Tag Archives: Caos económico

CapSoc2
11 Jul 2015 Read more
Imag_pers_2015_II
13 Oct 2014 Read more

Aspectos cualitativos de las perspectivas económicas para el 2015. Parte II (Francisco J Contreras M)

EXTRACTO.           

Venezuela enfrenta severas restricciones para su recuperación económica, primero, el estancamiento y deterioro de la infraestructura física y de los servicios públicos necesarios para sostener el crecimiento económico, segundo, una insuficiencia estructural para la generación de poder de compra de componentes importados, lo cual hace que el impulso de demanda con gasto fiscal y dinero inorgánico se traduzca en inflación y desempleo, tercero, un proceso de desindustrialización, cuyo freno necesita una estrategia de elevación de la productividad laboral y de aumento del rendimiento del capital, cuarto, una inmediatez y menosprecio hacia el conocimiento económico, hay que devolverle a la economía su estatus: el análisis de impacto regulatorio de la política económica.

El mundo en una perspectiva coyuntural

De nuestro anterior escrito[i] concluimos en los siguientes factores clave en el devenir económico para el 2015 en el mundo:

  • Leve recuperación generalizada en el mundo con tendencia al estancamiento secular impulsada por EEUU y China.
  • Fragilidad económica en la Comunidad Europea (lowflation), en los BRICS (excepción China), en los BENIVMs, en el nuevo club llamado “los cinco frágiles”.
  • Esfuerzo en las economías con influencia mundial (OECD, BRICS, BENIVMs,) por mejorar simultáneamente el rendimiento del capital y la productividad del trabajo, para crear condiciones de mejoramiento cualitativo del talento humano, y del impulso de la innovación.
  • Discusión abierta sobre la ética del capitalismo y del emprendimiento, de la reducción de las desigualdades a través del mercado y de la innovación frugal.
  • Indicios de una caída de los precios de las energías fósiles –entre ellas las derivadas del petróleo-[ii]

Condicionantes de los procesos económicos en Venezuela

El estancamiento y deterioro de la dotación de infraestructura física y de los servicios públicos del país desde larga data.

El crecimiento económico de América Latina tiene “pies de barro” ha sido insuflado desde la demanda sobre la base de las exportaciones de materias primas, con una estrategia asistencialista distributiva y con una importación masiva de bienes de consumo final. Poco o nada se ha hecho durante estos últimos quince años en el mantenimiento y dotación de infraestructura física y servicios públicos. Hay excepciones en los países agrupados bajo la Alianza del Pacífico (Chile, Colombia, Perú, México, Costa Rica). En los países del Eje Atlántico (Argentina, Brasil y Venezuela) es una historia de mucho gasto público distributivo sostenido por la generación de divisas, han sido tres lustros de impulso de la economía mundial gracias al éxito de la economía China. Hoy se ha descubierto que esas siglas BRICS en términos de impacto económico no es del conjunto sino de China, todo el resto es fragilidad. Sobre el tema se puede hacer unas consultas mas extensas en dos estudios sobre la infraestructura en América Latina, ellos son:

  • Infrastructure in the Development of Latin America[iii]
  • Infraestructura física para la integración en América Latina y el Caribe[iv]

El caso de nuestro país es la mejor expresión de ese decenio y medio perdido, en todos los indicadores referidos a penas supera a Paraguay y Nicaragua, una muestra decepcionante para un país cuyo experimento socialista ha consumido 562.806 millones de $ USD (nominales sin ajuste por inflación)[v] durante 15 años. En ese lapso, ni siquiera el proyecto ferrocarrilero de la Venezuela anterior al socialismo del siglo XXI -que debió culminar en el 2012- ha sido concluido.

A pesar de que la información sobre Venezuela es escasa y fragmentada podemos tomar de esos estudios dos tablas:

Tabla I: Infraestructura 2010-2011: América Latina y El Caribe

PerspII_2014_1Fuente: Foro Económico Mundial.

Las informaciones que ofrecemos de diferentes fuentes de organismos internacionales validan la hipótesis del decenio y medio perdido por Venezuela en su dotación de infraestructura física y de servicios públicos, en una región que se cuenta en el mundo como una de las que menos atención otorga a esas necesidades vitales para el crecimiento y la innovación.

En un mundo donde los actores principales debaten sobre el futuro en términos de innovación, de mejoramiento del rendimiento del capital y de la productividad del trabajo, nosotros permanecemos a espaldas de la realidad. El discurso exageradamente político sin contenido epistemológico y esencialmente ideológico nos aparta irremediablemente de la búsqueda del consenso y de un mundo mejor. De no ser por la existencia de San Salvador seríamos el país con el mayor índice de muertes por cada 100.000 habitantes de América Latina.

Tabla II: Indicadores sobre infraestructura física y de servicios para América Latina (SELA)

PerspII_2014_2Fuente: Infrastructure in the Development of Latin America [vi]

Insuficiencia estructural de divisas.

A comienzos de año investigamos uno de los eventos estructurales de mayor impacto en Venezuela: “la insuficiencia estructural de medios de pagos internacionales” [vii], Hay que tener en consideración que desde el punto de vista cualitativo en Venezuela es imposible producir un bien exento de componente importado. Nuestro país sufre el denominado “Mal Holandés ”, existe un sesgo importador de tal magnitud que salvo el petróleo es bien difícil producir algo competitivo para el exterior.

Lo ideológico y lo político tiene tanto peso en este país que resulta casi imposible la formulación de una estrategia económica, ya que se supone de plano que los venezolanos no aceptarían una propuesta económica, para muestra, el precio de la gasolina donde nada mas la administración de la cobranza es mas costosa que el precio de la misma. Al igual que en nuestras universidades donde se cobran servicios cuya la gestión del cobro es mas cara que el precio de los mismos.

Tabla III: insuficiencia de divisas en Venezuela

PerspII_2014_4Fuente: estimación a partir de la comparación entre el nivel óptimo y el nivel de reservas internacionales netas (el nivel óptimo es equivalente a 5 meses de importaciones mas el pago de deuda externa y su servicio)

La desindustrialización.

No sólo se hace frente a una sobrevaloración del bolívar, sino a un clima totalmente adverso a la actividad empresarial, de expropiaciones, controles de precios y costosas regulaciones laborales que poco incentivan el rendimiento del capital y la productividad del trabajo. En lo cuantitativo no hay en el país publicaciones oficiales sobre el número de empresas cerradas, confiscadas o expropiadas. Las informaciones sobre la situación de las empresas afectadas en términos precisos se desconoce, los gremios empresariales revelan que durante 14 años entre 1998 y 2013, han cerrado unas 4.000 empresas y han sido expropiadas unas 1.190, entre los sectores agremiados a FEDECAMARAS [viii]. Desde 1968 la trayectoria del valor agregado industrial per cápita es de deterioro, específicamente hay una leve recuperación entre 1982 y 1996, para luego entre 1996 y el 2013 mostrar signos de deterioro o estancamiento.

La inmediatez de la política y menosprecio hacia el conocimiento económico

Hay en nuestro ambiente un sesgo político ideológico en el discurso sobre la explicación de lo que acontece en el país económico. Se piensa que hablar con soltura sobre el PIB, la inflación, el desempleo, la tasa de cambio y de otras variables resultado, es sinónimo de validación de hipótesis de los problemas económicos o de formulación de política económica. No existe un esfuerzo de argumentación teórica o de presentación de evidencia empírica sobre lo que se afirma. Hay un explicación para ello, se hace necesario hablar en el lenguaje que la gente comprende y desea escuchar. Este contexto ha dado lugar a una banalización de la economía en Venezuela. En consecuencia, todo el mundo sabe tanto de economía como quien cree que está calificado para hablar de la migraña porque conoce que la aspirina es un analgésico y actúan como si fueran médicos. La economía resulta incomoda pues desnuda la naturaleza de los males públicos y de la demagogia política. Es por ello que la inflación como fenómeno económico existe en pocos lugares del mundo: donde prevalece el discurso ideológico sobre el económico.

Se cree que las condiciones económicas pueden cambiar con las mismas características que una opinión política, no se puede cambiar de inmediato unas condiciones estructurales del país recreadas durante 15 años, no se puede dotar al país de la noche a la mañana, de la vialidad, de la generación de energía, de los servicios públicos que no se construyeron en medio de una bonanza económica. Es realmente difícil modelar un arraigo cultural donde la gente cree que los males que sufre no son de su responsabilidad, que ese sufrimiento es culpa de otro, y menos, cuando observa la opulencia con que viven sus gobernantes. Encauzar al país es un compromiso social y político de todos para sacarlo de su tragedia, eso si puede ser políticamente viable y con resultados inmediatos, que nos permitan reconstruir y rehacer todos juntos esta nación.

Los condicionantes y sus consecuencias

  • El estancamiento y deterioro de la dotación de infraestructura física y de los servicios públicos del país desde larga data: hace imposible el crecimiento económico en el mediano plazo, ya que no se posee una cadena de apoyo para la creación de valor, cualquier intento de fuerte crecimiento colapsaría la vialidad, las comunicaciones, la generación y distribución de electricidad.
  • La insuficiencia estructural de divisas: hace insostenible difundir el crecimiento económico por la vía del gasto público y de la emisión inorgánica de dinero.
  • La desindustrialización: el freno de la desindustrialización solo es posible con arreglos institucionales, que sometan al análisis de impacto regulatorio, cualquier medida o política económica, de manera que aumente la productividad laboral y el rendimiento del capital.
  • El predominio de la inmediatez de la política y menosprecio del conocimiento económico en la formulación y ejecución de la gestión pública y en el discurso mediático: hace necesaria la participación de las academias de ciencias y del sistema de educación superior en el estudio del impacto regulatorio de las políticas públicas.

FJCM062014

Francisco J Contreras M

Economista UC 1972

Doctor de Tercer Ciclo en Técnicas Económicas Modernas, Prospectiva y Previsión

Universidad de París 1979

Docente de la Universidad de Carabobo

Consultor en Prospectiva Empresarial

[i] http://franciscocontreras.com.ve/2014/10/06/aspectos-cualitativos-de-las-perspectivas-economicas-para-el-2015-francisco-j-contreras-m/

[ii] http://franciscocontreras.com.ve/2014/07/31/sera-el-fin-de-los-precios-altos-del-petroleo-y-de-otras-energias-fosiles/

[iii] http://publicaciones.caf.com/media/33151/ideal_ingles_feb8.pdf

[iv] http://www.sela.org/attach/258/default/Di_No_11-Infraestructura_fisica_para_la_integracion_en_ALC.pdf

[v] http://www.franciscojcontrerasm.com/prospectiva/analisis-de-entorno/sobre-el-plan-marshall-de-reconstruccion-de-europa-y-el-plan-del-socialismo-del-siglo-xxi-en-venezuela/

[vi] http://publicaciones.caf.com/media/33151/ideal_ingles_feb8.pdf

[vii] http://www.franciscojcontrerasm.com/prospectiva/analisis-de-entorno/la-insuficiencia-estructural-de-reservas-internacionales-netas-en-venezuela/

[viii] http://bancaynegocios.com/muchas-de-las-empresas-expropiadas-por-el-gobierno-siguen-sin-cancelarse/

, , , , , , , ,

VEn_ECUa
15 Sep 2014 Read more

Los fallos del mercado bajo el socialismo del siglo XXI (III)

EXTRACTO.

El Socialismo del Siglo XXI es un modelo inviable, solo se ha podido sostener en Venezuela gracias la capacidad de gasto que gobierno posee. En el mundo aparte de Venezuela se califican como socialistas del siglo XXI, Bolivia y Ecuador, pero en estos últimos, ni se ha recurrido a expropiaciones masivas y tampoco a controles de variables resultados, en otras palabras la sustitución de los mecanismos de mercado no han sido tocados. En definitiva solo hay un país en Socialismo del Siglo XXI: Venezuela.

¿Es posible una experiencia exitosa del socialismo del siglo XXI?

Tres casos tenemos en América Latina: Venezuela, Ecuador y Bolivia. La experiencia de Venezuela se ha mostrado con todas las características de un modelo fallido, si hacemos una comparación con las de Ecuador y de Bolivia, estas últimas, han sido experiencias exitosas. El criterio utilizado para llegar a esta conclusión es el de la estabilidad macroeconómica, entendiendo como tal el comportamiento de las variables las siguientes:

  • Crecimiento del PIB.
  • Inflación.
  • Desempleo.
  • Índice de miseria.
  • Déficit fiscal.

Las variables macroeconómicas clave

Inflación

EV1

http://www.bce.fin.ec/index.php/component/k2/item/315-indice-de-precios-al-consumidor-y-productor-salarios-empleo-y-mercado-laboral

http://www.bcv.org.ve

Crecimiento del PIB

EV2

http://www.worldbank.org/en/publication/global-economic-prospects/data?region=LAC

http://www.bcv.org.ve

Déficit fiscal

EV3

http://www.datosmacro.com/deficit/venezuela

https://www.quandl.com/ODA/VEN_GGXONLB_NGDP-Venezuela-General-Government-Primary-Net-Lending-Borrowing-of-GDP-Billions

Desempleo

EV4

http://www.ine.gov.ve/index.php?option=com_content&view=category&id=103&Itemid=40

http://www.inec.gob.ec/estadisticas/?option=com_content&view=article&id=92&Itemid=57&TB_iframe=true&height=512&width=1242

Índice de miseria

EV5

En todas las variables consideradas para Venezuela, el comportamiento valida un contexto de inestabilidad, con un deterioro abierto desde el año 2007. Las políticas de inamovilidad laboral y de controles de precios, acentuadas desde el año 2007, si las evaluamos por sus resultados, han sido un completo fracaso. El déficit fiscal recurrente, debido a una gasto público sostenido mas allá de la capacidad de generación de ingresos, se ha acompañado de unos niveles de inflación que muestra la inefectividad e ineficiencia en el manejo de las finanzas públicas. Tampoco las expropiaciones han permitido al Gobierno venezolano un impulso de la producción de bienes y servicios, los momentos de crecimiento del PIB parecen guardar mas relación con los precios del petróleo que con el crecimiento productivo de los sectores no tradicionales.

El caso de Ecuador es diferente, la llegada del Presidente Correa y su variante del Socialismo del Siglo XXI, ha mostrado una estabilización y mejoramiento de las variables resultado a nivel de crecimiento, inflación, empleo y miseria. Las finanzas públicas durante ese ciclo han tenido mas momentos de superávit que de déficit fiscal, con unas variaciones y un tamaño que permiten interpretar un buen control fiscal.

¿Cuánta fidelidad muestran los países analizados en términos de consistencia con los postulados básicos del socialismo del siglo XXI?

El Socialismo del Siglo XXI realmente existente

El socialismo del siglo XXI, cuyo máximo exponente teórico es Heinz Dieterich Steffan[1], es una ideología muy próxima de la experiencia del comunismo soviético, tres hechos lo validan:

Primero, un sistema de planificación centralizada en la cual los fallos de coordinación podrían ser resueltos por un sistema apoyado en la informática.

Segundo, un control del aparato productivo a través de expropiaciones y de leyes para el control de variables resultado.

Tercero, la promoción de un sistema comunal.

Es importante la referencia teórica para validar la calidad del modelo del Socialismo del Siglo XXI, pensamos que Venezuela cumple con los postulados fundamentales del modelo, en tanto que Ecuador muestra un contexto mas cercano del marxismo analítico.

Mientras en Venezuela uno observa mas fidelidad hacia los postulados del Socialismo del Siglo XXI, con las regulaciones sobre los precios, sobre el mercado laboral y con las expropiaciones masivas, en Ecuador hay una retórica propia del Socialismo del Siglo XXI, pero una praxis de ejecución de política económica a través del mercado y no de su supresión.

La variante ecuatoriana nos conduce a pensar en la racionalidad de la acción humana, para el Presidente Correa al mercado hay que gobernarlo y no sustituirlo[2], la propiedad privada hay que aceptarla pero democratizarla[3]. La visión tecnocrática del Presidente Correa es mas parecida al discurso del marxismo analítico que al del Socialismo del Siglo XXI.

En definitiva el único experimento del Socialismo del Siglo XXI es el de Venezuela, y solo ha sido posible sostenerlo gracias a la renta petrolera, la cual desde el 2008 es insuficiente.

[1] En el enlace siguiente: http://www.rebelion.org/docs/121968.pdf, puede descargar el libro “Socialismo del Siglo XXI de Heinz Dieterich Steffan.

[2] http://www.avn.info.ve/contenido/correa-resalta-importancia-integraci%C3%B3n-latinoamericana-para-lograr-definitiva-independenci

[3] http://www.presidencia.gob.ec/wp-content/uploads/downloads/2014/02/2010-03-01-CONFERENCIA-EN-LA-UNIVERSIDAD-DE-MONTEVIDEO-F.doc

, , , , , ,

Fallo_MercII
07 Sep 2014 Read more

Los fallos del mercado bajo el socialismo del siglo XXI (II)

Extracto

Definitivamente bajo el socialismo del siglo XXI los fallos de la economía de mercado se transforman en fallos de mercados paralelos. Las regulaciones y la gestión pública formulada ignorando la capacidad de respuesta del mercado, no solo acrecientan los fallos del mercado sino que dan origen a otros fallos propios de las regulaciones, tanto o mas graves que los propios problemas que pretende corregir. Se recrea todo un síndrome donde cada regulación da origen a otra mas intensa con mayor costo y destrucción de valor social.

La provisión de bienes públicos.

Continuando con los fallos del mercado en la economía, esta vez mas cerca de la verdadera finalidad de la acción pública: la provisión de bienes públicos que el libre mercado no proporciona, que por omisión no crea y que no atiende. Así nos proponemos a comentar sobre los aspectos cruciales de la producción de bienes públicos. Recordemos que el criterio relativamente universal sobre las regulaciones, es que la gestión pública debe hacerse a través del mercado, evaluando conjeturalmente los fallos del mercado contra los efectos colaterales de la regulación, no como superposición o supresión del mercado. Un argumento a favor de las regulaciones es el de la insuficiente o nula producción de bienes públicos en la economía de mercado. Bajo el socialismo del siglo XXI el gobierno no solo pretende asumir y regular la producción de bienes públicos sino que además supone que se puede ocupar también la producción de bienes privados. Todo conduce a una situación de pérdida de competitividad para la producción de bienes transables y un deterioro general de la infraestructura, de los servicios públicos y de la producción de bienes no transables. Los fallos en la producción de bienes públicos se pueden manifestar de variadas maneras, verbi gratia:

  • Congestionamiento a nivel de los servicios públicos: colas en autopistas puertos, hasta para el pago de los mismos servicios públicos.
  • Fallos en el suministro y transmisión eléctrica.
  • Deterioro del sistema de salud pública.
  • Déficits de seguridad ciudadana para garantizar la integridad física, biológica o moral de las personas.
  • Falta de resguardo de los bienes intelectuales, de los recursos naturales, del desarrollo energético.
  • Débil acceso a la cultura.
  • Agotamiento del capital social transfiriendo los males públicos a las generaciones futuras.

Los costos de transacción, mercados negros y regulaciones.

Bajo el socialismo la retórica inflamada hace pensar que el centro de atención es lo social, el discurso es esencialmente político e ideológico, sin contenido económico. Como en los otros fallos del mercado, el socialismo no resuelve los problemas mas bien los agudiza. Los efectos de las exageradas regulaciones bajo el socialismo, comprometen el funcionamiento del mercado, lo hacen inmune a la misma acción gubernamental con el surgimiento por doquier de mercados negros, donde los fallos del mercado se hacen extremos e insostenibles. La ingeniería social que implica el socialismo, es como una máquina de movimiento perpetuo, induce tras cada regulación otra adicional para asegurar su control y así sucesivamente, la sociedad acumula costos de transacción sin ningún valor agregado. Es el síndrome del adicto, toda vez que se crea una norma regulatoria, surge la necesidad de otra mas intensa para compensar la inmunización de los males públicos al intervencionismo.

Déficit fiscal y emisión inorgánica de dinero.

El socialismo del siglo XXI bajo un sistema de validación electoral se somete a una permanente presión mediática, pues debe hacer en cada ciclo electoral, una oferta superior a la anterior, igualmente tiene que mostrar algún logro de impacto inmediato y por ello recurre al déficit fiscal con emisión inorgánica de dinero. El dispendio público hace difusa la responsabilidad gubernamental en la propagación de inestabilidad económica, la cual endosa a campañas y acciones de quienes no comparten ideológicamente su modelo. Bajo la permanente beligerancia el sistema social se polariza y hace prácticamente imposible un entorno favorable a la creación de valor. Este mal público recrea la postración social por pérdida de esperanza en el futuro. Es el fallo regulatorio en el que se encuentra el origen de los balseros que huyen de Cuba, en la fuga de talento humano, en la pérdida del relevo generacional con mayor impacto sobre el futuro de un país.

Igualación en la subsistencia y desigualdad en los ingresos.

Al margen de cualquier consideración ideológica, no hay en el momento ningún desarrollo tecnológico que permita la armonía y sincronización del mercado en la coordinación de las preferencias de los demandantes y de los oferentes. El modelo soviético demostró como la planificación central es incapaz de asegurar una eficiente asignación de recursos, de su distribución y de la satisfacción de las necesidades de la sociedad. El socialismo marxista con todo su poder sin límites solo recrea mercados negros con toda su secuela de escasez y desigual distribución de ingresos. La falacia mayor del socialismo es suponer que la retórica inflamada a favor de los pobres les reivindica, por supuesto la sociedad se hace mas igualitaria en un punto de subsistencia muy cercano de la miseria. Mientras casi toda la sociedad se iguala hacia abajo, una “nomenklatura” social en el poder vive en la ostentación sin límites que no gerencia productividad sino dádivas.

Inversión del comportamiento “free rider”.

La lucha contra la corrupción bajo el socialismo del siglo XXI genera una inversión del efecto “free rider”. A nivel conductual el corrupto de oficio no se amilana ante nuevas regulaciones, por el contrario son una fuente adicional de renta, el costo de búsqueda y espera en colas aumenta la demanda de servicio de gestoría ante las nuevas regulaciones. Los oferentes de gestoría con mayor poder de monopolio disfrutan de un excedente que se arrebata al ciudadano sin mejora de los servicios públicos. Si definimos la corrupción como una parte de los males comunes generados por las regulaciones, la punición prevista en la norma, ya forma parte del mal público por lo que no suma costos para corrupto, en tanto que aumenta la demanda de sus servicios. Las normas regulatorias no disuaden a los que participan en gestorías o se aprovechan de su poder, sin embargo, recrean un incentivo perverso para el funcionario público honesto y para el verdadero ciudadano, los cuales ante un marco legal donde cualquier acto puede constituirse en delito, difieren y retrasan sus decisiones por temor. Los pocos dispuestos a trabajar honestamente viven abrumados por tres razones:

  • Por la presión que genera el temor de una sanción.
  • Por el riesgo de su reputación e imagen personal.
  • Por que deben realizar el trabajo que los demás no hacen.


, , , , , , , ,

FM3008
30 Aug 2014 Read more

Los fallos del mercado bajo el socialismo del siglo XXI (I)

Extracto

Es notable como tiende a asociarse el mercado con el capitalismo, como si no tuviese existencia bajo el socialismo. Resulta que los llamados fallos de la economía de mercado no desaparecen con el socialismo, mas bien se acrecientan y con mayor generación de desigualdades sociales. El mercado no nace con el capitalismo, es anterior al mismo y surge en la medida que el ser humano es capaz de generar excedentes que pueden servirles a través del intercambio para obtener con mayor eficiencia los otros bienes que le hacen falta. El socialismo suma a los fallos del mercado los fallos de sus propias regulaciones.

Los fallos del mercado bajo el socialismo

Como fallos del mercado en economía se califica a las consecuencias negativas de la economía de mercado en ausencia de regulaciones, de manera sucinta la tipología de esos fallos se puede resumir en la siguiente lista:

  • Ejercicio de poder de monopolio.
  • Existencia de externalidades.
  • Asimetrías de información e incentivos perversos.
  • La provisión de bienes públicos.
  • Inestabilidad económica.
  • Desigualdad de ingresos.

Read more

, , , , , , ,

FM3008
30 Aug 2014 Read more

Los fallos del mercado bajo el socialismo del siglo XXI (I)

Extracto

Es notable como tiende a asociarse el mercado con el capitalismo, como si no tuviese existencia bajo el socialismo. Resulta que los llamados fallos de la economía de mercado no desaparecen con el socialismo, mas bien se acrecientan y con mayor generación de desigualdades sociales. El mercado no nace con el capitalismo, es anterior al mismo y surge en la medida que el ser humano es capaz de generar excedentes que pueden servirles a través del intercambio para obtener con mayor eficiencia los otros bienes que le hacen falta. El socialismo suma a los fallos del mercado los fallos de sus propias regulaciones.

Los fallos del mercado bajo el socialismo

Como fallos del mercado en economía se califica a las consecuencias negativas de la economía de mercado en ausencia de regulaciones, de manera sucinta la tipología de esos fallos se puede resumir en la siguiente lista:

  • Ejercicio de poder de monopolio.
  • Existencia de externalidades.
  • Asimetrías de información e incentivos perversos.
  • La provisión de bienes públicos.
  • Inestabilidad económica.
  • Desigualdad de ingresos.

Read more

, , , , , , ,