Tag Archives: Sector público

Fallo_MercII
07 Sep 2014 Read more

Los fallos del mercado bajo el socialismo del siglo XXI (II)

Extracto

Definitivamente bajo el socialismo del siglo XXI los fallos de la economía de mercado se transforman en fallos de mercados paralelos. Las regulaciones y la gestión pública formulada ignorando la capacidad de respuesta del mercado, no solo acrecientan los fallos del mercado sino que dan origen a otros fallos propios de las regulaciones, tanto o mas graves que los propios problemas que pretende corregir. Se recrea todo un síndrome donde cada regulación da origen a otra mas intensa con mayor costo y destrucción de valor social.

La provisión de bienes públicos.

Continuando con los fallos del mercado en la economía, esta vez mas cerca de la verdadera finalidad de la acción pública: la provisión de bienes públicos que el libre mercado no proporciona, que por omisión no crea y que no atiende. Así nos proponemos a comentar sobre los aspectos cruciales de la producción de bienes públicos. Recordemos que el criterio relativamente universal sobre las regulaciones, es que la gestión pública debe hacerse a través del mercado, evaluando conjeturalmente los fallos del mercado contra los efectos colaterales de la regulación, no como superposición o supresión del mercado. Un argumento a favor de las regulaciones es el de la insuficiente o nula producción de bienes públicos en la economía de mercado. Bajo el socialismo del siglo XXI el gobierno no solo pretende asumir y regular la producción de bienes públicos sino que además supone que se puede ocupar también la producción de bienes privados. Todo conduce a una situación de pérdida de competitividad para la producción de bienes transables y un deterioro general de la infraestructura, de los servicios públicos y de la producción de bienes no transables. Los fallos en la producción de bienes públicos se pueden manifestar de variadas maneras, verbi gratia:

  • Congestionamiento a nivel de los servicios públicos: colas en autopistas puertos, hasta para el pago de los mismos servicios públicos.
  • Fallos en el suministro y transmisión eléctrica.
  • Deterioro del sistema de salud pública.
  • Déficits de seguridad ciudadana para garantizar la integridad física, biológica o moral de las personas.
  • Falta de resguardo de los bienes intelectuales, de los recursos naturales, del desarrollo energético.
  • Débil acceso a la cultura.
  • Agotamiento del capital social transfiriendo los males públicos a las generaciones futuras.

Los costos de transacción, mercados negros y regulaciones.

Bajo el socialismo la retórica inflamada hace pensar que el centro de atención es lo social, el discurso es esencialmente político e ideológico, sin contenido económico. Como en los otros fallos del mercado, el socialismo no resuelve los problemas mas bien los agudiza. Los efectos de las exageradas regulaciones bajo el socialismo, comprometen el funcionamiento del mercado, lo hacen inmune a la misma acción gubernamental con el surgimiento por doquier de mercados negros, donde los fallos del mercado se hacen extremos e insostenibles. La ingeniería social que implica el socialismo, es como una máquina de movimiento perpetuo, induce tras cada regulación otra adicional para asegurar su control y así sucesivamente, la sociedad acumula costos de transacción sin ningún valor agregado. Es el síndrome del adicto, toda vez que se crea una norma regulatoria, surge la necesidad de otra mas intensa para compensar la inmunización de los males públicos al intervencionismo.

Déficit fiscal y emisión inorgánica de dinero.

El socialismo del siglo XXI bajo un sistema de validación electoral se somete a una permanente presión mediática, pues debe hacer en cada ciclo electoral, una oferta superior a la anterior, igualmente tiene que mostrar algún logro de impacto inmediato y por ello recurre al déficit fiscal con emisión inorgánica de dinero. El dispendio público hace difusa la responsabilidad gubernamental en la propagación de inestabilidad económica, la cual endosa a campañas y acciones de quienes no comparten ideológicamente su modelo. Bajo la permanente beligerancia el sistema social se polariza y hace prácticamente imposible un entorno favorable a la creación de valor. Este mal público recrea la postración social por pérdida de esperanza en el futuro. Es el fallo regulatorio en el que se encuentra el origen de los balseros que huyen de Cuba, en la fuga de talento humano, en la pérdida del relevo generacional con mayor impacto sobre el futuro de un país.

Igualación en la subsistencia y desigualdad en los ingresos.

Al margen de cualquier consideración ideológica, no hay en el momento ningún desarrollo tecnológico que permita la armonía y sincronización del mercado en la coordinación de las preferencias de los demandantes y de los oferentes. El modelo soviético demostró como la planificación central es incapaz de asegurar una eficiente asignación de recursos, de su distribución y de la satisfacción de las necesidades de la sociedad. El socialismo marxista con todo su poder sin límites solo recrea mercados negros con toda su secuela de escasez y desigual distribución de ingresos. La falacia mayor del socialismo es suponer que la retórica inflamada a favor de los pobres les reivindica, por supuesto la sociedad se hace mas igualitaria en un punto de subsistencia muy cercano de la miseria. Mientras casi toda la sociedad se iguala hacia abajo, una “nomenklatura” social en el poder vive en la ostentación sin límites que no gerencia productividad sino dádivas.

Inversión del comportamiento “free rider”.

La lucha contra la corrupción bajo el socialismo del siglo XXI genera una inversión del efecto “free rider”. A nivel conductual el corrupto de oficio no se amilana ante nuevas regulaciones, por el contrario son una fuente adicional de renta, el costo de búsqueda y espera en colas aumenta la demanda de servicio de gestoría ante las nuevas regulaciones. Los oferentes de gestoría con mayor poder de monopolio disfrutan de un excedente que se arrebata al ciudadano sin mejora de los servicios públicos. Si definimos la corrupción como una parte de los males comunes generados por las regulaciones, la punición prevista en la norma, ya forma parte del mal público por lo que no suma costos para corrupto, en tanto que aumenta la demanda de sus servicios. Las normas regulatorias no disuaden a los que participan en gestorías o se aprovechan de su poder, sin embargo, recrean un incentivo perverso para el funcionario público honesto y para el verdadero ciudadano, los cuales ante un marco legal donde cualquier acto puede constituirse en delito, difieren y retrasan sus decisiones por temor. Los pocos dispuestos a trabajar honestamente viven abrumados por tres razones:

  • Por la presión que genera el temor de una sanción.
  • Por el riesgo de su reputación e imagen personal.
  • Por que deben realizar el trabajo que los demás no hacen.


, , , , , , , ,

La historia
31 Aug 2014 Read more

Un relato mal contado entre la IV y V República

Era el año 1968 y creíamos haber tocado el fondo, había muchas razones para la esperanza, se logró tanto en nuestras universidades, en medio de un mundo que se juzgaba y juzgábamos injusto y cruel. Los tiempos idos parecían mejor, al igual que quienes vivieron en conciencia la época de la dictadura de Pérez Jiménez, ellos también pensaron que ese era el peor de los mundos. Y cada vez la rueca daba un giro, en 1973 como funcionario del Ministerio de Hacienda sentía el contraste de un país inmensamente rico, en aquel diciembre, abriéndome paso entre un fardo de obsequios que recibían los funcionarios de aduana, llegaba al pasillo solitario del despacho de la Dirección de Investigaciones Económicas, entre falsos e igualmente inexistentes logros expresados en buena retórica, donde iban y venían los proventos del erario público.

En aquellas oficinas pude sentir las palabras, como si fuera hoy de un maestro, el Doctor Edgar Sanabria, sentencias que la juventud no me permitía comprender: “Después del Gobierno de Isaías Medina, el pecado original de la naciente democracia marcará el futuro del país”, algo me dejó esta vida en un país donde el “cada vez mas de lo mismo”, deteriora mas la institucionalidad, la moral y la idiosincrasia del venezolano. Cada Mesías, cuan mas populista que el anterior, ofrece soberanía y desarrollo y cada vez creyendo que estamos al final de una travesía, comienza otra peor, donde siempre se añora un pasado, un pasado responsable de la tragedia que hoy nos abruma. Lo mal nacido de golpes y con golpes ha sido un suicidio político en este país.

Mientras las grandes civilizaciones desde el comienzo de la historia han estado signadas por su propia gente, por sus actos y albedrío en pos de una visión de país, el nuestro sigue atado a héroes, intentando reproducir el glorioso pasado, de un relato mal contado.

Hay una convergencia desde las “buenas intenciones” socialistas en una suerte de bipolaridad en la cual por un lado va la retórica y por otro van los hechos de un aprovechamiento de cada oportunidad que se ofrezca para apropiarse de la renta petrolera. El otro lado la misma convergencia, esa bipolaridad de la cultura venezolana “buena gente y solidaria”, también declarativa, y conjuntamente los hechos de un aprovechamiento de cuanta oportunidad que se ofrezca para apropiarse de la renta petrolera. Ambos lados confluyen y crean una fuerza dilapidadora jamás vista, pues ocurre en el país de las mayores reservas de petróleo.

Las coartadas, las asesorías, las comisiones por un trabajo que no se siente y que bien vale la pena pues se hace por la patria, es en fin la banalización de la moral. Se ha creado un entramado legal donde es técnicamente inevitable estar incurso en alguna violación de la ley, reglamentos o providencias, lo cual deja abierta la oportunidad para la discrecionalidad en la justicia. La justicia, no es ciega ni imparcial, es política.

Desde estas líneas quisiera rendir homenaje al Dr. Edgar Sanabria quien en su condición de Presidente de Venezuela para 1958 sancionó la Ley de Universidades restableciendo la autonomía universitaria y la inviolabilidad de sus recintos por ningún organismo de seguridad del estado.


, , ,

FM3008
30 Aug 2014 Read more

Los fallos del mercado bajo el socialismo del siglo XXI (I)

Extracto

Es notable como tiende a asociarse el mercado con el capitalismo, como si no tuviese existencia bajo el socialismo. Resulta que los llamados fallos de la economía de mercado no desaparecen con el socialismo, mas bien se acrecientan y con mayor generación de desigualdades sociales. El mercado no nace con el capitalismo, es anterior al mismo y surge en la medida que el ser humano es capaz de generar excedentes que pueden servirles a través del intercambio para obtener con mayor eficiencia los otros bienes que le hacen falta. El socialismo suma a los fallos del mercado los fallos de sus propias regulaciones.

Los fallos del mercado bajo el socialismo

Como fallos del mercado en economía se califica a las consecuencias negativas de la economía de mercado en ausencia de regulaciones, de manera sucinta la tipología de esos fallos se puede resumir en la siguiente lista:

  • Ejercicio de poder de monopolio.
  • Existencia de externalidades.
  • Asimetrías de información e incentivos perversos.
  • La provisión de bienes públicos.
  • Inestabilidad económica.
  • Desigualdad de ingresos.

Read more

, , , , , , ,

FM3008
30 Aug 2014 Read more

Los fallos del mercado bajo el socialismo del siglo XXI (I)

Extracto

Es notable como tiende a asociarse el mercado con el capitalismo, como si no tuviese existencia bajo el socialismo. Resulta que los llamados fallos de la economía de mercado no desaparecen con el socialismo, mas bien se acrecientan y con mayor generación de desigualdades sociales. El mercado no nace con el capitalismo, es anterior al mismo y surge en la medida que el ser humano es capaz de generar excedentes que pueden servirles a través del intercambio para obtener con mayor eficiencia los otros bienes que le hacen falta. El socialismo suma a los fallos del mercado los fallos de sus propias regulaciones.

Los fallos del mercado bajo el socialismo

Como fallos del mercado en economía se califica a las consecuencias negativas de la economía de mercado en ausencia de regulaciones, de manera sucinta la tipología de esos fallos se puede resumir en la siguiente lista:

  • Ejercicio de poder de monopolio.
  • Existencia de externalidades.
  • Asimetrías de información e incentivos perversos.
  • La provisión de bienes públicos.
  • Inestabilidad económica.
  • Desigualdad de ingresos.

Read more

, , , , , , ,

image
24 Aug 2014 Read more

La formulación de indicadores de desempeño en organizaciones sin fines de lucro (II)

Extracto

Hemos definido los alcances y propósitos de los indicadores de gestión en términos de inductores e impactos externos. Ahora vamos a identificar los planos de control a través de un Marco Ordenador Dinámico (MODI) que sirve de enlace, por un lado, entre eventos, temas, acciones estratégicas e indicadores y por otro (horizonte de largo plazo), entre las perspectivas e indicadores del Balanced Scorecard (horizonte de corto plazo).

1. El Marco ordenador dinámico (MODI) como sistema de indicadores de control de gestión

Fase 1: Acopio de información fundamental

Una condición fundamental para el proceso de formulación y construcción de mecanismos de control en un sistema, consiste en disponer tanto de un dispositivo estratégico con objetivos claros, precisos, cuantificados, como de un conjunto de actividades claves que se desarrollarán para lograr los objetivos propuestos. Sin esta definición no es posible conocer el punto de llegada, ni las características del resultado que se espera. Se entiende por cuantificar un objetivo la acción de asociarle patrones que permitan hacerlos verificables.

Fase 2:Identificación de los contextos rutinarios y no rutinarios

En el diseño de un sistema de control de gestión, a través de indicadores de medición de desempeño, es necesario hacer un discernimiento entre lo rutinario y lo no rutinario. Para efectos de este trabajo demarcaremos como rutinario aquellos eventos o temas repetitivos en ciclos inferiores a un año, son la base del control de gestión a través de la herramienta conocida como “Balanced scorecard”, cuya traducción al español es “cuadro de mando integral” o “tablero de mando integral”. Lo no rutinario corresponde a eventos o temas no repetitivos, cuyo productos o resultados finales se alcanzan el lapsos mayores a un año, es el plano de control estratégico de una organización. El horizonte temporal de una organización está constituido por una secuencia de pasado, presente y futuro, solo a escala cronológica humana es que se hace posible delimitar esa secuencia, el campo de acción estratégica se reduce al presente y a los recursos disponibles, lo demás es tan solo una exploración creativa del futuro para decidir hoy. Read more

, , , , , , , ,

ABRTABINF
17 Aug 2014 Read more

La formulación de indicadores de desempeño en organizaciones sin fines de lucro (I)


Extracto.

En la medición del desempeño en unidades generadoras de bienes públicos, se hace necesario disponer de un buen sistema de indicadores y de una correcta definición de los mismos, en atención a la naturaleza de bien o servicio a producir, como de los propósitos establecidos mas allá de los beneficiarios directos.

Indicadores de control de gestión

Un sistema de indicadores de medición de desempeño es una herramienta que permite formular información cuantitativa respecto del nivel de logro alcanzado por un programa, proyecto, proceso, resultado o producto pudiendo cubrir aspectos cuantitativos o cualitativos de este logro. Es una expresión que establece una relación entre dos o más variables, la que comparada con períodos anteriores, productos (bienes o servicios) similares o una meta o compromiso permite evaluar el desempeño.
La fórmula de cálculo de un indicador es la expresión matemática que permite medir o cuantificar el nivel o magnitud que alcanza el indicador en un cierto período (Anual, semestral, trimestral, etc.), considerando variables que se relacionan adecuadamente para este efecto. Read more

, , , , , ,