Tag Archives: Socialismo del siglo XXI

autoritarismo1
11 May 2016 Read more

La defensa de la integridad emocional frente las provocaciones del autoritarismo

autoritarismo1Es inútil controlar los actos de los demás y difícil hacerlo con los nuestros propios frente ellos, pero la senda correcta es controlar en si mismo la reacción frente a esos trances. Es el factor clave de éxito para vencer las provocaciones del autoritarismo, hostilidades que siempre van en aumento cuanto más inminente sea su desmoronamiento.

Nadie puede hacernos sentir cualquier emoción negativa – el miedo, la ira, el resentimiento- sin nuestro propio consentimiento. Las dictaduras son especialistas de la destrucción moral y emocional de la gente, para ello recluta y recrea individuos ponzoñosos, quienes realizan ese sucio trabajo con el regodeo de las bajas pasiones humanas. Una tiranía tendrá éxito en tanto sus mensajeros de la toxicidad logren su goce perverso volcando sobre los demás la inquina y puedan actuar sobre las emociones de la gente, de modo que sirvan a sus propios fines egoístas de la intolerancia y el autoritarismo.

El que la malquerencia tenga éxito depende exclusivamente de quien la recibe, del cómo reacciona ante la conducta negativa. Hacer frente a la acritud parte del reconocimiento de que el verdadero propósito es el de provocar malestar en el receptor del acto, no de algún hecho o evento, consciente o inocente, de haber causado daño a nadie, quizás se trata de algún problema propio del emisor y tal vez sea mejor la ayuda que el disgusto. Dígase a si mismo “Esto no se trata de mi, no permitiré que se turbe mi paz interior, pues poseo en control mi vida, mis acciones y mis sentires”.

Hay que recrear aquellas habilidades que activen las conductas y los pensamientos que nos permitan defender los derechos de cada quien sin agredir ni ser agredido, es una tarea social en el rescate de la institucionalidad en el país, la de enseñar que la gente tiene derecho a defender sus derechos ante situaciones que a todas luces son injustas, sin hacer uso de la reacción perversa, ni del resentimiento. Con confianza pero sin abuso.

La reconstrucción del país será larga pues no solo ha sido una simple demolición de la base productiva y de las instituciones, es que existe una quiebra moral y cívica de la nación que va más allá de estos últimos diecisiete años de socialismo del siglo XXI, bajo cuya égida se magnificaron todos esos males.

La oportunidad de reinstitucionalización permite colocar un pie en la puerta de la democracia, pero no se abre a si misma como premio de lotería o ganancia de envite. Las oportunidades no deben asumirse como un albur, no es ganar un sorteo que hace rico en un instante; encontrarse con una oportunidad significa que se tendrá que trabajar duro con un plan y con una hoja de ruta de acción.

Cuando hayamos sintonizado la mente para reconocer esa gran posibilidad que tenemos hoy, comprenderemos que implica más un cierto potencial que debe ser aprovechado con una propuesta de reformas institucionales y económicas y con una hoja de ruta de acción política pacífica y activa, que puedan conducir al rescate de los valores cívicos de la gente de Venezuela. Hay que alcanzar el consenso, la reconciliación, la unión y el cambio que aspiran todos los venezolanos.

, ,

Trastos
01 Apr 2016 Read more

La fábrica de trastos viejos nuevos en Venezuela

El modelo anacrónico.

El gobierno de Venezuela hasta el 2008, dispuso de los suficientes recursos para comprar estabilidad política mediante el disfrute de la renta petrolera, derivada de los altos precios que prevalecieron hasta el año 2014. Pudo pudo financiar su éxito en los procesos electorales, sin una exacción directa sobre las personas naturales y las jurídicas, le bastó con echar mano de esos enormes recursos sin aparente costo político de oportunidad. El socialismo como experimento ideológico se fundó en una agresiva estrategia de redistribución de renta hacia los pobres, por la vía de importaciones y en la configuración de un poderoso lobby empresarial privilegiado asociado con los servicios de apoyo logístico a la actividad importadora. Ese modelo se agotó, se acabó la fuente de la renta perpetua y del clientelismo que tanto confort ofreció a este país desde comienzos de los ochenta.

La escasa industrialización del país para los ochenta con del arribo del socialismo del siglo XXI se perdió. El experimento socialista comenzó una etapa de desmantelamiento, no solo por la falta de confianza en los negocios, es que desde el propio gobierno se dispuso de toda una estrategia anti empresarial, de asfixia regulatoria voluntaria, de fomento de la hostilidad laboral en contra del sector privado, hasta llegar al extremo de las confiscaciones arbitrarias. Las empresas en el país fueron vistas como adversarios, ideológicamente se promovió alianzas con países por afinidad política, de manera que se hicieron experimentos para la instalación de plantas de manufactura tecnológicamente menos avanzadas desde esos países. Si existió para los ochenta una incipiente industrialización y una manufactura metalmecánica con ventaja competitiva y capacidad exportadora, todo eso se destruyó en menos de tres lustros.

Hoy en día, el país se encuentra frente a una crisis con tres factores claves:

  • La justicia;
  • La política;
  • La economía.

Primero, la justicia en caso de reconstrucción institucional hay que preguntarse cómo gestionar los procesos jurídicos necesarios en relación con la corrupción, desde la interesada, porque hubo un interés de aprovecharse de las ventajas de la debilidad regulatoria, hasta la comedida por obligación, porque ha sido la única vía para sobrevivir.

Segundo, la política, cómo garantizar la gobernanza en ausencia de instituciones que requieren reconstrucción, cómo pueden los beneficiarios desprenderse de sus prebendas a las cuales se han habituado, así sean repulsivas y conscientemente reconocidas como indebidas. Cómo hacer cuando un sólo poder tiene legitimidad y sus esfuerzos son bloqueados por la falta de autonomía e independencia de los otros poderes.

Tercero, la economía, el modelo rentista no solo abarca estos 17 años de socialismo del siglo XXI, está en el ADN de la actividad empresarial. Hace falta una verdadera revolución cultural que privilegie la innovación frugal, la antifragilidad, la eficiencia, de manera que pueda desarrollarse una actividad productiva no consumidora de renta sino generadora de valor económico y social.

Trastos

La fábrica de trastos viejos nuevos.

En todos estos insólitos acontecimientos está uno que llama la atención: Irán encuentra un reservorio, en países menos desarrollados, para deshacerse de sus plantas automotrices obsoletas convirtiéndolas en un próspero negocio de fabricación de vehículos viejos nuevos. Mientras Irán como China y otros países suscriben acuerdos con las grandes empresas líderes de la industria automotriz mundial, Venezuela en consistencia ideológica con sus argumentos sobre el imperialismo y las transnacionales busca acuerdos con otros países con los cuales tiene afinidades ideológicas para hacer transferencia de tecnología, siempre hay anuncios de una fábrica de tractores iranios o de vehículos chinos. El caso es que mientras esos países si hacen transferencia de tecnología, el nuestro ayuda esos países en el proceso, en tanto que se queda con unas plantas obsoletas, con vehículos contaminantes, derrochadores de energía y menos seguros para el conductor.

El fin del embargo económico que pesaba sobre Irán ha generado enormes expectativas en las empresas automotrices más importantes del mundo [1]. Todas las marcas tienen en sus planes iniciar o incrementar sus operaciones comerciales con ese país. Ya hay acuerdos preliminares con PSA Peugeot Citroën, además de Mercedes Industriales. Por su parte Fiat, Renault y el grupo Volkswagen, además de Iveco y Scania, también se preparan para iniciar negociaciones.

Un vehículo nuevo fabricado con la tecnología de hoy en día posee ventajas reales en comparación de un vehículo nuevo fabricado con tecnología correspondiente al decenio de los ochenta, como son:

  • Motores más eficientes.
  • Accesorios y características de mayor seguridad.
  • Motores más pequeños.
  • Motores que trabajan inteligentemente.
  • Motores híbridos.

Por el lugar donde uno se meta, en este país de paradojas, encuentra fuentes de despilfarro cargadas de todo tipo imaginable de irracionales económicas, no nos imaginamos como sostenerlas en un futuro cuando la renta petrolera aun aumentando requiere de sumas cada vez más inmensas para sostener esa insólita máquina devoradora de recursos económicos y capital social.

Los males públicos no pueden ser endosados a cataclismos naturales, ni al descenso del precio del petróleo, menos a una supuesta guerra económica cuando hemos visto que el desmantelamiento industrial del país tiene otros orígenes.

Enlaces para descarga:


[1] Enlaces con información sobre los acuerdos avanzados en Irán para la renovación y actualización tecnológica de su industria automotriz:

Rouhani sees ‘important’ deals in France

Los fabricantes de coches ‘aceleran’ para posicionarse en el mercado iraní

Iran: PSA Peugeot Citroën met Téhéran au pied du mur, Renault fonce

, , ,

descarga
04 May 2015 Read more

Comentario sobre la “Oposición sin relato” de Nelson Acosta Espinoza

Los sociólogos de Carabobo

Desde hace mas de un año, hemos tenido en Carabobo y mas específicamente en nuestra Universidad de Carabobo, contacto con mentes brillantes en el campo del análisis sociológico de los graves problemas que enfrenta el país, entre ellos Nelson Acosta Espinoza y Frank Oswaldo López Riera, de seguro el universo de los sociólogos de Carabobo es mas amplio, pero con ellos hemos mantenido permanente comunicación, o cuando menos conversaciones informales.

En nuestro caso particular donde el enfoque es económico, pues casi todos los artículos escritos corresponden a la economía como disciplina, nos hemos sentido reforzados en nuestra tesis sobre la necesidad de atacar los problemas, no solo en su lado macroeconómico, sino en una perspectiva institucional y microeconómica, sin las cuales cualquier medida económica se transforma en una mera pócima engañosa y peligrosa en lo político, pues al ser tan solo efectivas en corto plazo, cuando a la larga terminan sin resolver nada, crean desasosiego y desesperanza en un país con tantas oportunidades.

Evidentemente, necesitamos un “nuevo paradigma” en el estilo que ha planteado Nelson Acosta Espinoza en su artículo “La oposición sin relato” sobre la política, que puede ser extensivo a la retórica reinante en la economía cuando no se la deja salir del reduccionismo macroeconómico dentro del cual se encuentra en Venezuela. El país de las pócimas: aumentos por decreto, controles de precios, emisión inorgánica de dinero, déficit fiscal, dolarización y cualquier prescripción donde pareciera que la economía es tan solo un asunto fácil desde la cual podemos resolver todos los problemas del país. La economía necesita en nuestro medio un nuevo relato.

La oposición sin relato

Nelson Acosta Espinoza

En una entrevista a Margaret Thatcher (1925-2013), se le pregunto cuál fue su logro más significativo en el transcurso de su periodo como primera ministra del Reino Unido (1979-1990). Su respuesta, en cierto sentido, dejo un tanto perplejo al entrevistador: Tony Blair y la llamada tercera vía (con este término se intenta englobar una variedad de aproximaciones teóricas y propuestas políticas que sugieren un sistema económico de economía mixta y el reformismo como ideología).

Desde luego, en esta respuesta había un dejo de sarcasmo muy propio de la cultura política inglesa. Pero también, una verdad de orden discursivo. El Thatcherismo, en tanto relato político, había logrado imponerse hegemónicamente, inclusive, entre sus oponentes. En consecuencia, el partido laborista comenzó a “pensar” al reino unido dentro de las categorías cognitivas propias del discurso conservador. Si bien la Dama de Hierro perdió las elecciones, logro ganar una batalla más significativa, la de orden cultural y simbólico.

Esta anécdota viene a cuento en relación a las próximas elecciones parlamentarias y presidenciales. Lo que intento señalar es que salir triunfante electoralmente no significa, automáticamente, alcanzar una victoria de naturaleza política. Para obtener este último objetivo, se haría necesario desplazar los códigos discursivos del adversario y sustituirlos por un nuevo entramado simbólico. Bien, es bueno preguntarse ¿se están desbloqueando los códigos del chavismo? ¿La oposición piensa el país a través de un marco cognitivo distinto al socialista?

Entiendo que estas interrogantes apuntan hacia una problemática de naturaleza abstracta y, porque no decirlo, de difícil comprensión. No en balde, nuestras élites tienen setenta años pensando el país y practicando políticas al interior de un mismo marco cognitivo. Se desplazan, con altibajos, en el terreno de un único relato político. Industrializar, nacionalizar, distribuir y centralizar han sido códigos de políticas públicas aplicadas por casi un siglo en el país. El Plan de emergencia de Larrazábal y los mercales del chavismo son expresiones de este dispositivo político y cultural.

En fin, las fronteras políticas y sus respectivas identidades se han construidos al interior de estos parámetros. Betancourt, Leoni, Caldera, Lusinchi, Luis Herrera, Carlos Andrés Pérez (uno) son expresiones empíricas de este tramado discursivo y, sus planes nacionales, su manifestación operativa. El chavismo-madurismo, constituye la fase agonal de este viejo y agotado dispositivo simbólico.

Ahora bien, ¿cómo explicar que la oposición no haya podido, aun, elaborar un relato alternativo? Responder a esta interrogante no es fácil. Voy a intentar delinear un intento de explicación. Una primera hipótesis es de carácter antropológico. Un relato alternativo, por ejemplo, implicaría condensar un conjunto de elementos dispersos que sean capaces de producir una explicación alternativa de la coyuntura que experimentan los ciudadanos. Fabricar metáforas, palabras que sean capaces de resumir en forma gráfica lo que sucede y delinear las fronteras entre un “ellos” y “nosotros”. Y, así, romper el cerco discursivo dentro del cual se desplazan los actores principales del ámbito opositor.

Desafortunadamente la oposición democrática no ha logrado construirlo. La tarjeta “Mi negra” (esta tarjeta de débito serviría como herramienta de distribución de 20% de los ingresos petroleros entre la población pobre del país) y el intento de copiar la experiencia gubernamental de las “misiones” es una evidencia de cómo sectores opositores “piensan” dentro del marco cognitivo que se supone deben desplazar.

Hay una tarea impostergable que es necesario asumir. Fabricar con los contenidos sociales de la vida cotidiana (por ejemplo, las colas, la escasez, corrupción, los dolores y penurias de la gente.) metáforas, palabras que sean capaces de resumir en forma gráfica lo que sucede y sus culpables. Me atrevo a sugerir el termino nomenklatura. Ella identificaría con precisión los protagonistas del conflicto presente en la Venezuela actual: nomenklatura vs la gente.

En fin, la política podría ser así.

Este artículo fue publicado en: http://autonomiaspoliticas.blogspot.com/2015/05/oposicion-sin-relato.html

 

, , ,

EquilImag
03 May 2015 Read more

Las condiciones necesarias para la reconstrucción del país (Francisco J Contreras M)

Sanar un país sin pócimas milagrosas.

Quince años de debilitamiento institucional del país es bastante tiempo como para afectar la cultura e idiosincrasia de un país. El daño no se limita a lo económico y a la base productiva del país. Lo mas grave de la debilidad institucional es que condiciona de tal manera el comportamiento humano que reproduce todo tipo de males públicos y banaliza la legalidad.

¿Puede alguna medida económica aislada modificar ese contexto?, ¿Es posible evitar la existencia de mercados negros, la proliferación de actividades del sector informal cuya definición no existe en los diccionarios como: “raspacupos”, “bachaqueros”, “cuida puestos”, “gestores de la escasez sin una agenda que involucre la micro economía, la macro economía y la institucionalidad”?.

Cualquier medida económica que en otros países, con fortaleza institucional, hubiese tenido éxito, en nuestro país puede aumentar la tragedia, pues el problema no está siendo atacado en sus fuentes. Peor aun, puede crear falsas expectativas en la gente que luego al despertar de su sueño y encontrar con algo peor, prefieran ese ominoso pasado y pierdan toda esperanza de un mundo mejor.

Nuestra propuesta es la de un trípode de recuperación institucional del país, no puede haber éxito y estabilidad si a la mesa le falta una pata, necesita tres, ese es el desafío.

La recuperación del equilibrio institucional.

Equil1

 

La recuperación de los equilibrios micro económicos.

Equil2

 

La recuperación de los equilibrios macro económicos.

 

Equil3

Esta propuesta no considera ninguna forma devaluaciones con el propósito de ajustar el presupuesto fiscal, no es posible en este modelo, no es factible en el marco de una aproximación de política pública anti cíclica.

Recuperación del capital social.

Putnam [1] compara el capital social con un aglutinante social y con un rol decisivo en la habilidad de la gente para cooperar en aras del beneficio común. Él distingue entre dos tipos de capital social: bonding social capital o capital social aglutinante y bridging social capital o capital social vinculante.

Ese pagamento social está destrozado en Venezuela producto de la quiebra de la institucionalidad tenemos extractores de renta, aprovechadores de oficio, energía social dilapidada en actividades que destruyen y no crean valor. La clave está en recuperar esa gran parte de los beneficios derivados de la creación de capital social.  Es  alcanzar para si, la confianza, el control de la vida, de la decisión propia, el poder de decidir sobre las cosas que afectan a la propia persona en su existencia, es una libertad creadora y no una esclavitud destructora, producto de incentivos perversos creados por las malas regulaciones.

[1] Making Democracy Work: Civic Traditions in Modern Italy. Princeton University Press, 1993, ISBN 0-691-07889-0

Bowling Alone: The Collapse and Revival of American Community, New York, Simon & Schuster, 2000.

 

Este tema ya lo he tratado en otro artículo: La Improvisación como norma: “El Plan de ajustes económicos de Venezuela – Enero 2015″

 

, , , , ,

EquilImag
02 May 2015 Read more

Las condiciones necesarias para la reconstrucción del país. Primera Parte (Francisco J Contreras M)

Sanar un país sin pócimas milagrosas.

Quince años de debilitamiento institucional del país es bastante tiempo como para afectar la cultura e idiosincrasia de un país. El daño no se limita a lo económico y a la base productiva del país. Lo mas grave de la debilidad institucional es que condiciona de tal manera el comportamiento humano que reproduce todo tipo de males públicos y banaliza la legalidad.

¿Puede alguna medida económica aislada modificar ese contexto?, ¿Es posible evitar la existencia de mercados negros, la proliferación de actividades del sector informal cuya definición no existe en los diccionarios como: “raspacupos”, “bachaqueros”, “cuida puestos”, “gestores de la escasez sin una agenda que involucre la micro economía, la macro economía y la institucionalidad”?.

Cualquier medida económica que en otros países, con fortaleza institucional, hubiese tenido éxito, en nuestro país puede aumentar la tragedia, pues el problema no está siendo atacado en sus fuentes. Peor aun, puede crear falsas expectativas en la gente que luego al despertar de su sueño y encontrar con algo peor, prefieran ese ominoso pasado y pierdan toda esperanza de un mundo mejor.

Nuestra propuesta es la de un trípode de recuperación institucional del país, no puede haber éxito y estabilidad si a la mesa le falta una pata, necesita tres, ese es el desafío.

La recuperación del equilibrio institucional.

Equil1

 

La recuperación de los equilibrios micro económicos.

Equil2

 

La recuperación de los equilibrios macro económicos.

 

Equil3

Esta propuesta no considera ninguna forma devaluaciones con el propósito de ajustar el presupuesto fiscal, no es posible en este modelo, no es factible en el marco de una aproximación de política pública anti cíclica.

Recuperación del capital social.

Putnam [1] compara el capital social con un aglutinante social y con un rol decisivo en la habilidad de la gente para cooperar en aras del beneficio común. Él distingue entre dos tipos de capital social: bonding social capital o capital social aglutinante y bridging social capital o capital social vinculante.

Ese pagamento social está destrozado en Venezuela producto de la quiebra de la institucionalidad tenemos extractores de renta, aprovechadores de oficio, energía social dilapidada en actividades que destruyen y no crean valor. La clave está en recuperar esa gran parte de los beneficios derivados de la creación de capital social.  Es  alcanzar para si, la confianza, el control de la vida, de la decisión propia, el poder de decidir sobre las cosas que afectan a la propia persona en su existencia, es una libertad creadora y no una esclavitud destructora, producto de incentivos perversos creados por las malas regulaciones.

[1] Making Democracy Work: Civic Traditions in Modern Italy. Princeton University Press, 1993, ISBN 0-691-07889-0

Bowling Alone: The Collapse and Revival of American Community, New York, Simon & Schuster, 2000.

 

Este tema ya lo he tratado en otro artículo: La Improvisación como norma: “El Plan de ajustes económicos de Venezuela – Enero 2015″

 

, , , , ,

Quovadis
18 Apr 2015 Read more

El “Quo vadis” de los problemas económicos de Venezuela y la dolarización

Domine,_quo_vadis“¿Quo vadis, domine?”

La dolarización es un tema difícil y polémico, el debate corre el riesgo de banalización si se deja de lado la discusión teórica y la necesaria validación de cualquier hipótesis. Cualquier medida económica fuera del análisis del impacto regulatorio a través del mercado y en ausencia de cambios institucionales mínimos como lo son: la autonomía e independencia de los poderes públicos, el acatamiento de reglas rigurosas de equilibrio fiscal, el sometimiento de la deuda externa y la sustitución de la discrecionalidad por reglas de estabilización automática, lejos de resolver agravaría los problemas que pretende subsanar. Una dolarización podría cambiar estanflación por una profunda depresión económica.

La dolarización.

En relación con el problema de ajuste de pagos internacionales hay variadas opciones:

  • Flotación del tipo de cambio: la fijación del tipo de cambio se deja total o parcialmente (flotación sucia) en función de las fuerzas del mercado.
  • Sistemas de cambio fijo de la moneda nacional con respecto a otra moneda extranjera (por ejemplo la caja de conversión): el tipo de cambio lo fija la autoridad monetaria según las condiciones del ciclo económico y el estado de la balanza de pagos.
  • Adopción de otra moneda como unidad de curso legal (por ejemplo el dólar estadunidense).
  • Control de cambios: sistema donde las autoridades económicas fijan el tipo de cambio y administran a discreción la compra y venta de divisas.

El sistema de fijación de cambios predominante en el mundo es el de cambio flexible. Se asume que la flexibilidad del tipo de cambio reduce la vulnerabilidad económica en países pequeños y abiertos ante las contingencias de choques externos. Un sistema flexible proporciona una mejor respuesta frente a los problemas de inestabilidad monetaria y fiscal en un mundo global con una creciente interrelación comercial y financiera.
La dolarización es el proceso mediante el cual un país adopta al dólar estadunidense (o cualquier otra divisa) como unidad monetaria que cumple las siguientes funciones:

  • Reserva de valor: se refiere al uso que tiene la unidad monetaria como referente de posesión de valor.
  • Unidad de cuenta: cuando se la aplica como medida de comparación de valores de los bienes y servicios.
  • Medio de pago: para efectuar transacciones económicas de compra y venta de bienes y servicios.

La dolarización puede ser formal o informal.

  • Informal: cuando la mayoría de las transacciones internas se efectúan en moneda extranjera y los fondos se mantienen principalmente cuentas bancarias en moneda extranjera.
  • Formal: cuando las autoridades económicas de un país adoptan como moneda de curso legal un signo monetario extranjero.

Propósitos de una dolarización.

  • Imposibilitar la emisión de dinero inorgánico con lo cual se evita una de las fuentes fundamentales de la inflación estructural que existe en países con debilidad institucional y ausencia de contrapoderes públicos.
  • Limitar los movimientos especulativos que despertaría la expectativa de depreciación del tipo de cambio bajo un esquema de cambio flexible o flotante.
  • Impedir las pérdidas por riesgo cambiario a nivel del servicio de deuda externa (amortización e intereses).
  • Permitir una integración más estrecha con la economía de EEUU nuestro principal socio comercial con lo cual habría una mejor estabilización de la economía.

Limitaciones de la dolarización

  • Un país que adopta una moneda extranjera como su unidad monetaria de curso legal renuncia a los ingresos que se derivan de la emisión de monedas y billetes de nominación nacional y de la gestión del encaje legal que se retiene a los bancos privados. Cuando un Banco Central imprime monedas y billetes en contrapartida administra las reservas de divisas, los activos extranjeros, los títulos públicos y los préstamos a bancos privados que generan un rendimiento.
  • Las economías que adoptan como unidad monetaria una divisa de otro país, se hacen vulnerables a los impactos de las economías fuente de la divisa aplicada como moneda de curso legal.
  • Se sacrifica la capacidad de la autoridad monetaria del país (Banco Central de Venezuela), para la utilización de los instrumentos de política monetaria con la finalidad de estabilizar la economía ante la posibilidad de inflación, de recesión o de impactos en el mecanismo de ajuste de pagos internacionales.
  • No impide la presencia de déficit fiscal, de deuda externa, ni de los impactos macroeconómicos negativos producto de regulaciones gubernamentales.
  • No reduciría el riesgo soberano, pues se mantiene la posibilidad de incumplimiento de pagos internacionales y de déficit fiscal.

No hay evidencia empírica concluyente sobre la dolarización de la economía como factor clave de estabilización económica.

Venezuela forma parte en lo geográfico y en lo económico al área de influencia del dólar, y muy probablemente América Latina en algún momento establecerá, desde el Norte hasta el sur del continente, acuerdos de armonización de la política pública en todas sus perspectivas.

Los intentos fallidos de dolarización en países como Argentina y Perú terminaron en un fracaso ya que la dolarización no permite de manera automática la resolución de los problemas de debilidad institucional e irresponsabilidad fiscal de los gobiernos, que en la mayoría de las ocasiones, están en el origen de los problemas de estabilidad económica.

La experiencia de Ecuador podrá sostenerse hasta el día en que su Gobierno ceda ante la improductividad del déficit fiscal y  endeude irresponsablemente al país, todavía en ese país se mantiene un respeto institucional y existen contrapoderes públicos, la estabilidad no procede de la dolarización sino del respeto gubernamental a principios de doctrina fiscal y económica. El día que el Presidente Correa se olvide de la economía que aprendió en EEUU y se deje seducir por la “Escuela de la Anti Economía de Venezuela”, el éxito de la dolarización tendrá sus días contados.Dolar2

Sin hacer mucho esfuerzo, Ecuador tiene un vecino: Perú, este país sin un esquema de dolarización ha logrado en el mismo período que su vecino un resultado similar macroeconómico y microeconómico. Hay muchos más países con éxito económico sin dolarización que a la inversa.Dolar3

Dolar4

Los países con esquemas de tipo de cambio fundamentados en moneda extranjera son unos pocos y en su conjunto son países pequeños en lo demográfico y en lo económico, si bien no constituye este argumento una refutación sobre las bondades del sistema, tampoco es un argumento concluyente para validar su ventaja frente a otros esquemas de política cambiaria. Pero podemos afirmar que el hecho de que funcione en algunos países con estabilidad económica es suficiente evidencia para concluir en su superioridad frente a la dolarización o cualquier otra herramienta de ajuste.

Dolar1Fuente: The Stateman’s Year-Book; Worl Economic Outlook, FMI

Nota: También hay territorios muy pequeños que usan monedas extranjeras: Islas Norkolk (dólar australiano), Islas Cocos (Keeling) (dólar americano y neozelandés), Islas Cook y Niue (dólar neozelandés) y Tokelau (dólar neozelandés).

No hay una validación concluyente para la dolarización como factor de política económica de estabilización. Lo que sí resulta validado, es que en los países donde hay una observancia rigurosa del equilibrio fiscal, control de la emisión inorgánica de dinero y  fortaleza institucional con contrapoderes públicos, allí hay estabilidad y crecimiento.

“Romam vado iterum crucifigi”

El fondo del drama existencial en Venezuela es la pérdida del sentido económico básico: el análisis de la secuencia de ciclo perverso macroeconómico de la inflación y mas allá del estancamiento secular, de la profunda depresión económica que tenemos en el futuro próximo. La fuente de los males no está en la caja de herramientas de la economía, está en el marco institucional desde donde se formulan políticas públicas al margen del mercado, sin consideración de los efectos perversos de las regulaciones que incentivan la pereza social y el mal uso de los recursos productivos, es un círculo vicioso, de tragedia de los comunes de búsqueda de rentas y de poco emprendimiento social.

Quovadis

, , , ,