Tag Archives: Economía institucional

AdobePhotoshopExpress_2014_02_24_16:38:05
13 Aug 2015 Read more

La hiperestanflación como tema institucional en Venezuela

EscasezEl trasfondo institucional de la crisis venezolana

Estamos en presencia simultánea de un estallido inflacionario y de una implosión en la producción de bienes y servicios en Venezuela, hay un desorden en el sistema de precios que impide en moneda nacional cualquier aproximación de valor y un retroceso en la producción de bienes y servicios que no necesita más evidencia que las colas, la búsqueda de lo que no se consigue y la proliferación de toda suerte de actividades subterráneas que no agregan valor pero que si constituyen una enorme pérdida social. Es una vorágine hiperestanflacionaria, una cuestión es que los precios suban de manera explosiva y otra es que además no se pueda conseguir lo que se necesita, ni siquiera al precio que sea, es la conjunción de una situación extrema de inflación con recesión.

El origen de la crisis venezolana no está en los desajustes macroeconómicos, éstos constituyen la correa de propagación de los males públicos que se manifiesta en inflación y recesión. Toda regulación a espaldas del mercado, sin las debidas consideraciones microeconómicas de impacto regulatorio y en condiciones de debilidad institucional solo puede dar lugar al desastre económico.

Es un error creer que el déficit fiscal y la consecuente emisión inorgánica de dinero son las causas de los males públicos en Venezuela, ambos factores son los difusores tanto de la inflación como del estancamiento y la recesión. En todo caso tanto el déficit fiscal pro cíclico [¹] como la emisión inorgánica de dinero son también la consecuencia de la debilidad institucional.

Si existiese en el país autonomía e independencia de los poderes públicos, sería bien difícil para el poder ejecutivo lograr la aprobación de presupuestos fiscales deficitarios en condiciones de inflación. También sería dificultoso para la autoridad monetaria el consentimiento de la materialización del déficit fiscal con emisión inorgánica de dinero.

Un poder legislativo autónomo, cívicamente responsable e independiente, jamás aprobaría un presupuesto fiscal deficitario en una coyuntura donde la economía reacciona como si estuviera en el límite de su capacidad productiva. Si el aparato productivo está en el límite de sus capacidades cualquier impulso de la demanda se diluye en aumentos de precios.

En una coyuntura como la descrita, en la cual se considera oportuno el crecimiento, hace falta, más que dinero, incentivos regulatorios no discrecionales, que a través del mercado, aumenten la confianza de los inversionistas en el país y la capacidad innovadora de los emprendedores, en otras palabras, estamos más,  frente a un problema regulatorio que ante un problema fiscal o monetario.

El verdadero desarrollo guarda relación con la liberación de la capacidad emprendedora de un país y con la confianza que tengan los inversionistas, el desarrollo sustentable no depende de artilugios financieros derivados del gasto público y de las manipulaciones monetarias. Se necesita un marco de fortaleza institucional que destrabe la capacidad creadora de una nación y no que la hunda en incentivos perversos que propagan la destrucción de riqueza social.

La pérdida social

La renta petrolera ha creado y reproducido una imaginería social en Venezuela, donde se cree posible una suerte de alquimia, en la cual con tan solo una retórica estridente es posible agregar valor, sin innovación, ni emprendimiento y peor sin trabajar. Hay razones para el contagio, durante más de un siglo a los venezolanos les ha sido posible mejorar su condición material, sin verse obligados a innovar, a ser emprendedores y mucho menos a adoptar una cultura laboral productiva. Se ha confundido la apropiación de renta por la vía de argucias políticas con creación de valor, es la conocida “viveza criolla”.

Creemos que estamos al final de la travesía aun cuando hay petróleo, gas natural, oro, bauxita, mineral de hierro y potenciales paraísos turísticos, abundantes y para rato. Nuestra hipótesis se fundamenta en hechos y evidencias que hemos presentado en diferentes escritos durante los últimos veinte años, y los cuales podemos referir documentalmente en nuestro sitio internet: http://ww.prosprev.com [²] , para resumir:

  1. La capacidad mermada de producción y de mantenimiento de la industria petrolera y la industria básica, no permite la generación de suficiente renta para sostener las condiciones materiales de bienestar del país, tal cual como se ha hecho hasta el presente. Se requeriría la reconquista de los mercados perdidos, la actualización tecnológica y la ampliación de la capacidad de producción.
  2. La infraestructura física del país está bien comprometida como para un relanzamiento inmediato de la capacidad industrial de producción. Las vías de comunicación, los servicios portuarios y aéreos requieren una urgente transformación que asegure la eficiencia productiva para compensar la insuficiencia estructural de divisas del país, por la vía de la competitividad en la sustitución de importaciones y en la exportación de bienes y servicios.
  3. El marco regulatorio reinante en Venezuela no permite la flexibilidad que se requiere para competir en los mercados internacionales.
    1. Es necesaria una legislación laboral que libere de incentivos perversos la productividad laboral mediante la bonificación por desempeño y el estímulo a la innovación, que sustituya el enfoque de inamovilidad por uno de estabilidad.
    2. El marco regulatorio debe estar ceñido al análisis previo de impacto sobre el mercado, de manera de evitar comportamientos que ocasionen destrucción de valor social como los causados por la corrupción, los mercados negros y la economía informal. El marco regulatorio debe privilegiar el empoderamiento, la reducción de costos de transacción y el capital social, de manera que los procesos que distraen recursos sean sustituidos por procesos generadores de valor social.

    El país ya no puede por sí solo encauzar su economía sin compromisos internacionales que permitan el trasiego de recursos financieros necesarios para acometer el conjunto de reformas necesarias, para ello hace falta asegurar la confianza del resto del mundo en nosotros. La confianza en una nación depende de su fortaleza institucional, de la reducción de  la arbitrariedad derivada de la ausencia de poderes públicos autónomos, independientes, como también de la alternabilidad de los poderes legislativo y ejecutivo.

[¹] Ocurre cuando un gobierno gasta más allá de sus posibilidades, en una coyuntura donde la economía no responde y existe un estado previo de inflación.

[²] Revisar los escritos de este año sobre los temas de hiperinflación e hiperestanflación (en la sección “cronología de artículos” http://prosprev.com/archivo/) y en los temas sobre “El  caos económico de Venezuela”  http://prosprev.com/caos-economico-en-venezuela/).

, , , ,

santorini-766677_640
06 Jul 2015 Read more

La tragedia griega, la ortodoxia macroeconómica y la demagogia populista.

Extracto.

santorini-766677_640Grecia y muchos países en crisis solo tienen en común lo que ha sido su calvario: la debilidad institucional y la creencia de que la economía es una suerte de ingeniería social, donde la simplificación macroeconómica, es la panacea que con el aseguramiento del equilibrio fiscal, monetario y de los pagos internacionales, se resuelve todo. Sin un marco regulatorio que garantice el funcionamiento del mercado sin incentivos perversos, ninguna estrategia desde la adopción de medio de pago extranjero (dólar, euro, yuan, yen,…), hasta las reglas de la ortodoxia económica, sacará a esos países de las catacumbas. Si se adoptan esas medidas de impacto inmediato y luego el desastre continúa, no habrá más esperanza y nadie creerá en nada.

I. Los fallos de la ortodoxia macroeconómica en contextos de debilidad institucional.

Grecia al borde del abismo con una colosal deuda externa que no puede honrar. El debate sobre las medidas de ajuste en el caso griego se centran esencialmente en la exigencia o no de austeridad económica, durante más de cinco años Grecia se encuentra en va y viene pendular, sin encontrar una verdadera solución. Nuestra tesis es que ni dentro de la zona del Euro, ni fuera de ella, ni con un masivo flujo de recursos de la Comunidad, habrá salida pues el problema no se está atacando en su origen: las instituciones. Los países de la Comunidad Europea parecieran creer que Grecia es un país con una verdadera democracia en términos de fortaleza institucional, como la mayoría de los pertenecientes a la comunidad, no es así y mientras no se acometa un reforma institucional del Estado, no habrá solución.

El problema de las medidas inspiradas en las prescripciones de la macroeconomía, es que suponen la presencia de una economía sin fallos de mercado, de una política económica libre de males públicos y de una fortaleza institucional fundada en poderes públicos autónomos e independientes. Esa realidad descrita corresponde a países del llamado primer mundo y a países emergentes exitosos, no es la realidad de Grecia, que guarda más similitud con Rusia y con algunos países latinoamericanos que con países de economía avanzada y democracia consolidada.

La ortodoxia macroeconómica no ofrece resultados, en un medio plagado de regulaciones que dan lugar a incentivos perversos, donde no le es posible distinguir entre los procesos eficientes e ineficientes.

Grecia ha sido un buen libreto sobre el cómo las políticas de ajuste al margen de las reformas institucionales, sean las que sean, fallan. Donde no hay fortaleza institucional, los fondos de rescate utilizados en países en situación de “default” van a parar al barril sin fondo de la “cleptocracia”, la restitución del equilibrio fiscal termina burlada o con el sacrificio de la producción de bienes y servicios públicos sin tocar la burocracia y el mal gasto público, los esfuerzos por eliminar la emisión inorgánica de dinero deviene en destrucción del dinero orgánico, los intentos por ajustar los pagos internacionales se transforman en fuga de capitales, en fin aumenta la injusticia hacia los pueblos, sin resolver los problemas de fondo. La evasión fiscal griega siempre ha sido endémica, sus políticos corruptos, las pensiones de jubilación –y otras supuestas conquistas sociales- son fuente de estafa del erario público, su sector público una hipertrofia de burócratas extractores de renta, no son simples problemas que puede resolver la ingeniería social de la macroeconomía. Estos argumentos no significan la negación de otros factores importantes como lo han sido la manipulación financiera para asegurar el ingreso de Grecia en la Comunidad, ni los gastos militares derivados de los acuerdos con la OTAN, ambos casos mas bien refuerzan la tesis de la debilidad institucional frente a las tesis financieras explicativas.

Esta falta de cuidado con los aspectos institucionales y con el impacto regulatorio ha sido el error de la Comunidad Europea en el caso griego.

II. Los grandes perdedores con la ortodoxia macroeconómica y el populismo.

Los grandes perdedores de las crisis, en países institucionalmente débiles como Grecia, son los más pobres, para la mayoría de ellos su condición no les garantiza una mejor vida fuera de su país. Sobre quienes no se pueden ir, se descarga el peso de los ajustes: la gente sin calificación, los jubilados, los niños y los ancianos quienes sufren sin contrapartida alguna. Los países en esas condiciones involucionan, la calidad de vida desmejora, los bienes y servicios públicos no solo son escasos, son de mala calidad, es una suerte de involución histórica como la sufrida por Haití. Es un circulo vicioso de difícil salida, la pérdida de capacidad de los pobres para valerse por si mismos les hace creer que solo la benevolencia de los gobernantes que reparten dádivas les pueden hacer más llevadera su condición. Es el factor clave del populismo y la demagogia: la recreación de la cultura de la pobreza.

Un patrón en los países con debilidad institucional es la fuga de sus recursos productivos materiales, intangibles y financieros. El talento humano y el capital son recursos móviles, son preciados y buscados en todas partes y pueden emigrar hacia destinos donde pueden reproducir valor y llevar una mejor existencia. Los expertos de las teorías de la dependencia económica y del intercambio desigual, siempre han pensado que la expoliación de los recursos naturales de la periferia por el mundo desarrollado, es la fuente más grande de la injusticia, pero no, es la huida del capital social la pérdida mayor de los países con debilidad institucional, es la extinción de la clase media emprendedora. Ironías, los fondos supuestos productos de la expoliación muchas veces terminan en cuentas cifradas de quienes alguna relación tuvieron con la administración de los recursos de los ajustes macroeconómicos.

Solo un círculo pequeño de extractores de renta disfrutan y hasta mejoran su posición con los ajustes, ya que acumulan poder político y poder discrecional para administrar ayudas sin necesidad de rendición efectiva de cuentas.

Es la fortaleza institucional del Estado –poderes autónomos e independientes-, las regulaciones a través del análisis de impacto sobre el mercado y la adopción de una cultura cívica, diferente por parte del pueblo, esas son las fuentes de un futuro diferente y mejor. Hace falta un pueblo más dispuesto en reivindicar sus derechos y su empoderamiento para valerse por si mismo y no uno cuya  vida transcurre en los mercados de la mendicidad social a la espera de las dádivas gubernamentales.

, , , , , , ,

image
07 Jun 2015 Read more

Entrevista en el Foro Dominical en “El Carabobeño”: Con la hiperinflación perdemos todos

Con la hiperinflación perdemos todos

image

Foto Fernando Aguirre
Dhameliz Díaz
ddiaz@el-carabobeno.com

“El problema es más serio que ese”. El economista Francisco Contreras se deslinda. No es el asunto, acusar de dolarización de la economía porque está siendo autorizada una automotriz para vender vehículos en el signo monetario del “Imperio Norteamericano”. “Es inevitable. El acuerdo con la Ford no le está quitando un solo dólar a las reservas internacionales, sino las blinda, en un país que importa todo”.

Especialista en prospectiva, baraja estadísticas colocándolas en escenarios posibles despojadas del azar. Destapa: Hiperinflación, alerta en rojo la que estará definiendo el juego económico. ¿Las señales? “Los precios se duplican mes a mes. Disminuye entre 11 y 45% la capacidad de comprar en cantidades. Se busca eliminar saldos en bolívares, preferencia del pago de la deuda en dólares. Comprar aunque no se necesite, acumular, para proteger el patrimonio. Los precios referenciales son en dólares, porque los bienes cuestan diferente en cada lugar. Y la gente vive en una angustia por tener bolívares en el banco aunque sea poquitico, porque no será suficiente cuando lo necesita. Comienza a funcionar el trueque, síntoma de la fase pre-hiperinflacionaria”.

“Con la inflación un gobierno puede ganar, pero con la hiperinflación, pierde todo el mundo. Los impuestos que se recaudan hoy no alcanzarán ni para ejecutar las obras presupuestadas dos meses atrás. ¡Los gobiernos implosionan! La única manera de salir del paso es emitiendo dinero inorgánico, que agravará el problema”.

¿Aturdidos? Puede haber identificado estas señales en la economía personal, familiar o mostrándose ante sus ojos en la empresa donde trabaja. “En la historia económica del mundo se han registrado 56 casos de hiperinflación. El promedio de duración está entre 8 y 15 meses”. Silencio.

¿Entre 8 y 15 meses de agonía?, la pregunta quedada.

“Tienen que aplicarse medidas ahora. Es inevitable”. (Cálculo político. Relacione tiempo con las elecciones en puerta). “Frenar la emisión de dinero inorgánico y el déficit fiscal, el golpe que recibe la economía es equivalente a un electroshock. Inmediatamente se necesitará ayuda de financiamiento externo, condicionado a la eliminación de las regulaciones”.

“La dolarización de la economía busca corregir la irresponsabilidad de los gobiernos que imprimen dinero inorgánico, financian el déficit fiscal poniendo la maquinita del Banco Central a imprimir dinero; pero si se hace una dolarización, sin ajustes institucionales y eliminación de regulaciones perversas, los males se reproducirán en dólares”

¿Se puede esperar entre 8 y 15 meses más?

– Es el plazo que la historia económica dice que dura un estallido hiperinflacionario. Y no es mucho tiempo, tenemos 28 años con inflación de dos dígitos.

Alejado del pelotón de los economistas en el ruedo político, la academia es su principal escenario, aunque por estos días CNN lo trajo a la diatriba pública. ¿Controversial? ¿Polémico? “Tal vez… Es una tendencia humana, sostengo que no solo los gobiernos son culpables, hay una responsabilidad cívica de los venezolanos de los acontecimientos que suceden en el país”.

¿Qué somos responsables de la hiperinflación a la cual estamos en puerta? (Pregunta exacerbada)

-Bueno, bueno… se mueve con paciencia como atajando la emocionalidad engatillada. “Unos más otros menos. La abstención por ejemplo, es uno de los mayores enemigos cívicos para la alternabilidad en el poder.

O sea, un economista que se me pone hablar de política

-Los hechos de la vida son tan políticos, que la gente prefiere escuchar lo que quiere y no las verdades amargas de la realidad que no satisfacen. La hiperinflación es la respuesta terminal del mercado frente a la mala política pública, que existe debido a los patrones culturales de la sociedad. ¿Acaso Hitler llegó solo al poder en la república alemana? Creo que es hora que los líderes políticos enseñen a la gente que no se puede hacer un país sin trabajar, pidiéndole al Gobierno que le de la casa y le regale todo.

Dolarización, no… Por ahora

Permitir el financiamiento del componente importado de las ensambladores liberando en el país la venta de vehículos en dólares, “parece un exabrupto, pero yo te diría que se está ‘bolivarizando’ la economía, porque no salen de las reservas internacionales de Venezuela, sino de las posesiones en divisas de los particulares. Vamos a decirlo así: El vehículo llega al país, paga arancel de 45%; más 1% de tasa aduanera que hay que multiplicar por 12% que es el IVA, más 15% de impuesto al lujo. Cada vez que se trae un vehículo, el Estado se queda con una gran proporción de su valor. Aporta divisas, no las quema”.

Harina de otro costal. “¿Por qué unos venezolanos tienen más facilidades que otros para conseguir las cosas? ¿Ha sido gratis? me pregunto. Énfasis en ‘facilidades y conseguir’. No ahondaré mucho en el tema, la censura en Venezuela es grande”. Imagine pues. La carpeta para la nacionalización de la mercancía se movería veloz para la firma sobre dólares, conseguir el carro o le den la tarjeta del banco del Estado para viajar… “El costo de todas esas gestiones, de delegar aquellas actividades que inciden en su actividad, por ejemplo el precio por un puesto en la cola para adquirir la batería o los cauchos (tema de economía institucional) será en dólares. Entran en la economía los incentivos perversos, que no se convierte en producción de bienes y servicios… Es una de las patas del trípode de donde se mueve la economía. La micro economía y la macroeconomía, las otras dos. “Está prohibido, es verdad, pero al hacer el análisis costo beneficio, el gestor abultará la prima para cubrir las posibles consecuencias de ser sancionado. ¿Lo ves? Eso es micro economía”.

Una economía paralela, atino a decir

-Sí, eso es el mercado negro. Sobre el cual puede sustentarse este sistema político para someter a la población

-También puede ser…

(Desasosiego, me muevo incómoda en el confortable sofá. Aparecen los pensamientos. La inflación acorrala, la escasez somete, no hay revisión salarial que compense, peor aún, peligra el puesto de trabajo).

-Pero fíjate, la venta de vehículos en dólares puede destrozar un mercado negro donde el Estado está perdiendo porque no cobra impuestos.

¿El mercado negro en auge puede ser la pata de la microeconomía en el cual se monte este modelo político “autoritarismo competitivo” para mantenerse en el poder?

-Sí, pero con un enorme costo social que se está pagando en inflación, en escasez e inseguridad.

, , , , , ,

2015-01-18 08.25.26
01 Jun 2015 Read more

¿Qué hacer en un escenario hiperinflacionario? Segunda Parte (Francisco J Contreras M)

Extracto

¿Qué hacer en situaciones de hiperinflación? Este escrito va dirigido a quienes toman la decisión de quedarse en el país, la tarea no es fácil pero es posible sobrevivir. Los estados de explosión inflacionaria se han caracterizado históricamente, por tener una duración máxima de 15 meses con duplicación de precios cada 30 días, la mayoría de los países que han sufrido ese transe se han recuperado y mas nunca han permitido que la irresponsabilidad gubernamental y  la carencia de cultura cívica permita la elección de malos gobernantes con propuestas demagógicas. Hay que estar alertas pues están presentes los signos que anticipan una escalada de precios de naturaleza explosiva.

Las hiperinflaciones en el mundo

Es importante en la formulación de estrategias frente a situaciones de explosión inflacionaria o hiperinflación, tener una idea cuantitativa de la magnitud y duración de esos eventos, porque un contexto de esa naturaleza no puede tener larga permanencia, a menos que una sociedad decida su destrucción, a la larga el mercado obliga a los gobiernos irresponsables a deponer su fatal arrogancia[1].

En nuestro país, esa fatal arrogancia se manifiesta a través de las acciones de política pública, bajo la creencia de que se posee toda la información necesaria para asegurar buenas decisiones, con el propósito de someter al mercado, por la vía de regulaciones arbitrarias y controles de todo tipo de variables resultado: precios, tasa de cambio, salarios, costos.

No solo la fatal arrogancia consiste en querer maniatar al mercado, es también creer que los gobiernos pueden extender como quieran su capacidad de gasto y de emisión de dinero inorgánico. El mal mayor no solo consiste en esas veleidades de naturaleza macroeconómica, es que las regulaciones al margen de su análisis de impacto sobre el mercado dan lugar a todo tipo de ineficiencias que lejos de agregar valor lo destruyen, porque resulta mas fácil la apropiación de renta fortuita con el comportamiento oportunista y aprovechador de las regulaciones, que producir bienes y crear servicios con el esfuerzo emprendedor.

Cuando las sociedades se vuelven cómplices y alcahuetas de gobiernos irresponsables y les aúpan en sus desafueros económicos, construyen la hoja de ruta de la situación terminal de la arrogancia: la hiperinflación. Hiperinflación, que en la mayoría de los casos, es el mas grande escarmiento social que pone fin a los males públicos de gobiernos irresponsables y a la insensatez cívica de los pueblos[2].

Para tener una aproximación sobre los signos de procesos de explosión inflacionaria, nos hemos servido de un trabajo realizado por Steve Hanke[3], autor de muchos trabajos sobre el tema. El trabajo del profesor Hanke persigue evaluar los procesos hiperinflacionarios utilizando el enfoque del profesor Phillip Cagan, ya citado en nuestro trabajo anterior[4]. Hemos efectuado una traducción libre, reconstruyendo parte de la tabla con los datos estadísticos originales. Esos datos los someteremos a evaluación estadística, de manera que podamos identificar la duración del proceso y lapsos de duplicación de la inflación.

Tabla I: La tabla de Hanke-Krus sobre la hiperinflación en el mundo

Hipertablahenke

Fuente: Steve H. Hanke and Nicholas Krus (2012) “World Hyperinflations”, Cato Working Paper no. 8, August 15. Forthcoming in: Randall Parker and Robert Whaples (eds.) (2013) The Handbook ofMajor Events in Economic History, London: Routledge Publishing. (expected publication date: Summer 2013).

Estadística descriptiva con base en la duración en días de los eventos hiperinflacionarios

hiperest1

Estadística descriptiva con base en el tiempo de duplicación en horas de los eventos hiperinflacionarios

hiperest2

Límites al 95 % de confianza de duración y tiempo de duplicación de un proceso hiper-inflacionario

hiperest3

¿Qué hacer?

Si la decisión de la empresa o del grupo familiar es defender la permanencia en el país afectado, hay que preparar un plan que permita la máxima capacidad de respuesta ante la adversidad, centrando la atención en el cuadrante estratégico del éxito: el de las fortalezas activas y las oportunidades que se presenten. Hay que proteger la integridad de la organización y del grupo familiar, adaptándose, recuperándose ante la fatalidad. Hay que crear un estado de lucha tenaz y perseverante, con disposición  alentadora y  acciones que permiten avanzar rompiendo paradigmas. Esa preparación debe cubrir hasta un máximo de 15 meses con posibilidades de duplicación de precios cada 30 días.

A las empresas.

Hay que formular escenarios realistas para superar la duración y potencia de la explosión inflacionaria, algunas reglas que vale la pena considerar son:

  • Utilizar deuda si se cumplen las siguientes condiciones:
    • Alto poder de negociación o condición de indispensabilidad real frente a clientes y proveedores (condición necesaria).
    • Si se tiene certeza de ventas reales (condición necesaria).
    • Cuando el rendimiento ponderado supera la tasa de inflación anticipada más el riesgo país (condición necesaria y suficiente), mas específicamente cuando el uso del financiamiento permite pagar el capital e intereses del préstamo.
  • Acumulación estratégica de inventarios. Bajo regulaciones impidan la acumulación  de inventarios, hay producir bajo acuerdos con el cliente final, para que pague directamente al proveedor las materias primas necesarias para productor.
  • Reducción del crédito y redefinición de cartera de productos y servicios.
  • Control de costos y sobre todo de los gastos superfluos, limitar todos los costos y gastos exclusivamente para mantener las operaciones.
  • Eliminar productos, servicios, equipos, maquinarias y recursos para reasignarlos en la producción de bienes y servicios de alto rendimiento.
  • Aumentar las ventas por cliente, la frecuencia y el desarrollo de nuevos mercados y canales.

A las familias

  • Convierta el dinero excedente, al financiamiento de las transacciones corrientes y de previsión, en activos con riesgo mínimo de perdida anticipada de capital, tales como joyas, oro y obras de arte. Si posee excedentes considerables, invertir en terrenos, en vivienda o en materias primas. Con altas tasas de inflación la deuda real, aunque no la nominal, disminuye con el tiempo, al ritmo que lo hace la inflación.
  • Aproveche las habilidades para producir bienes y servicios susceptibles de ser cambiados en el mercado por otros bienes y servicios duraderos.
  • Desarrolle su talento: capacítese, aprenda a hacer cosas nuevas, conozca las nuevas tecnologías. No desdeñe las ventas: son una fuente de riqueza.
  • Con respecto al presupuesto familiar [5]:
    • El cambio de automóvil, de las prendas de vestir o el celular que querías adquirir deberá ceder terreno ante el pago de deudas, renta o hipoteca, educación y la adquisición de alimentos.
    • Los ingresos extraordinarios por concepto de aguinaldos, bonos, etcétera, es preferible resguardarlos para hacer frente a imprevistos y urgencias. Tenga en mente los verdaderos ingresos mensuales.
    • A partir de esto, empezar a desglosar o escribir cuáles son las necesidades básicas y los productos que se acostumbran comprar con regularidad cada mes.
    • Habrá aumento de la inflación, por lo cual los precios de numerosos bienes, incluyendo bienes de la canasta básica, subirán de manera considerable, sobre todo aquellos que se importan, y debemos recordar que este país importa demasiados bienes, por lo cual deben programarse los gastos y hacer un presupuesto para así disminuir el impacto de la crisis en nuestro hogar.
    • Ser disciplinado, esto es, no gastar más de lo debido, respetar el presupuesto mensual.
    • Revisar los gastos familiares y reducir lo no imprescindible. No gastar en cosas que no sean de primera necesidad, ahorrar lo más posible, esto se hace aun más importante por la incertidumbre que existe actualmente. Promover la moderación en los gastos.
    • Jerarquizar los gastos a ejecutar durante el periodo que comprende el presupuesto familiar.
    • Analizar si el gasto que se realizó se adecuó al presupuesto con el que se contaba. Además, puede irse ajustando el presupuesto conforme se tenga más focalizados los gastos.
    • Planificar la recreación familiar en conjunto y no un plan para cada miembro.
    • El verdadero problema: no es cuánto dinero tienes, sino cuánto tiempo puedes vivir sin trabajar.
    • No ceder ante la tentación de ofertas, reducen tus ingresos y generan pagos de interés (si además te endeudas).
    • Pague todas las deudas que pueda, al contrario, para los créditos hipotecarios a tasa fija en este momento es mejor no adelantar pagos, sino ahorrar el dinero correspondiente. No dejen de pagar a tiempo sus casas. Es su patrimonio más importante.
    • Evite realizar compras como forma de entretenimiento, distinga entre necesidad y deseo.
  • Manténgase saludable. Las enfermedades cuestan dinero. Pónganse a dieta, baje de peso, haga ejercicio, bajen el consumo de cigarro, bajen el del alcohol.
  • Contribuya con el rescate del capital social a través de  la creación y participación en redes sociales donde se comparta información y se puedan establecer reglas recíprocas de trueque solidarios.
  • Comentar todo esto con su familia, es importante que sus parejas y sus hijos lo entiendan.

 

Notas bibliográficas

[1] Hayek, F. A. (1990). The Fatal Conceit: The Errors of Socialism. London: Routledge.

[2] http://www.liberalismo.org/articulo/124/19/arrogancia/fatal/reconsiderada/

[3] Steve H. Hanke and Nicholas Krus (2012) “World Hyperinflations”, Cato Working Paper no. 8, August 15. Forthcoming in: Randall Parker and Robert Whaples (eds.) (2013) The Handbook of Major Events in Economic History, London: Routledge Publishing. (expected publication date: Summer 2013).

http://climateerinvest.blogspot.com/2012/10/great-hyperinflations-of-past-220-years.html

[4] Phillip Cagan, The Monetary Dynamics of Hyperinflation, in Milton Friedman (editor), “Studies in the Quantity Theory of Money”, Chicago, University of Chicago Press (1956).

[5] Rivers, Patrick (1986). Vivir Mejor con Menos. Cuatro Vientos Editorial. Santiago de Chile

, , , , , ,

Trip1
10 May 2015 Read more

Las condiciones necesarias para la reconstrucción del país. Segunda parte (Francisco J Contreras M)

Trip2Extracto.

Una economía tiene un adecuado funcionamiento, en la medida que asegura su homeostasis. Es esa condición, la que permite alcanzar la auto-regulación, a través de dispositivos de retro-alimentación y auto-control, necesarios en estados cuya naturaleza es de equilibrio precario, inestable y dinámico. Es el marco institucional, a través del cual fluye información en forma de mensajes, que hacen cambiar la conducta o comportamiento social e individual, al reaccionar frente a la nueva información (control ex ante) o ante las consecuencias derivadas de la misma (control ex post). La economía del sector público es un asunto institucional, no una cuestión de variables que pueden ser manipuladas de manera absoluta y directa, ellas son simples resultados que permiten calificar una gestión de gobierno. Es necesaria la creación de un marco normativo, donde el sistema se auto-regula a si mismo, a través del mercado.

Equilibrios macro-económicos

La gestión fiscal, para la estabilización de las variables resultado como el empleo, la inflación y el crecimiento (PIB), requiere un enfoque anti-cíclico, formulando un presupuesto con superávit cuando la economía se comporta con niveles de inflación de mas de dos dígitos al año, y con déficit cuando el nivel de inflación es cercano al 2% y hay evidencia de desempleo involuntario.

La política a monetaria, requiere para la estabilización de las variables resultado, una emisión orgánica de dinero adecuada con las metas de empleo, crecimiento y en armonía con la política fiscal. El costo del dinero debe fundarse en tasas positivas de interés en ambiente inflacionario y levemente negativas en situación recesiva.

La política de manejo del sistema de cambiario debe asegurar la confianza, el ajuste de los pagos internacionales y un adecuado balance de reservas internacionales. El manejo del mecanismo de pagos, puede ser bajo un esquema de fijación del tipo de cambio a través del mercado, de cambio flexible o por adopción de una moneda extranjera como signo monetario. La única advertencia es que cualquiera de ellas, aisladas por si mismas, no resuelven ningún problema, sin la debida armonía con el plano micro-económico y bajo un contexto de fortaleza institucional.

Son los fundamentos de una política económica que privilegia la estabilización, la confianza y asegura la correcta intermendiación financiera.

Equilibrios micro-económicos

Para la mayoría de los analistas de entorno, los equilibrios micro-económicos son considerados marginalmente en la evaluación de las políticas públicas, lo cual no sería mayor problema, si los actores económicos no pudieran asumir comportamientos estratégicos e interesados y en una economía sin fallos de mercado. Esos comportamientos oportunistas surgen cuando existen incentivos perversos, es decir, regulaciones ante las cuales el sujeto económico evalúa, por una parte, su poder de negociación ante cualquier transacción para sacar provecho de la ventaja que le ofrezca la regulación frente al contrario, y por otra parte, para evaluar de manera situacional si le resulta mejor la violación de la norma, en función de una evaluación costo / beneficio.

Trip3Toda regla de política económica requiere el análisis de impacto de la regulación en función de la respuesta del mercado y de la evaluación conjetural del costo / beneficio de la violación de la norma, anticipado por el sujeto económico.

El otro fallo de las regulaciones lo constituye la delegación del poder discrecional de decisión, en manos del funcionario, el cual puede generar ineficiencia, si no se crean mecanismos que alineen el interés personal con el interés general.

Esos incentivos perversos hacen ineficaz cualquier política macro-económica, si no se incluyen en el modelo de acción de política económica.

Si existe algo que hacer en Venezuela, es la reducción y simplificación drástica de normas, providencias, leyes y reglamentos. Es muy probable que haya hasta contradicciones entre las mismas.

Estamos en un país con unos elevados costos de transacción y con unas elevadas pérdidas de tiempo revisando, interpretando y buscando viabilidad para emprender una actividad en Venezuela.

Equilibrio institucional

Una de las fuentes de mayor arbitrariedad en el país es la aprobación de Leyes Habilitantes, justificándolas con cualquier evento fortuito, leyes que luego se utilizan autoritariamente para legislar con fines distintos a aquellos para los cuales fueron creadas.

La tentación de la acción arbitraria interesada y sus males, productos de la cesión temporal del poder a los gobernantes, se hacen mayores cuando no existe independencia y autonomía de los poderes públicos, de los unos versus los otros y alternabilidad del ejercicio del poder en el tiempo.

El ejercicio de gobierno tiene su justificación, en los beneficios derivados de la cesión temporal de poder, para que una persona o grupo o institución tome decisiones, cuyo consenso social sería imposible y haría insostenible la vida en sociedad. Pero esa cesión tiene efectos secundarios perversos, cuya única forma de paliar de manera parcial, es a través de contra poderes y por la alternabilidad en el poder.

Si las respuestas a las siguientes interrogantes nos parecen capciosas, entonces hay ausencia de análisis de impacto regulatorio: ¿Cuántos miembros del poder judicial ejercen sus cargos con carácter provisorio?, ¿Cuántas veces el poder judicial ha sido blanco de insultos y presiones desde los otros poderes públicos?, ¿Cómo se puede explicar que hasta en cosas simples como obtener un pasaporte, hay quienes lo pueden hacer con facilidad?, ¿Cómo se puede justificar que haya medios escritos sin problemas de suministros de papel y otros con colosales barreras para conseguir papel?, ¿Cómo es eso de que una Alcaldía aumente los tributos a niveles de porcentajes sobre los ingresos brutos?. De la manera como se responda a las cuestiones, el lector podrá comprobar la existencia del poder arbitrario.

Trip1Consideraciones finales.

Esta propuesta no considera ninguna forma devaluaciones, con el propósito de ajustar el presupuesto fiscal, no es posible en este modelo, no es factible en el marco de una aproximación de política pública anti-cíclica. Tampoco nuestra propuesta tiene como soporte un argumento de estilo nacionalista, patriota o soberano. Lo que si es importante señalar, es que existe la responsabilidad cívica de asumir la obligación como país, de cumplir con el deber de sostener la estabilidad económica, la confianza y el crecimiento económico.

La discusión sobre los orígenes del caos económico en Venezuela y sobre las condiciones necesarias para la recuperación económica enfrenta los siguientes obstáculos:

  • La descalificación de los argumentos presentados a partir del ataque a quien presenta una tesis (es Keynesiano, es populista, es comunista, es neoliberal, es Hayeckiano).
  • El Justificar algo en razón de la cantidad de gente que lo cree algo, por ejemplo,  la mayoría está a favor de la liberación del tipo de cambio, con la dolarización, con tal cosa, se asume que al estar “la mayoría” de acuerdo, se validarían por si mismas los enunciados de una hipótesis o conjetura.
  • La pretensión de que algo es cierto porque así lo dice o lo dijo una eminencia en la materia (muy propio en nuestra Escuela de Economía en el culto a las citas, lo dijo Keynes, Lo dijo Hayeck, lo dijo Marx).
  • Cuando una argumentación que puede ser válida en sí misma, pero que no es relevante en cuanto a lo que pretende explicar, se intenta que se dé por cierta la premisa al reconocerse como válida la argumentación (se está hablando del caos económico de Venezuela y se desvía el discurso hacia el tema de la emisión inorgánica de dinero y la conveniencia de la adopción de un medio de pago extranjero), ante Panacea y las pócimas.
  • Argumentar sin la presentación de los criterios de demarcación y sin evidencia.

, , , , ,

Ladame
02 Mar 2015 Read more

De mal en peor es lo que revelan las pocas estadísticas que ofrecen las instituciones públicas a febrero 2015

Extracto.

Un país que va de mal en peor, y no hay forma, de que ni el gobierno y los analistas centren su atención en los males fundamentales del país. Sigue una charada mediática e inmediatista, centrada en medidas económicas aisladas, cuando el problema fundamental tiene como única solución el diseño de políticas económicas en función del impacto anticipado de las regulaciones a través del mercado, en un ambiente de autonomía e independencia de los poderes públicos.

Riesgo país.

Es una variable económica importante para tomar decisiones en materia financiera y para calificar la bondad de las políticas públicas. En lo que respecta a lo financiero, porque sirve al emprendedor para determinar el retorno mínimo esperado de una inversión, es una de las referencias de impacto de la inestabilidad socioeconómica de un país, sobre los negocios. También, permite identificar la calidad de la gestión gubernamental, en su responsabilidad fundamental de garantizar la estabilidad económica.

Una forma de evaluar el riesgo país o riesgo soberano es a través del indicador de llamado EMBI + (Emerging Markets Bonds Index o Indicador de Bonos de Mercados Emergentes), el cual viene expresado en puntos, por ejemplo, la media de los registros para los dos primeros meses del 2015, es de 2.723 puntos, es decir que el Gobierno Venezolano debe pagar un “spread” o diferencial de 27,23 % para tomar deuda, sobre lo que paga EEUU por contratar deuda pública (3,04 %). El Gobierno venezolano tiene que ofrecer un rendimiento de 30,27 % para obtener préstamos en los mercados financieros internacionales, para tener una idea de lo que significa ese monto, noten que en promedio las empresas de EEUU a penas tienen una rentabilidad promedio de 8 %. Venezuela es el país emergente con mayor riesgo país en el mundo.

CAPM_TABLA_FEB_2015

Inflación.

Sobre la base del comportamiento de la inflación mensual, en dos series la primera desde enero 1950 hasta diciembre 2014, y la segunda, desde febrero 1999 hasta diciembre 2014, la expectativa inflacionaria para los próximos 12 meses aumenta en 1,42 %, en comparación con la efectuada el mes anterior.

La inflación ahora procede de un desorden en los mercados de bienes y servicios que hace imposible para el Gobierno la efectividad de las regulaciones en materia de precios.

reloj1

Los rangos esperados para el comportamiento durante el año son:

Reloj2Estas tablas no constituyen procedimientos adivinatorios, ni profecías, son valores esperados si el contexto económico sigue siendo el actual, eventualidad que puede ser peor o mejor según las circunstancias.

Estamos en una situación económica jamás vista en Venezuela, en términos de hipoteca del país, lo que mas se le aproxima es la situación vivida el siglo pasado bajo el Gobierno de Cipriano Castro. Es una mezcla de recesión con involución económica e inflación, pensamos que va a dominar la escasez con una fuerte inflación soterrada. En palabras coloquiales “la masa no esta para bollos” y agregaríamos “Tampoco será fácil encontrar la masa para hacerlos, ni carne para las empanadas”.

El impacto combinado de una elevada inflación y un enorme riesgo país.

En nuestro país la polarización política es tan intensa como la misma situación de caos económico en que se encuentra el país, este contexto hace que en Venezuela, se formen opiniones, carentes de argumentos y de validación, sobre el qué hacer como política económica, desde la dolarización, la liberación del mercado cambiario, y otras medidas, sin consideración de lo que es fundamental, como lo es el análisis de impacto regulatorio a través del mercado, de cualquier opción de política económica, y la re institucionalización del país con poderes públicos autónomos e independientes entre si.

Uno de los problemas clave en la recuperación del país es el crecimiento económico, para que pueda haberlo debe existir un clima de negocios favorable. En la actualidad eso luce bien lejano, el impacto de una elevada inflación y un enorme riesgo país, sitúa el costo de emprendimiento, en un nivel de exclusión que resulta prácticamente imposible iniciar un negocio y una proeza invertir en el país.

En nuestro sitio internet, en un primer trabajo hacemos referencia a lo que un emprendedor en nuestro país debe esperar como rendimiento de una inversión[1], y en un segundo, para precisar el adverso clima de negocios en Venezuela lo comparamos con Colombia[2].

Como ilustración, tomemos el sector de bebidas no alcohólicas, tanto en Colombia como en Venezuela, considerando los valores esperados de inflación y el riesgo país en ambos países.

La tabla a continuación nos muestra los resultados:

Col_Vzla_Capm

Fijando la atención en las tres últimas filas precisamos las condiciones en ambos países en términos de aliciente para invertir. Únicamente por riesgo país, en Venezuela en rendimiento tiene una diferencia de 24,73% con respecto a Colombia, y si añadimos el impacto inflacionario esa diferencia alcanza 112,61 %. Mientras en Colombia, sin la incidencia inflacionaria basta un rendimiento de 9,08 % para que el emprendedor pueda obtener ganancias, en Venezuela debe tener un rendimiento de 31,36%, ahora si añadimos el impacto inflacionario, en Colombia el emprendedor al obtener 9,83% de rendimiento ya tiene ganancias, en Venezuela ese nivel se sitúa en 121,99%.

Y así, Venezuela, por todas partes surgen propuestas que van desde la dolarización, el equilibrio fiscal, la prohibición de emisión inorgánica de dinero, la unificación del tipo de cambio, …, y otras pócimas, el asunto parte de un error original: la mala gestión pública centrada en la discrecionalidad de los funcionarios públicos y en la debilidad institucional del país. No se trata de soluciones aisladas, se trata de enfrentar al mal en sus raíces, tal como hemos insistido desde hace bastante tiempo.

Cuando en Venezuela se van evaluando cada uno de los aspectos mas relevantes de su crisis económica, nos damos cuenta que medidas aisladas milagrosas no tienen cabida en Venezuela, tal como hemos insistido desde hace bastante tiempo, no hay solución sin arreglos de orden institucional (poderes públicos autónomos e independientes), y sin análisis de impacto de las regulaciones a través del mercado.

La Ciencia Económica tiene su protocolo y debe ser tenido en cuenta a la hora de hacer propuestas. Es difícil en Venezuela, la aplicación del saber económico, a manera de analogía, estamos en un país cuya cultura es la auto medicación a partir de los fármacos, y peor nuestros analistas muchas veces ni siquiera se leen la memoria descriptiva del medicamento que se administran, es así que la pasión mediática y el inmediatismo obnubila el juicio de los formadores de opinión, centrando el discurso en el fármaco y no en el padecimiento.

[1] http://prosprev.com/2014/04/12/el-rendimiento-minimo-sobre-el-patrimonio-ajustado-en-condiciones-extremas-el-caso-venezuela/

[2] http://prosprev.com/2014/01/26/riesgo-soberano-y-rendimiento-equivalente-entre-colombia-y-venezuela/

, , , , , ,