, pues en su ingenuo optimismo cree que siguiendo sus propios intereses puede llegar como primera opción para llenar el espacio de un régimen que no necesita mucha ayuda para ser desplazado. Está ausente la inocencia de proceder y presente un optimismo ingenuo de cambio seguro.

Si analizamos el comportamiento de los expertos, los actores sociales importantes, los políticos y los partidos en Venezuela, podríamos estar en presencia de una situación en la que las actitudes interesadas que buscan el mayor provecho particular, conducen a un resultado desastroso para el fortalecimiento institucional del país, para los mismos particulares, para el político y para su partido. No creemos que haya inocencia en el comportamiento, es el tema del dilema de los prisioneros, vamos a analizarlo a partir de una situación hipotética, en la que hay un camión en la vía (un régimen autoritario en apariencia al final de su existencia), al cual todos rebasaremos de manera ineluctable y un conjunto de vehículos rezagados (particulares, políticos y partidos representativos de una mayoría silenciosa), más ligeros y más veloces. Es en este contexto, ante la casi seguridad del adelantamiento del pesado vehículo, que la picardía podría promover no cooperar, (apartando el mutuo acuerdo), sino competir y tratar de dejar atrás el pesado camión y colocarse a la cabeza de la corrida, si ese comportamiento se generaliza, todos los pilotos (los políticos) y sus vehículos (los partidos), muy probablemente terminaran chocando entre sí y el pesado armatoste con todas sus fallas y lentitud, muy probablemente se eternice en la cabecera de la ruta.

Debemos tener el convencimiento y tomar conciencia de que en política los comportamientos fundados en la unión son los que convienen mejor a los intereses de una sociedad estable y pacífica. La crisis total que vive Venezuela tiene su fuente en el experimento del Socialismo del Siglo XXI, caracterizado por un falso manto de igualdad social, bajo el convencimiento de que el existe una lucha de clases, donde unos explotan al límite a otros, en un perverso sistema dominado por los comportamientos egoístas, de una clase social burguesa. Ese anacrónico modelo se traduce en la “guerra de unos contra otros”, donde la desconfianza gana cuerpo y devienen comportamientos cotidianos el delito, la crueldad, las atrocidades, donde paulatinamente el otro va dejando de ser un ente social y pasa a ser un enemigo, aun cuando sea el propio compañero de infortunios, es el “sálvese quien pueda” donde el propio interés es el único comportamiento válido. Es una búsqueda equivocada de un hombre nuevo, es el desastre social al que conducen las estrategias de confrontación, al final terminará provocando un cambio, cuyo logro dependerá de que se potencie la unión y no se incentive a los intereses particulares, es lo que desearíamos ahora cuando estamos en la encrucijada entre la barbarie, la ley de la selva y un mundo mejor.

La estrategia política.

Los comportamientos interesados son ingenuamente optimistas en el caso Venezuela, porque la superación de los males públicos que padecemos pasa por un acuerdo donde se privilegie de manera transparente un proyecto de país y no la promoción de agendas propias para el aprovechamiento futuro de un mundo supuestamente mejor. Es necesario que asumamos responsablemente:

Primero, que los intereses particulares y los partidistas sean subsidiarios de un proyecto de país con poderes públicos independientes, autónomos y legítimos; en el caso del ejecutivo alternativo y no perpetuo en el tiempo.

Segundo, que las políticas económicas, reglas, providencias, reglamentos y leyes se simplifiquen y sean promulgadas toda vez que sujetos a evaluación de impacto no den lugar a comportamientos interesados, poder discrecional y asimetrías de información que sirvan a los intereses de particulares y de gobernantes en detrimento del espíritu de la norma, es decir de los intereses de la nación.


Audio sobre el tema:

Ir a descargar

[1]Sobre el autor: https://es.wikipedia.org/wiki/Albert_W._Tucker

 

, , ,