Tag Archives: Anti-economía

descarga
04 May 2015 Read more

Comentario sobre la “Oposición sin relato” de Nelson Acosta Espinoza

Los sociólogos de Carabobo

Desde hace mas de un año, hemos tenido en Carabobo y mas específicamente en nuestra Universidad de Carabobo, contacto con mentes brillantes en el campo del análisis sociológico de los graves problemas que enfrenta el país, entre ellos Nelson Acosta Espinoza y Frank Oswaldo López Riera, de seguro el universo de los sociólogos de Carabobo es mas amplio, pero con ellos hemos mantenido permanente comunicación, o cuando menos conversaciones informales.

En nuestro caso particular donde el enfoque es económico, pues casi todos los artículos escritos corresponden a la economía como disciplina, nos hemos sentido reforzados en nuestra tesis sobre la necesidad de atacar los problemas, no solo en su lado macroeconómico, sino en una perspectiva institucional y microeconómica, sin las cuales cualquier medida económica se transforma en una mera pócima engañosa y peligrosa en lo político, pues al ser tan solo efectivas en corto plazo, cuando a la larga terminan sin resolver nada, crean desasosiego y desesperanza en un país con tantas oportunidades.

Evidentemente, necesitamos un “nuevo paradigma” en el estilo que ha planteado Nelson Acosta Espinoza en su artículo “La oposición sin relato” sobre la política, que puede ser extensivo a la retórica reinante en la economía cuando no se la deja salir del reduccionismo macroeconómico dentro del cual se encuentra en Venezuela. El país de las pócimas: aumentos por decreto, controles de precios, emisión inorgánica de dinero, déficit fiscal, dolarización y cualquier prescripción donde pareciera que la economía es tan solo un asunto fácil desde la cual podemos resolver todos los problemas del país. La economía necesita en nuestro medio un nuevo relato.

La oposición sin relato

Nelson Acosta Espinoza

En una entrevista a Margaret Thatcher (1925-2013), se le pregunto cuál fue su logro más significativo en el transcurso de su periodo como primera ministra del Reino Unido (1979-1990). Su respuesta, en cierto sentido, dejo un tanto perplejo al entrevistador: Tony Blair y la llamada tercera vía (con este término se intenta englobar una variedad de aproximaciones teóricas y propuestas políticas que sugieren un sistema económico de economía mixta y el reformismo como ideología).

Desde luego, en esta respuesta había un dejo de sarcasmo muy propio de la cultura política inglesa. Pero también, una verdad de orden discursivo. El Thatcherismo, en tanto relato político, había logrado imponerse hegemónicamente, inclusive, entre sus oponentes. En consecuencia, el partido laborista comenzó a “pensar” al reino unido dentro de las categorías cognitivas propias del discurso conservador. Si bien la Dama de Hierro perdió las elecciones, logro ganar una batalla más significativa, la de orden cultural y simbólico.

Esta anécdota viene a cuento en relación a las próximas elecciones parlamentarias y presidenciales. Lo que intento señalar es que salir triunfante electoralmente no significa, automáticamente, alcanzar una victoria de naturaleza política. Para obtener este último objetivo, se haría necesario desplazar los códigos discursivos del adversario y sustituirlos por un nuevo entramado simbólico. Bien, es bueno preguntarse ¿se están desbloqueando los códigos del chavismo? ¿La oposición piensa el país a través de un marco cognitivo distinto al socialista?

Entiendo que estas interrogantes apuntan hacia una problemática de naturaleza abstracta y, porque no decirlo, de difícil comprensión. No en balde, nuestras élites tienen setenta años pensando el país y practicando políticas al interior de un mismo marco cognitivo. Se desplazan, con altibajos, en el terreno de un único relato político. Industrializar, nacionalizar, distribuir y centralizar han sido códigos de políticas públicas aplicadas por casi un siglo en el país. El Plan de emergencia de Larrazábal y los mercales del chavismo son expresiones de este dispositivo político y cultural.

En fin, las fronteras políticas y sus respectivas identidades se han construidos al interior de estos parámetros. Betancourt, Leoni, Caldera, Lusinchi, Luis Herrera, Carlos Andrés Pérez (uno) son expresiones empíricas de este tramado discursivo y, sus planes nacionales, su manifestación operativa. El chavismo-madurismo, constituye la fase agonal de este viejo y agotado dispositivo simbólico.

Ahora bien, ¿cómo explicar que la oposición no haya podido, aun, elaborar un relato alternativo? Responder a esta interrogante no es fácil. Voy a intentar delinear un intento de explicación. Una primera hipótesis es de carácter antropológico. Un relato alternativo, por ejemplo, implicaría condensar un conjunto de elementos dispersos que sean capaces de producir una explicación alternativa de la coyuntura que experimentan los ciudadanos. Fabricar metáforas, palabras que sean capaces de resumir en forma gráfica lo que sucede y delinear las fronteras entre un “ellos” y “nosotros”. Y, así, romper el cerco discursivo dentro del cual se desplazan los actores principales del ámbito opositor.

Desafortunadamente la oposición democrática no ha logrado construirlo. La tarjeta “Mi negra” (esta tarjeta de débito serviría como herramienta de distribución de 20% de los ingresos petroleros entre la población pobre del país) y el intento de copiar la experiencia gubernamental de las “misiones” es una evidencia de cómo sectores opositores “piensan” dentro del marco cognitivo que se supone deben desplazar.

Hay una tarea impostergable que es necesario asumir. Fabricar con los contenidos sociales de la vida cotidiana (por ejemplo, las colas, la escasez, corrupción, los dolores y penurias de la gente.) metáforas, palabras que sean capaces de resumir en forma gráfica lo que sucede y sus culpables. Me atrevo a sugerir el termino nomenklatura. Ella identificaría con precisión los protagonistas del conflicto presente en la Venezuela actual: nomenklatura vs la gente.

En fin, la política podría ser así.

Este artículo fue publicado en: http://autonomiaspoliticas.blogspot.com/2015/05/oposicion-sin-relato.html

 

, , ,

EquilImag
03 May 2015 Read more

Las condiciones necesarias para la reconstrucción del país (Francisco J Contreras M)

Sanar un país sin pócimas milagrosas.

Quince años de debilitamiento institucional del país es bastante tiempo como para afectar la cultura e idiosincrasia de un país. El daño no se limita a lo económico y a la base productiva del país. Lo mas grave de la debilidad institucional es que condiciona de tal manera el comportamiento humano que reproduce todo tipo de males públicos y banaliza la legalidad.

¿Puede alguna medida económica aislada modificar ese contexto?, ¿Es posible evitar la existencia de mercados negros, la proliferación de actividades del sector informal cuya definición no existe en los diccionarios como: “raspacupos”, “bachaqueros”, “cuida puestos”, “gestores de la escasez sin una agenda que involucre la micro economía, la macro economía y la institucionalidad”?.

Cualquier medida económica que en otros países, con fortaleza institucional, hubiese tenido éxito, en nuestro país puede aumentar la tragedia, pues el problema no está siendo atacado en sus fuentes. Peor aun, puede crear falsas expectativas en la gente que luego al despertar de su sueño y encontrar con algo peor, prefieran ese ominoso pasado y pierdan toda esperanza de un mundo mejor.

Nuestra propuesta es la de un trípode de recuperación institucional del país, no puede haber éxito y estabilidad si a la mesa le falta una pata, necesita tres, ese es el desafío.

La recuperación del equilibrio institucional.

Equil1

 

La recuperación de los equilibrios micro económicos.

Equil2

 

La recuperación de los equilibrios macro económicos.

 

Equil3

Esta propuesta no considera ninguna forma devaluaciones con el propósito de ajustar el presupuesto fiscal, no es posible en este modelo, no es factible en el marco de una aproximación de política pública anti cíclica.

Recuperación del capital social.

Putnam [1] compara el capital social con un aglutinante social y con un rol decisivo en la habilidad de la gente para cooperar en aras del beneficio común. Él distingue entre dos tipos de capital social: bonding social capital o capital social aglutinante y bridging social capital o capital social vinculante.

Ese pagamento social está destrozado en Venezuela producto de la quiebra de la institucionalidad tenemos extractores de renta, aprovechadores de oficio, energía social dilapidada en actividades que destruyen y no crean valor. La clave está en recuperar esa gran parte de los beneficios derivados de la creación de capital social.  Es  alcanzar para si, la confianza, el control de la vida, de la decisión propia, el poder de decidir sobre las cosas que afectan a la propia persona en su existencia, es una libertad creadora y no una esclavitud destructora, producto de incentivos perversos creados por las malas regulaciones.

[1] Making Democracy Work: Civic Traditions in Modern Italy. Princeton University Press, 1993, ISBN 0-691-07889-0

Bowling Alone: The Collapse and Revival of American Community, New York, Simon & Schuster, 2000.

 

Este tema ya lo he tratado en otro artículo: La Improvisación como norma: “El Plan de ajustes económicos de Venezuela – Enero 2015″

 

, , , , ,

Quovadis
18 Apr 2015 Read more

El “Quo vadis” de los problemas económicos de Venezuela y la dolarización

Domine,_quo_vadis“¿Quo vadis, domine?”

La dolarización es un tema difícil y polémico, el debate corre el riesgo de banalización si se deja de lado la discusión teórica y la necesaria validación de cualquier hipótesis. Cualquier medida económica fuera del análisis del impacto regulatorio a través del mercado y en ausencia de cambios institucionales mínimos como lo son: la autonomía e independencia de los poderes públicos, el acatamiento de reglas rigurosas de equilibrio fiscal, el sometimiento de la deuda externa y la sustitución de la discrecionalidad por reglas de estabilización automática, lejos de resolver agravaría los problemas que pretende subsanar. Una dolarización podría cambiar estanflación por una profunda depresión económica.

La dolarización.

En relación con el problema de ajuste de pagos internacionales hay variadas opciones:

  • Flotación del tipo de cambio: la fijación del tipo de cambio se deja total o parcialmente (flotación sucia) en función de las fuerzas del mercado.
  • Sistemas de cambio fijo de la moneda nacional con respecto a otra moneda extranjera (por ejemplo la caja de conversión): el tipo de cambio lo fija la autoridad monetaria según las condiciones del ciclo económico y el estado de la balanza de pagos.
  • Adopción de otra moneda como unidad de curso legal (por ejemplo el dólar estadunidense).
  • Control de cambios: sistema donde las autoridades económicas fijan el tipo de cambio y administran a discreción la compra y venta de divisas.

El sistema de fijación de cambios predominante en el mundo es el de cambio flexible. Se asume que la flexibilidad del tipo de cambio reduce la vulnerabilidad económica en países pequeños y abiertos ante las contingencias de choques externos. Un sistema flexible proporciona una mejor respuesta frente a los problemas de inestabilidad monetaria y fiscal en un mundo global con una creciente interrelación comercial y financiera.
La dolarización es el proceso mediante el cual un país adopta al dólar estadunidense (o cualquier otra divisa) como unidad monetaria que cumple las siguientes funciones:

  • Reserva de valor: se refiere al uso que tiene la unidad monetaria como referente de posesión de valor.
  • Unidad de cuenta: cuando se la aplica como medida de comparación de valores de los bienes y servicios.
  • Medio de pago: para efectuar transacciones económicas de compra y venta de bienes y servicios.

La dolarización puede ser formal o informal.

  • Informal: cuando la mayoría de las transacciones internas se efectúan en moneda extranjera y los fondos se mantienen principalmente cuentas bancarias en moneda extranjera.
  • Formal: cuando las autoridades económicas de un país adoptan como moneda de curso legal un signo monetario extranjero.

Propósitos de una dolarización.

  • Imposibilitar la emisión de dinero inorgánico con lo cual se evita una de las fuentes fundamentales de la inflación estructural que existe en países con debilidad institucional y ausencia de contrapoderes públicos.
  • Limitar los movimientos especulativos que despertaría la expectativa de depreciación del tipo de cambio bajo un esquema de cambio flexible o flotante.
  • Impedir las pérdidas por riesgo cambiario a nivel del servicio de deuda externa (amortización e intereses).
  • Permitir una integración más estrecha con la economía de EEUU nuestro principal socio comercial con lo cual habría una mejor estabilización de la economía.

Limitaciones de la dolarización

  • Un país que adopta una moneda extranjera como su unidad monetaria de curso legal renuncia a los ingresos que se derivan de la emisión de monedas y billetes de nominación nacional y de la gestión del encaje legal que se retiene a los bancos privados. Cuando un Banco Central imprime monedas y billetes en contrapartida administra las reservas de divisas, los activos extranjeros, los títulos públicos y los préstamos a bancos privados que generan un rendimiento.
  • Las economías que adoptan como unidad monetaria una divisa de otro país, se hacen vulnerables a los impactos de las economías fuente de la divisa aplicada como moneda de curso legal.
  • Se sacrifica la capacidad de la autoridad monetaria del país (Banco Central de Venezuela), para la utilización de los instrumentos de política monetaria con la finalidad de estabilizar la economía ante la posibilidad de inflación, de recesión o de impactos en el mecanismo de ajuste de pagos internacionales.
  • No impide la presencia de déficit fiscal, de deuda externa, ni de los impactos macroeconómicos negativos producto de regulaciones gubernamentales.
  • No reduciría el riesgo soberano, pues se mantiene la posibilidad de incumplimiento de pagos internacionales y de déficit fiscal.

No hay evidencia empírica concluyente sobre la dolarización de la economía como factor clave de estabilización económica.

Venezuela forma parte en lo geográfico y en lo económico al área de influencia del dólar, y muy probablemente América Latina en algún momento establecerá, desde el Norte hasta el sur del continente, acuerdos de armonización de la política pública en todas sus perspectivas.

Los intentos fallidos de dolarización en países como Argentina y Perú terminaron en un fracaso ya que la dolarización no permite de manera automática la resolución de los problemas de debilidad institucional e irresponsabilidad fiscal de los gobiernos, que en la mayoría de las ocasiones, están en el origen de los problemas de estabilidad económica.

La experiencia de Ecuador podrá sostenerse hasta el día en que su Gobierno ceda ante la improductividad del déficit fiscal y  endeude irresponsablemente al país, todavía en ese país se mantiene un respeto institucional y existen contrapoderes públicos, la estabilidad no procede de la dolarización sino del respeto gubernamental a principios de doctrina fiscal y económica. El día que el Presidente Correa se olvide de la economía que aprendió en EEUU y se deje seducir por la “Escuela de la Anti Economía de Venezuela”, el éxito de la dolarización tendrá sus días contados.Dolar2

Sin hacer mucho esfuerzo, Ecuador tiene un vecino: Perú, este país sin un esquema de dolarización ha logrado en el mismo período que su vecino un resultado similar macroeconómico y microeconómico. Hay muchos más países con éxito económico sin dolarización que a la inversa.Dolar3

Dolar4

Los países con esquemas de tipo de cambio fundamentados en moneda extranjera son unos pocos y en su conjunto son países pequeños en lo demográfico y en lo económico, si bien no constituye este argumento una refutación sobre las bondades del sistema, tampoco es un argumento concluyente para validar su ventaja frente a otros esquemas de política cambiaria. Pero podemos afirmar que el hecho de que funcione en algunos países con estabilidad económica es suficiente evidencia para concluir en su superioridad frente a la dolarización o cualquier otra herramienta de ajuste.

Dolar1Fuente: The Stateman’s Year-Book; Worl Economic Outlook, FMI

Nota: También hay territorios muy pequeños que usan monedas extranjeras: Islas Norkolk (dólar australiano), Islas Cocos (Keeling) (dólar americano y neozelandés), Islas Cook y Niue (dólar neozelandés) y Tokelau (dólar neozelandés).

No hay una validación concluyente para la dolarización como factor de política económica de estabilización. Lo que sí resulta validado, es que en los países donde hay una observancia rigurosa del equilibrio fiscal, control de la emisión inorgánica de dinero y  fortaleza institucional con contrapoderes públicos, allí hay estabilidad y crecimiento.

“Romam vado iterum crucifigi”

El fondo del drama existencial en Venezuela es la pérdida del sentido económico básico: el análisis de la secuencia de ciclo perverso macroeconómico de la inflación y mas allá del estancamiento secular, de la profunda depresión económica que tenemos en el futuro próximo. La fuente de los males no está en la caja de herramientas de la economía, está en el marco institucional desde donde se formulan políticas públicas al margen del mercado, sin consideración de los efectos perversos de las regulaciones que incentivan la pereza social y el mal uso de los recursos productivos, es un círculo vicioso, de tragedia de los comunes de búsqueda de rentas y de poco emprendimiento social.

Quovadis

, , , ,

AntiecoIII
31 Jan 2015 Read more

La Improvisación como norma: “El Plan de ajustes económicos de Venezuela – Enero 2015”

AntiecoIIIExtracto.

Como ha sido corriente, esta experiencia de Gobierno Socialista lo que se presenta como planes no va mas allá de un compendio de promesas. En esta oportunidad, peor ni siquiera existe en el ámbito macroeconómico, salvo la intención de efectuar una corrección del tipo de cambio y un nuevo mecanismo de administración del otorgamiento de divisas. Las otras promesas tienen el inconveniente de agravar los desajustes macroeconómicos, pues alimentan el gasto y no la recaudación.

Está ausente una propuesta microeconómica favorable al crecimiento económico y al emprendimiento, solo se menciona un ultimátum que afecta al sistema de logístico del país. No se encuentra en los anuncios una aproximación que desbloquee los fallos del mercado inducidos por las regulaciones. Lo institucional ni se menciona.

Lo que no se señala pero si está en marcha es un conjunto de providencias fiscales que prácticamente hacen del contribuyente un infractor de la ley. Tampoco es una salida, porque con una crisis como la que sufre el país difícilmente las fuentes de recursos tributarios aumenten, mas bien bajo crisis la renta disminuye, y al disminuir, lo hace también la recaudación.

Ámbito macroeconómico

La estabilización económica es uno de los propósitos de las políticas públicas, requiere del mantenimiento de un adecuado equilibrio fiscal entre el gasto y los ingresos públicos, de una gestión acorde de la creación de dinero y de un mecanismo regulador de los pagos internacionales. La evidencia del profundo desajuste de la economía venezolana se refleja: primero, en un altísimo nivel de inflación y escasez, y segundo, en una insuficiencia estructural de reservas internacionales.

En términos de estabilización, Venezuela necesita una racionalización del gasto público y el restablecimiento del equilibrio fiscal, ambos objetivos exigen un gasto orientado hacia el crecimiento económico que genere mayores recursos a través de la recaudación fiscal. Que se anuncia mas gasto corriente. La propuesta gubernamental es de aumento del gasto corriente, no del gasto que induce crecimiento económico: mas becas y aumentos de salarios, con una severa restricción de divisas, amplían y propagan mas la inflación. Hay una propuesta económica que si podría tener impactos sobre el crecimiento: la construcción de viviendas, pero no se dice cómo se financiará ese gasto público de inversión.

Con respecto al mecanismo regulador de los pagos internacionales, la apuesta es clara: una devaluación de la tasa de cambio, manteniendo el racionamiento de divisas, se ha expresado que habrá un mecanismo de pagos por la vía de subasta, pero no se informa en qué consiste, igualmente el tema de ajuste del precio de la gasolina queda en la incertidumbre.

Mientras no se aclare cómo se financiará el programa de viviendas y el nuevo esquema cambiario, la ejecución de las medidas de impacto inmediato, tendrán como fuente de financiamiento la creación de dinero inorgánico, la consecuencia será mas inflación y escasez.

Ámbito microeconómico

No hay ninguna alusión sobre análisis del cómo las empresas y los individuos actuarán hipotéticamente frente a las medidas fiscales, monetarias y administración del tipo de cambio. Ni propuesta para hacer mas eficiente al mercado. Las elocuciones a través de los medios hacen pensar que la naturaleza de las medidas microeconómicas van en la dirección de intensificar el poder discrecional de los funcionarios públicos y de activistas políticos para la intervención, supervisión y administración (en el caso de expropiación) de las cadenas de suministros en el país. Por los diferentes medios nacionales se muestra la actuación de esas personas en las empresas manufactureras y de servicios. En los casos vistos, hasta ahora, de confiscación y expropiación, el control por parte del Gobierno, no ha resuelto el problema, basta con observar lo que ha acontecido desde la producción de cemento, cabillas, hasta la producción de envases de vidrio, es fácil anticipar lo que podría ocurrir a nivel logístico en el país.

Dos consecuencias negativas se derivan de un procedimiento de carácter discrecional como el referido. Primero, las personas cuyo ejercicio discrecional ha sido habilitado para ejercer tareas de supervisión son profesionales con competencias totalmente diferentes a las necesarias para administrar una red logística, la dirección de una red de suministros requiere un profundo conocimiento especializado y experiencia, cuando se transfieren las responsabilidades logísticas a funcionarios públicos, los flujos de aprovisionamiento se rompen, se hacen lentos y se introducen filtraciones en el sistema con pérdidas de materias primas, bienes y servicios. Segundo, los controles de precios crean todo tipo de incentivos perversos a medida que se intensifican, así el costo de no conseguir lo que se busca, mas el costo de la propia búsqueda y mas el costo del tiempo en colas, llegan a ser superiores al costo de infringir la ley, en ese momento es indetenible la proliferación de los mercados negros con su secuela social de erosión de la base productiva del país. Los gestores de escasez, hacedores de cola, informales mas el costo de las regulaciones sumen al país en la miseria propia de los sistemas comunistas.

En tanto no exista una política de regulación a través del mercado, toda medida dará lugar a reasignaciones de recursos desde actividades productivas (manufactura y operaciones logísticas) hacia actividades no productivas (gestores de escasez, de colas de información, gastos de regulación innecesarios). Se alimenta la escasez y la inflación por improductividad del sistema.

Ámbito institucional.

Gran ausencia, que ni se nota en nuestro país, ello es así por dos razones, primero, es un estado con tradición presidencialista y con centralismo en el ejercicio del poder, existe la idea de que la efectividad de una política pública depende las declaraciones de alguien que desde su palco mediático, da órdenes aquí y allá, segundo, no hay independencia y autonomía en los poderes públicos que permita la existencia de contra balances de poder y la supervisión automática y no discrecional de las políticas públicas, esto crea condiciones favorables para que priven sobre el interés público, el interés personal del funcionario con poderes discrecionales.

Mientras no existan contra balances entre las diferentes esferas del poder público, el interés general que debe caracterizar la acción pública, se desviará hacia el interés individual de quienes detentan el poder, actividades de transferencia que destruyen valor.

Los criterios para la formulación de un plan económico de ajustes.

Propuesta macroeconómica:

  • Equilibrio fiscal con reajuste gradual del gasto público hacia la inversión pública y al crecimiento económico.
  • Eliminación de la creación de dinero inorgánico.
  • Eliminación del sistema de ajustes de pagos externos con tipos de cambios diferenciales, con existencia de un sistema de cambio flexible y uno libre en función de subastas en un mercado paralelo.

Propuesta microeconómica

  • Sustitución de las regulaciones discrecionales y de los controles de variables resultados por un mecanismo de regulaciones a través del mercado.
  • Sometimiento de toda regulación a evaluación de impacto regulatorio para evitar los incentivos perversos, el riesgo moral y las asimetrías de información.

Propuesta institucional

  • Eliminación de leyes habilitantes.
  • Legitimación de los poderes públicos de manera que se garantice independencia y autonomía, de los unos con respecto a los otros.

, , , , , , , , , , , ,

Cola_pto
12 Jan 2015 Read more

La anti economía gubernamental y el caos económico

Extracto.

Venezuela en la encrucijada, sigue creciendo la liquidez monetaria y se desborda el riesgo país. Una inflación incontenible, entre las mas altas del mundo, soterrada por los controles de precios, pero que se refleja dramáticamente en colas y desabastecimiento. Esta es la parte visible de una profunda crisis con daños que no son fáciles de revertir en el corto plazo. Venezuela, es un país donde se piensa que con tan solo retórica e intenciones es posible resolver todo, es la anti economía en su máxima expresión. 

La anti economía

Es la anti economía lo que prevalece en el país, el gobierno no es la excepción, toda una vida viviendo a expensas de la renta petrolera, dejó su impronta en la mente de los venezolanos, creer que el pensamiento sin acción y sin trabajo, lo puede todo con tan solo recurrir al erario público. Así que nuestros gobernantes se pasean por el mundo, con el anacrónico discurso de que los males del mundo son producto del imperio, el mundo atónito pensará, cómo ha sido posible dilapidar tanto, en tan poco tiempo y de paso comprometer lo que existía, preguntas sin respuestas.

Las palabras pueden movilizar, pero solo una visión integral compartida de país nos puede salvar, hay que tener sumo cuidado con medidas economicistas aisladas que solo se fundamenten en los equilibrios macro económicos, son condición necesaria, mas no suficientes. Hay un camino largo que pasa por re institucionalizar al país y por la inclusión del saber económico micro sobre el comportamiento humano.

Por lo pronto lo inevitable, un ajuste macro económico, para el restablecimiento del equilibrio fiscal, para el control de la oferta monetaria y un esquema de ajuste cambiario. Medidas efectivas pero insuficientes.

El riesgo soberano

Venezuela es un país insólito, en cualquier otra nación una crisis económica como la que está aconteciendo, ya hubiese sido motivo para movilizar a los actores fundamentales de la vida económica, política y académica para enfrentar la crisis. No es el caso, las autoridades gubernamentales de hecho mantienen la misma posición de siempre frente a la debacle económica, es responsabilidad de otros, de una supuesta conspiración, y se utiliza toda la fuerza de los recursos del estado con el propósito político de descalificar cualquier opinión diferente a la suya.

Pero en un contexto donde la solución requiere el concurso y participación del resto del mundo, esa práctica encarece cualquier propuesta de solución. Ya el país por si solo no puede enfrentar el caos económico, tiene una insuficiencia estructural de divisas, sumamente grave para un país que tan solo genera divisas producto de la renta petrolera y donde es realmente difícil producir cualquier otra cosa en condiciones de competitividad, las importaciones no tienen sustitutos en la producción interna.Enero2014_1

Recurrir al crédito internacional es una tarea sumamente costosa para Venezuela, desde que el Sr. Nicolás Maduro asumió el poder el riesgo soberano ha crecido desde 1378 puntos en febrero del 2013, a 2678 puntos durante la primera semana de Enero del 2015. Actualmente, la tasa libre de riesgo se sitúa en alrededor 2,17 % [1], con un riesgo soberano de 2678 puntos, significa que el Gobierno tendría un costo de deuda para créditos adicionales de 28,95 % (2,17 % + 26,78%), es decir que en Venezuela se tendría que aplicar esos recursos y generar un retorno sobre 28,95 %, para poder pagar los intereses. No hay opción, El Gobierno tiene que mejorar la percepción de riesgo de los acreedores aceptando las condiciones que le impongan, básicamente: cesar la emisión inorgánica de dinero, restituir el equilibrio fiscal y modificar el mecanismo de ajuste del tipo de cambio.

Su significado en términos de cesación de pagos, lo diferente y no comparable, lo inevitable de un ajuste estructural.

La cobertura de la liquidez monetaria

La mejor expresión de la incontinencia fiscal se percibe a nivel monetario a través de la cobertura económica de los medios de pago, a febrero del 2013 la cobertura de las reservas internacionales a la liquidez monetaria era de 25 % a la primera semana del mes de enero del 2015 es de apenas 7 %, un deterioro de 75 %.Enero2014_2

Los gobiernos como el nuestro que viven a expensas de la renta petrolera, se les hace difícil sobreponerse a la tentación populista, por lo que resulta fácil aumentar el gasto público y difícil reducirlo. En el venezolano está arraigada una cultura donde se piensa que el gobierno debe proporcionar todo sin contraprestación alguna, no es una racionalidad fundada en déjame emprender para yo resolver por mis propios medios.

La inflación

La inflación según cifras oficiales cerró el año en 60 %, entre las mas altas del mundo, el problema es mas grave de lo que revelan las cifras, ya que existe un control de precios, si consideramos un índice de escasez sobre el 40 %, mas el costo de búsqueda, cola y espera, ese nivel podría superar el 120 %.Enero2014_3

Con todas esas consideraciones las cifras oficiales muestran una situación alarmante. Van a ser 29 años con una inflación promedio anual superior a los dos dígitos, desde el año pasado si se hacen las debidas correcciones sería superior a los tres dígitos.

Sin considerar escasez, colas y costo de búsqueda y espera las expectativas de inflación se sitúan entre 68 % y 82 %.

[1] http://www.stern.nyu.edu/~adamodar/pc/datasets/wacc.xls

, , , , , ,

antieco
23 Dec 2014 Read more

La anti-economía en Venezuela (II): el sesgo de la centralización (Francisco J Contreras M)

EXTRACTO.

Desde el año 1940 hasta el presente en Venezuela ha dominado una cultura abiertamente adversa a la economía. Solo dos modelos de modernización con visión económica consistente de país han sido conocidos: el del Gobierno del Presidente Isaías Medina Angarita (1941-46) y el Gobierno de Carlos Andrés Pérez (1989-93), ambos gobiernos no culminaron su ejercicio, el primero por un golpe de estado y el segundo por un juicio político. Durante los otros períodos presidenciales solo hubo intentos aislados como la “sustitución de importaciones”, la “promoción de exportaciones”, la “Gran Venezuela”, siempre sujetos a la impronta político-ideológica electoral y al populismo. Es una historia donde cualquier intento de ofrecer sustentación económica al proyecto de país fue descalificado con epítetos como “neoliberalismo salvaje”, “tecnocracia”, “desarrollismo”, y últimamente, con cualquier descalificación. Ha sido un escenario donde se ha impuesto una racionalidad centralista del poder y del conocimiento que ha soslayado la potencialidad de bienestar de la propia región carabobeña.

Una cultura signada por el efectismo de lo inmediato.

La formación cívica del venezolano es muy escasa, se cree que los síntomas de los males públicos pueden ser resueltos de forma instantánea, cada quien anda siempre a la espera de un mesías, de un gobierno que le proporcione todo sin esfuerzo alguno. Resulta ser que solo hay progreso si se crea riqueza, que si no se produce no hay nada a repartir, la gente debe convencerse que no es posible mejorar arrebatando a otros lo que le hace falta.

Se ha recreado una cultura donde cada gobernante de turno utiliza la renta petrolera para perpetuarse electoralmente en el poder. Como mínimo hay que impedir constitucionalmente la perpetuación en el poder, debe existir una alternabilidad en el ejercicio de gobierno. Esta es una condición necesaria en un país donde la fuente primaria de creación de valor está en manos del Estado.

El países con renta petrolera bajo control gubernamental, nada obliga al gobierno a promover el crecimiento, ni el desarrollo, pues no depende rentísticamente de lo que produce la sociedad sino de la circunstancia fortuita de ser propietario de la principal fuente generadora de ingresos. Estos estados petroleros no requieren un poderoso sector productivo que genere tributos, ni una clase media ilustrada esencial para el desarrollo, éstos son mas bien una amenaza para sus intereses. Un estado petrolero donde existe perpetuación en el ejercicio del poder requiere una masa de pobres acostumbrados a las dádivas y una clase parásita que vive del lado oscuro de los fallos del mercado, esencialmente de mercados paralelos de toda naturaleza.

La gente asocia su estado de bienestar con la acción gubernamental, el venezolano espera que sea el mismo presidente quien le resuelva todos sus problemas, piensa “Ojalá el Gobierno controle los precios”, “los comerciantes son especuladores”, “se hace cola pero el tiempo pasa rapidito y llega el momento que a uno le toca, hay!! si no fuera por el Presidente”, “con equipa tu casa se pasa trabajo en colas, pero es un regalo”. No hay sentido de responsabilidad hacia si mismo, se espera que el Gobierno lo resuelva todo, la gente no identifica el origen los males públicos con la acción gubernamental.

La idea de unos recursos ilimitados llevó a los políticos y a los economistas a la hipótesis de que era posible liberarse del principio de la escasez, que no se tenía que ser muy cuidadoso en el uso de esos recursos materiales y financieros siempre limitados para evitar despilfarros, sino lograr, como fuere, la plena ocupación de esos recursos y mantener a todos felices liberados de la escasez.

Esa racionalidad tiene efectos importantes, cuando el individuo centra su atención en los males públicos como algo externo e incontrolable, se libera también de toda responsabilidad hacia si mismo. No obstante, nadie está absolutamente desprovisto de recursos y competencias, y tampoco, su contexto externo cercano está pleno únicamente de amenazas. Ubicarse estratégicamente en lo que se posee y en las oportunidades del contexto cercano, permite analizar la acción pública desde lo local. De allí la importancia de ocuparse de la acción política desde el propio ecosistema local y regional.

El federalismo centralizado como cultura.

Los venezolanos han estado tan acogotados y acostumbrados al federalismo centralizado, y es tan cierta esta aseveración, que aún cuando en cada región haya universidades, emprendedores, instituciones y un conocimiento decisivo de si, siempre se busca en la capital alguna voz experta que les diga lo que quieren escuchar, mas no las verdades amargas sobre el esfuerzo y el compromiso necesario para tener éxito.

Regionalmente hemos dejado de lado la localidad de nuestra tragedia, escuchando historias conocidas sobre lo macroeconómico. La descapitalización de la industria carabobeña, inducida por las regulaciones arbitrarias, es atroz. Se ha dejado de lado la destrucción de la base productiva industrial de Carabobo, la cual no ha sido solo por obsolescencia, o por falta de emprendimiento; de mayor daño ha sido el causado al talento humano, a los intangibles. Son temas nuestros, de Carabobo y también del país. La tarea del emprendedor enfrenta la recreación de una cultura laboral adversa a la productividad.

Carabobo industrial, en gran medida se hizo, en los sesenta, desde aquí, con su Universidad de Carabobo en alianza con el Concejo Municipal de Valencia, con unos emprendedores pioneros y unas empresas transnacionales que creyeron en este estado y su visión.

Un segundo impulso industrial se vivió entre finales de los ochenta y mediados de los noventa. Las buenas prácticas de manufactura, de incentivos al conocimiento y bonificación por desempeño, de la aplicación exitosa de los enfoques de calidad total, permitió que muchas empresas exportaran, incluso hacia mercados exigentes como Japón, ejemplo de ello el Grupo Sivensa. Fue una época de esplendor para el Grupo Corimon y para Mavesa, hubo empresas venezolanas cuyas acciones se transaban en las bolsas de valores internacionales. No buscaron apoyo mediático en la capital, ni de expertos en decir lo que se quiere escuchar, se hizo con iniciativa local. Se creó un “Know How” de servicios de consultoría y capacitación, en manufactura, procesos, administración, gerencia con prestigio en América Latina. En Carabobo surgieron organizaciones para la creación de valor como FUNSEIN (http://www.funsein.org/index.php), FUNDAMETAL (http://www.fundametal.edu.ve), CEATE (http://www.fundaceate.com/).

, , , , , , , , , , , , ,